¿Las escuelas deben o no bajar las colegiaturas?

¿Las escuelas deben o no bajar las colegiaturas?

Aún no inicia el ciclo escolar 2020-2021 pero entre los padres de familia hay dudas razonables si están obligados o no, deben o no pagar las colegiaturas de sus hijos al 100%, la duda nace y es legítima porque al no tener alumnos de manera presencial, las instituciones educativas gastan menos en electricidad, agua, insumos como papel de baño, jabón, etc. (insumos que la gran mayoría de las veces son cubiertos por los mismos padres de familia) eso es lo que refieren los papás. Revisemos si las escuelas deben o no bajar las colegiaturas de acuerdo a las autoridades.

 

 

¿Qué dice la Profeco?

Por desgracia, la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) no es la institución que muchos quisieran ya que no puede obligar a las escuelas a que ajusten sus tarifas o a que apliquen descuentos obligatorios a razón de que actualmente se ofrecen servicios parciales o incompletos de educación, el papel de esta procuraduría está limitado por ley a ser conciliadora de pagos de colegiaturas e inscripciones, y aunque no está siendo omisa a sus obligaciones, para efectos prácticos conciliar y nada es lo mismo ante los ojos de miles de padres de familia que no sienten protección en sus derechos como consumidores de educación.

 

¿Por qué sí deberían aplicar descuentos de colegiaturas?

  1. Porque debido a la pandemia existe un nuevo enfoque pedagógico con un modelo híbrido (mezcla de educación a distancia con presencial) no especificado en los contratos de las escuelas privadas.
  2. Porque la contraprestación económica (pago por un producto o servicio) debe ser proporcional a:
  1. La calidad y tipo de enseñanza recibida.
  2. A la diversidad de los servicios.
  3. A las instalaciones.
  4. A los recursos académicos que las escuelas particulares utilizan para el cumplimiento de su oferta como producto y/o servicio.

 

Las escuelas particulares sí deberían aplicar descuentos considerando el modelo educativo que están implementando debido a la pandemia, pues de acuerdo a los puntos anteriores ahora son los padres de familia quienes están participando más que antes en la supervisión y educación de sus hijos, además que las escuelas no están empleando todos los recursos que seguramente pactaron y describieron con sus clientes en un contrato a inicios del año escolar.

 

¿A qué están obligadas las escuelas particulares?

Desde marzo de 1992 existe algo llamado “acuerdo de bases mínimas de información para la comercialización de los servicios educativos que prestan los particulares” y se establece que los colegios privados de educación básica y media superior están obligados a informar a los padres por escrito los servicios que brindan y deben darlo a conocer antes de la inscripción de los alumnos en cada ciclo escolar.

 

El informe de la escuela debe incluir:

  1. Ajustes en los conceptos de cobro
  2. Cambio en las disposiciones o servicios.
  3. La escuela debe recibir opiniones por escrito también.

 

¿Qué pueden hacer los padres de familia para defenderse?

Lo más que pueden hacer es presentar a la Profeco una queja individual o colectiva solamente para iniciar un proceso de conciliación entre ambas partes.

 

¿Se deben seguir pagando colegiaturas?

Definitivamente sí, ya que el decreto presidencial anunciado debido a la pandemia no elimina la obligación del pago de colegiaturas porque a que esta contingencia es considerada una causa de fuerza mayor, motivo por el cual los proveedores no pueden continuar dando sus servicios, de modo que la emergencia sanitaria no libera al consumidor de sus pagos de colegiaturas, aunque en desproporción nada obliga a las escuelas a bajar sus colegiaturas ante los servicios incompletos que obligadamente están ofreciendo.

 

 

 

¡Sé el primero en comentar!