Cómo desinfectar tus tarjetas de crédito y débito

Cómo desinfectar tus tarjetas de crédito y débito

Con el asunto del coronavirus, ahora es más común ver personas que usan guantes para recibir dinero y hasta desinfectan los billetes y monedas que pasaron por las manos de medio mundo. Aunque esto pueda parecer extremo hay a quienes cualquier medida de precaución les parece poca con tal de no infectarse. En este sentido muchos han ido más allá y dejaron de usar el efectivo y recurrieron a pagos con tarjeta, misma que sienten más segura al ser de uso personal y que por supuesto desinfectan, el problema es que ya se han registrado casos en los que el chip del plástico dejó de funcionar debido al uso de químicos de limpieza. Te diremos cuál es la mejor manera de limpiar tu tarjeta de crédito o débito sin dañar el chip o la banda magnética.

 

El error más común

Usar un pedazo de tela como un trapo o franela, aplicarle gel antibacterial para luego frotar con ello el plástico es la práctica más común pero también la menos recomendada, pues aunque la tarjeta siga funcionando luego de esta limpieza, lo más probable es que deje de hacerlo cuando menos lo esperes, con el riesgo es que se descomponga justo cuando tengas que pagar algo y no lleves contigo efectivo.

 

Desinfectar así las tarjetas puede ocasionar que en algún momento la Terminal Punto de Venta (TPV) no pueda leerla y marque errores cuando intente conectarse al chip, esto se debe a que según especialistas en tecnologías de la información, los líquidos o materiales corrosivos pueden dañar dos dispositivos de las tarjetas de crédito o débito como: la banda magnética (fabricada generalmente de ferrita de bario que es una partícula magnética, aunque también se usa óxido de hierro); o el chip que por lo regular está hecho de cobre, y justo aplicarle alcohol, gel u otro químico puede dañar el funcionamiento de estos componentes.

 

 

¿Por qué el alcohol en gel daña las tarjetas?

El alcohol en gel o en presentación líquida tiene cierto porcentaje de agua o glicerina, y esas sustancias causan oxidación o corroen la banda magnética y el chip de la tarjeta, el riesgo es mayor cuando el plástico tiene más tiempo de uso, así que no es recomendable utilizar estos químicos para desinfectar la tarjeta, pues reponerla requiere de un trámite presencial y justo lo que no quieren hacer quienes se cuidan es interactuar con personas en lugares concurridos como los bancos.

 

 

¿Cómo desinfectar la tarjeta correctamente?

Si es mucha la necesidad de limpiar la tarjeta de crédito o débito, en electrónica se utiliza un químico muy seguro para este propósito: se trata del alcohol isopropílico con el cual se limpian los componentes electrónicos de una forma muy segura. Normalmente se aplica con aspersores directamente para luego limpiar con mucho cuidado.

 

Este tipo de alcohol se consigue en tiendas de electrónica, pero si no se quiere salir a una también lo distribuyen varias páginas de venta en línea. Las presentaciones que existen son para aplicarlo con la ayuda de un atomizador e incluso ya hay en aerosol.

 

La forma de usarse es solamente aplicarlo directamente para luego secarlo con cuidado. Lo que jamás se debe hacer es tallar el chip o la banda magnética con un trapo, pues ello los deteriora y los descompone.

 

Usar otras sustancias que no sean este tipo se alcohol favorece la corrosión y que los metales de la tarjeta reaccionen negativamente con otros químicos no recomendados. También puede usarse para limpiar el celular, el muse de la computadora, una memoria USB que hayas compartido o las llaves del carro que tengan consigo un chip de seguridad de encendido.

 

 

 

¡Sé el primero en comentar!