Qué considerar antes de comprar casa o departamento en remate bancario

Qué considerar antes de comprar casa o departamento en remate bancario

Sin duda cuando vemos propiedades en remate bancario “lo ojos nos brillan” porque se trata de inmuebles como casas o departamentos que muchas veces tienen descuentos de entre 30 y hasta 60%, algo sin duda muy atractivo, pero esta singular oferta trae consigo aspectos que debes tomar en cuenta antes de “aventarte” un compromiso así. A continuación, te diremos qué debes considerar antes de comprar casa o departamento en remate bancario.

 

Mitos sobre los remates bancarios

Toma en cuenta que hay muchos mitos alrededor de los remates bancarios, pero pueden ser una compra segura si atiendes y conoces todo lo que hay alrededor de este tipo de compra-venta de inmuebles.
 
Lo primero que debes saber es que un remate bancario no es comprar una propiedad, significa comprar un litigio que justamente lo que tiene como garantía es un bien inmueble, de modo que debes continuar el proceso jurídico que tiene iniciado un banco y cuando el juez dé a conocer el fallo a favor es cuando pasa a ser de tu propiedad.
 
Lo siguiente que no debes perder de vista es que un remate bancario muchas veces se trata de una subasta, de modo que el precio ofertado no es el que acabas pagando y puede ser que gastes más por la propiedad.
 
Ha habido casos en los que, si la institución financiera que posee la propiedad en garantía no tiene los cuidados necesarios, los antiguos dueños promueven amparos y aunque el comprador ya haya pagado por el inmueble, los deudores pueden estar dentro de la casa por un par de años, por ejemplo, incluso se sabe de casos en los que antes de abandonarla han dañando paredes, cristales, ventanas, instalación eléctrica, baños, etcétera. Aunque los agentes inmobiliarios de este ramo dicen que esto no es verdad, hay muchos casos registrados con este tipo de incidentes.

El comprador cubre los gastos del inmueble en remate 

Cuando compramos una casa de una forma tradicional usando un crédito hipotecario, el vendedor es quien cubre el pago de impuestos, pero en un remate bancario el comprador es quien hace las retenciones correspondientes al Servicio de Administración Tributaria (SAT) además de:
 
  • Todos los pagos de impuestos.
  • Pagar los gastos de escrituración.
  • Pagar adeudos de predio.
  • Pagar adeudo de agua.
  • Pagar adeudo de luz.
 
Así que en el presupuesto para comprar un inmueble en remate se tiene que considerar la liquidación de los adeudos, remodelaciones (pues se desconoce el estado de la propiedad) y en general todo lo que se deba.
 
Por todo lo anterior es que los remates son estrategias de los bancos para recuperar parte del financiamiento que prestaron a quien quiso comprarlos, es por ello que ofertan los inmuebles hasta con un 60% de descuento en comparación al precio de mercado, pues ellos recuperan su dinero por esta vía y el comprador adquiere el inmueble en las condiciones ofertadas, de modo que absorbe los gastos necesarios para regular la propiedad.
 

Consejo para comprar remates bancarios

Lo recomendable es tener como asesor a un abogado que conozca sobre este tipo de transacciones, es decir, que tenga conocimientos hipotecarios y en derecho civil. En general un remate bancario es una buena oportunidad cuando el asunto judicial por parte del banco está en sus dos primeros años, esto se debe a que como se encuentra en sus inicios, el banco le ha destinado relativamente pocos recursos y es por ello que lo remata hasta con 60% de descuento, pero conforme avance el tiempo, la institución de crédito ya habrá destinado más dinero en el proceso judicial y el inmueble irá costando más y más porque se acerca a la ocupación inmediata.




Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!