Rankia México Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia España Rankia España Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder

¿Es el fin del dinero físico? No en México

Hay quienes afirman que el uso del dinero físico como medio de pagos y transacciones está en declive, que tiende a desaparecer debido al uso de las transferencias electrónicas, a la tarjeta de débito y crédito. Sin embargo, no hay que generalizar porque en México no aplica el fin del dinero físico, de hecho la pandemia por Covid hizo que aumentara el uso del efectivo tanto en nuestro país como en muchos otros.

De por sí en México se ha observado que las personas prefieren pagar en efectivo que usar medios electrónicos. Esto en parte se debe al alto grado de economía informal que tenemos, la cual por su naturaleza genera transacciones con moneda física; nada menos las Central de Abasto de la Ciudad de México es el segundo mercado que mueve más dinero en el país después de la Bolsa Mexicana de Valores, sólo que lo hace en efectivo y los pagos electrónicos ahí son prácticamente inexistentes.

 

Otro factor que influye en México para el uso de efectivo por encima de los medios electrónicos es la desconfianza casi natural del mexicano, ya que ante el temor de ser “fiscalizado por Hacienda” o para “evitar ser víctima de algún fraude cibernético”, mucha gente prefiere seguir usando medios físicos de pago, pues los considera más seguros que meter los datos de su tarjeta de crédito en algún sitio en internet. Hasta cierto punto esto tiene justificación porque en nuestro país los robos de identidad y fraude han crecido escandalosamente debido al tráfico de información fiscal y bancaria, al grado que el Banco de México (Banxico) reconoce que ocupamos el octavo lugar mundial en este delito.

 

Lo que es de llamar la atención es que cuando se asegura que se viene el fin del dinero físico, quienes lo dicen se basan en informes de bancos fuera de México, en organismos como el Banco Central Europeo o en lo que aseguran expertos que consideran realidades diferentes e inaplicables al contexto e idiosincrasia mexicano.

 

Por otro lado, México es un país con altos índices de corrupción, la cual es sistémica y prácticamente está metida en todas las operaciones de la vida cotidiana y si algo requiere este fenómeno, entre otras cosas, es el uso de dinero físico, entonces este problema va ligado al otro.

 

A lo anterior hay que sumar que la contingencia por pandemia de Covid hizo que aumentara el uso de efectivo, así lo revelan datos del Banco de México que confirman que en mayo de este año creció 16% el uso de efectivo comparado con mayo de 2019, algo que ocurrió en hogares pero también en empresas según el banco central. Entre las explicaciones se encuentran:

 

  • Ante la incertidumbre por el futuro (debido a las condiciones económicas) la gente prefiere como “medida precautoria” el uso de efectivo en lugar de utilizar el crédito, por ejemplo.
  • En este año tuvimos envío record de divisas, además que el dólar estuvo más caro y eso hizo que la gente recibiera más pesos.
  • La gente prefiere retirar más o todo su dinero para no acudir tantas veces al cajero y así no exponerse a un contagio de Covid (dato del Banco de México).

Banxico destaca que analizó la cantidad de dinero circulante en Estados Unidos, Japón, Reino Unido, la zona euro, Chile, Colombia, Polonia y México, concluye que en esos lugares (a excepción de los chilenos) mostraron una aceleración notable de efectivo desde marzo de 2020 a pesar que bajaron tanto el crecimiento de la actividad económica, como el número de transacciones de bienes y servicios.

 

Problema en puerta

Como lo dijimos anteriormente, México es un país con altos índices de corrupción además de crimen organizado, en ese sentido la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) advierte que antes de la pandemia sólo 37% de nuestra economía estaba bancarizada, entonces tener más efectivo circulando en nuestro sistema financiero y juntándose con la economía informal, se corre el riesgo de que estos recursos sean utilizados por el crimen organizado para el lavado de dinero.

 

 

 

¡Sé el primero en comentar!