Cuba: cuando la pobreza entra por la puerta, lo demás sale por la ventana

Cuba: cuando la pobreza entra por la puerta, lo demás sale por la ventana

Cuba es el ejemplo actual de una lección ya vieja: los problemas económicos en un país catalizan otros conflictos y así estos se hacen más visibles. A lo largo de las épocas en la historia del mundo hemos visto que las revoluciones, independencias, guerras, etcétera, en el fondo han sido causadas principalmente por problemas económicos que en el proceso se van juntando con problemas sociales, de modo que muy contaditos cambios han sido iniciados por los pueblos, en su gran mayoría y los eventos más trascendentales han sido originados por crisis en el poder económico.
 
Las manifestaciones en Cuba (como no se habían visto desde los años 90) en gran parte son el resultado de su crisis económica provocada a su vez por la recesión de 2020 que tiene como origen la pandemia por Covid y esto se debe a que la economía de la isla depende principalmente de lo siguiente:
 
Turismo
Esta industria le inyecta recursos importantes a Cuba, pero prácticamente se frenó por la pandemia: la restricción de vuelos, el confinamiento y la desconfianza de los visitantes hicieron que la gente no visitara al país caribeño y la isla dejó de percibir esa derrama económica. En 2019 Cuba fue visitada por 4.3 millones de personas, en 2020 sólo llegaron 1.1 millones entre enero y marzo, el resto del año prácticamente no tuvieron actividad turística.
 
Remesas
Al igual que México, Cuba recibe una importante cantidad de dólares de familiares que viven en Estados Unidos y esto hace que el billete verde sea una moneda corriente. Las remesas representan la fuente principal de ingresos para muchos cubanos. En el caso de México, el año pasado registramos un repunte en el envío de dinero desde EU a pesar de la crisis por pandemia; en el caso cubano no fue así porque además en la isla hay una prohibición (impuesta desde Estados Unidos) para que los bancos reciban depósitos en dólares, la razón es porque debido al lavado de dinero las instituciones financieras tienen muchas complicaciones legales para convertir los dólares.

 


A lo anterior hay que sumar que de por sí Cuba ya venía arrastrando un freno a su economía desde 2019, luego vino la pandemia en 2020 que paró sus principales fuentes de ingreso y ello ocasionó que su Producto Interno Bruto cayera 11%, la peor contracción desde 1993 cuando dejó de recibir ayuda económica por parte de la caída Unión Soviética; además por pandemia Venezuela dejó de mandarle dinero al gobierno cubano.
 
Todo lo anterior se traduce en pérdida de niveles de vida, en capacidad de ingresos y en general significó un importante declive económico que, aunado a otros problemas sociales de la isla, hicieron que la gente saliera a las calles a manifestarse, a demostrar muchas de sus inconformidades y hartazgos.
 
Cuando a la gente le tocas su nivel de vida y su grado de estabilidad sea cual sea, suceden cosas como las de Cuba. Sin duda esto comprueba algo que se ha dicho por años: “el bolsillo te lanza a las calles” con más efectividad que otro tipo de problemas.




Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!