"Esta crisis ha sido diferente a otras del pasado"- Jorge Gordillo, Director de Análisis Económico y Bursátil de CIBanco

"Esta crisis ha sido diferente a otras del pasado"- Jorge Gordillo, Director de Análisis Económico y Bursátil de CIBanco

Desde Rankia México hemos entrevistado a los principales bancos de México para conocer su opinión y visión sobre los efectos de la pandemia y las perspectivas para los próximos años.

Hoy tenemos el gusto de entrevistar a Jorge Gordillo Arias, Director de Análisis Económico y Bursátil de CIBanco.

Jorge Gordillo Arias
Jorge Gordillo Arias


¿Cómo se ha visto afectada la economía mexicana desde que empezó la pandemia?


La economía mexicana ya venía registrando señales estancamiento desde finales de 2019 y principios de 2020. Sin embargo, la preocupación de un acelerado contagio del COVID-19, con un desconocimiento alto de lo que era este virus, provocó que se tomara la decisión (desde el gobierno) de cerrar todos los negocios y solicitar a la población que se quedara en sus casas por más de dos meses.  

La lucha contra el virus paralizó, total o parcialmente actividades que representan cerca del 70% de la economía nacional, lo que condujo a una contracción histórica del PIB, no vista antes en décadas. El segundo trimestre de 2020 la economía mexicana registró una caída real del 18.5%.

A partir del tercer trimestre la economía parece encaminarse a la recuperación, pero han tenido que convivir con la pandemia, que no ha cedido y mantiene limitado el impulso hacia la normalidad. 

Así, la economía mexicana resultó con una contracción real en todo 2020 de 8.5%, resultando ser de los países que más contracción sufrió el año pasado. Lo anterior reflejo de la falta de estímulos fiscales por parte del gobierno y del manejo para controlar la pandemia.


¿Habéis visto cambios en los patrones de consumo de las familias mexicanas? ¿Han incrementado las compras en comercios online o por el contrario ha aumentado el ahorro de las familias?


Esta crisis ha sido diferente a otras en el pasado. Ha sido muy dispar entre sectores, regiones, y estratos sociales. 

Para muchos ha sido devastadora, con importantes caídas en ingresos, empleos, y en muchos casos perdida de capital. Para otros, la crisis les ha favorecido, porque efectivamente hubo un cambio en los patrones de consumo que muchas familias mexicanas tuvieron que hacer ante el confinamiento. Las ventas de alimentos a domicilio, productos de limpieza, farmacéuticos, servicios de telecomunicaciones, electrónicos, entre otros salieron favorecidas. 

Muchas familias mexicanas probaron por primera vez la experiencia de compras online y es probable que un porcentaje significativo de las compras sigan siendo online a pesar de un próximo regreso a la normalidad.

Algunos patrones regresaran a los que teníamos antes de la pandemia, pero varios no regresarán. 

Por otro lado, en términos generales las familias si aumentaron su ahorro ante la pandemia (siempre y cuando no fueron afectados directamente en su sueldo, empleo, o negocio). 

Sin embargo, una baja en las perspectivas económicas del país, desconfianza en la inversión en México provocó que parte de ese ahorro se viera reflejado al exterior. La balanza de pagos reportada por Banxico demuestra un fuerte flujo de salida de ahorro de mexicanos al exterior.

¿El banco ha cambiado algunos de sus procesos para que sus clientes puedan hacer las operaciones de forma online?


En esta época de pandemia el Banco aprovechó para invertir en mejores tecnologías bancarias, y hacer mejoras importantes en sus sistemas de servicio y de seguridad.

La pandemia ha hecho que nos digitalicemos a marchas forzadas, ¿habéis visto cambios en los hábitos de vuestros clientes en cuanto al uso de la tarjeta y el efectivo? ¿Habéis visto diferencias por rangos de edad?


Efectivamente con la pandemia aumentó el uso de tarjetas sobre el efectivo, y vimos también una mayor facilidad de los negocios de aceptar diferentes tipos de pago, sobre todo en línea.
 
Menor uso de efectivo en menor rango de edad. Aquí también gran parte regresará al efectivo con la normalidad después de superar la pandemia, pero parte importante no regresará al pasado.

Como consecuencia de la preocupación por la economía y el futuro laboral, estamos viendo como en otros países se ha paralizado la solicitud de créditos hipotecarios y la compra de viviendas, ¿Qué ha pasado en México?


A diferencia de otros créditos, en México el hipotecario ha mantenido su ritmo de crecimiento anterior a la crisis y ha registrado una menor morosidad que otros. 

El sector hipotecario más lastimado ha sido el de los niveles bajos (de interés social), y mucho menos en viviendas media y alta. 

El trabajo en casa ha incentivado a una mejor de vivienda para estratos altos de la población.


Muchas empresas y personas se han visto afectadas por la pandemia y han perdido sus trabajo o han tenido que reducir su negocio. ¿Desde CIBanco habéis impulsado alguna iniciativa para poder apoyar a vuestros clientes en esta crisis?


En CIBanco hemos realizado varias acciones para ayudar a nuestros clientes y a la comunidad que nos rodea. 

En plena contingencia total, CIBanco estuvo dando despensas a personas y empleados de negocios que tuvieron que cerrar y que son cercanos a la comunidad del banco. 

En cuanto a créditos, CIBanco como muchos otros bancos estuvo dando prorrogas de hasta 6 meses para el pago de créditos empresariales y de auto, a los clientes que lo solicitaban. 


¿La vacunación va ayudar a retomar la economía del país?


Si, gran parte de la dificultad para la recuperación económica se debe a que no hemos regresado a la normalidad que teníamos antes de la pandemia. Una inmunización sobre el COVID-19 de un porcentaje alto de la población no puede acerca a ese momento. 

Quizá no nos lleve rápido a los niveles económicos previos a la pandemia, por la cantidad de empresas que tuvieron que cerrar y que serán difíciles de retomar, pero si es una condición muy importante de recuperación económica.


¿Cuáles son las perspectivas para este 2021?


Para 2021 ya se empezó un proceso de vacunación por parte de las autoridades, lo que da luz al final del túnel, que hace esperar un mejor año al vivido en 2020. Sin embargo no significa que será un año poco complicado, ya que se mantendrá lleno de riesgos y de retos. Las empresas y la población deberán seguir padeciendo restricciones en su demanda por meses, ante la segunda ola de contagios y muertes por COVID-19 vivida desde noviembre pasado, con su correspondiente implicación económica en desempleo, moratoria en créditos, cierre de empresas, niveles de seguridad y de pobreza.

A mediano plazo, la expectativa de recuperación económica en México luce lenta, y muy probablemente no logrará regresar a los niveles que registró previos a la pandemia dentro de 3 o 4 años. El factor fundamental que marcará el retorno a la normalidad será la distribución generalizada de vacunas que restauren medianamente los patrones de consumo. 

Este 2021, esperamos que la economía mexicana registre una recuperación o crecimiento de 4.0%. Como el factor principal de recuperación (vacunación) es incierto, la economía podría crecer en un amplio rango, entre 1.5% - 5.5%. 

Por otro lado, la pérdida de empleos y cierre de empresas en 2020, junto con una débil confianza en la inversión física, no permite más que esperar un rebote en 2021 de menos de la mitad de la caída observada en 2020. 

El sector externo seguirá siendo el principal motor para la economía mexicana. El mercado interno poco a poco irá recobrando fuerza, apoyado por remesas, una recuperación en el empleo y salario, así como una inflación controlada.


¡Sé el primero en comentar!