Proponen topar el pago de utilidades. Trabajadores de clase media los más afectados

Proponen topar el pago de utilidades. Trabajadores de clase media los más afectados

El histórico aumento al salario mínimo de este año, así como la reforma al outsourcing se llevaron a cabo gracias a un acuerdo entre la iniciativa privada y el gobierno federal: el 19 de marzo pasado los grupos empresariales más importantes de México se reunieron con representantes del gobierno y ahí acordaron ponerle un tope a las utilidades que reciben los trabajadores de las empresas (o sea la Participación de los Trabajadores en las Utilidades de las empresas o PTU)  ahora se pretende que lo más que recibirán los trabajadores sean tres meses de salario.

 
Para hacer efectivo este tope al pago de las utilidades que recibirán los trabajadores (que debe hacerse durante los 60 días posteriores a la presentación de la declaración anual), es necesario que se modifique el artículo 127 de la Ley Federal del Trabajo agregando una fracción que sería la octava. El asunto importante en esto es que el partido del presidente tiene mayoría en las cámaras, las cuales hasta ahora han avalado 17 decretos de reformas constitucionales y 25 nuevas leyes, la mayoría de ellas propuestas durante la campaña de López Obrador, por lo tanto una propuesta de este nivel es muy probable que se apruebe y más si cuenta con el visto bueno del presidente.
 
Si esta propuesta es aprobada, la nueva fracción que se le añadiría a la Ley Federal del Trabajo contemplaría que el tope para el pago de utilidades serán tres meses de salario del trabajador o el promedio de los últimos tres años recibidos, lo que sea mayor, “lo más favorable al trabajador” argumentan.
 
Según la Secretaría de Trabajo y Previsión Social (STPS) éstos son los beneficios para los trabajadores:
 
  • Por utilidades recibirán 57 días de salario promedio.
  • La media serían 18 mil 500 pesos.
  • Esto significa un aumento de 2.59 veces más lo que reciben actualmente.
  • Con la ley actual, y según cálculos y datos de la STPS, las utilidades que se reparten en el país son de 56 mil millones de pesos; si esta reforma pasa el monto a repartir será de 157 mil millones de pesos.
 

Pierden algunas empresas pequeñas, medianas y trabajadores de algunos sectores

Un cambio como este afectará principalmente a las pequeñas y medianas empresas, pues no tienen la capacidad de pagar un aumento de este nivel, además de que hacerlo ahora que seguimos arrastrando consecuencias por la pandemia dificulta las finanzas de empresas de este tamaño.
 
Por otro lado, hay empleados de empresas de otros niveles como las del sector financiero, por ejemplo, las del ramo bancario y asegurador que desde hace unos 10 años han recibido utilidades de entre 60 y 100 mil pesos cada uno, de modo que una reforma como esta no será de su agrado y ello podría motivar la rotación de personal, pues es sabido que muchos de esos trabajadores permanecen en sus empresas por pagos como estos más otras prestaciones.
 

¿De quién fue la idea?

Lo que se sabe hasta ahora es que para llevar a cabo la reforma al outsourcing, el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) propuso topar las utilidades a 30 días de salario, y a su decir esto representaría el doble de lo que actualmente reciben la mayoría de los trabajadores que tienen derecho a esta prestación, es decir pasarían de 9 mil a 18 mil pesos en promedio.
 
Sin embargo, esta “hábil” propuesta tiene cierto “truco” pues si bien la mayoría de trabajadores reciben poco por utilidades, hay otro nivel de empleados (y no nos referimos a los altos mandos de empresas, si no a los mandos medios hacia abajo) que han llegado a cobrar por utilidades alrededor de 100 mil pesos cada uno, a ellos sí les afectará este acuerdo el cual beneficiará a los empresarios, los cuales se embolsarían miles de millones de pesos.
 
Lo que se puede notar rápidamente con este acuerdo es que los profesionistas de clase media que reciben utilidades serían los más afectados. Este es un grupo social que no ha sido el foco de atención de López Obrador desde su campaña a la presidencia y ahora que está en funciones tampoco los tiene en consideración como sí sucede con las clases más bajas, esas que prácticamente reciben poco o nada de utilidades por laborar en empresas micros y pequeñas, las cuales conforman la mayoría de los empleos en México, mientras que los que trabajan en corporativos, por ejemplo, son minoría y por ello serán los más afectados en una decisión como esta.




¡Sé el primero en comentar!