Inversión Extranjera Directa e inversionistas que dejan bonos de gobierno no son lo mismo

Inversión Extranjera Directa e inversionistas que dejan bonos de gobierno no son lo mismo

La noticia de que inversionistas extranjeros están dejando los bonos del gobierno mexicano no es relativamente nueva, tiene meses que estos capitales han abandonado el país a pesar que en su momento subimos las tasas de interés de largo plazo, de que Banco de México (Banxico) también recortó la tasa de interés de referencia (actualmente la está volviendo a subir) y de que las remesas crecieron 11.4% en 2020 en comparación a 2019, todas estas acciones se han llevado a cabo para darle liquidez a las familias mexicanas, pero aun así este tipo de capitales se están alejando de México ¿por qué sucede esto?
 

Se trata de los llamados “capitales golondrinos”

Ojo, no hay que confundir lo que es Inversión Extranjera Directa (IED) con este tipo de capitales, pues así se está tomando porque hay quienes lo están interpretando como si fueran lo mismo pero no es así.
 
Un “capital golondrino” o “capital golondrina” es un capital que permanece en un país por periodos cortos para salir nuevamente. Normalmente ese dinero se introduce a un país motivado por determinadas coyunturas o circunstancias que en su momento son atractivas o aceptables, de modo que estos capitales aprovechan ese justo momento, pero luego salen o “vuelan” a otro país que les brinda otras rentabilidades.
 
Por su naturaleza, los capitales golondrinos son pasajeros, especulativos, solo llegan para aprovechar las oportunidades de un momento o coyuntura para luego retirarse. Al no ser inversiones permanentes no generan empleos, no generan tejido productivo, así que tampoco llegan a la economía real. Con la globalización este tipo de “inversiones” se han acentuado al ser capitales más de oportunismo que de creación de infraestructura productiva.
 
 

¿Qué es la Inversión Extranjera Directa (IED)?

Del lado contrario, la IED a gran diferencia del capital golondrino, tiene como propósito quedarse por más tiempo en el destino de inversión que eligió, creando vínculos económicos y empresariales de largo plazo. Generalmente una inversión extranjera de este tipo tiene proyecciones a 20 años, así que se trata de movimientos económicos más estables para el país que los recibe y que les ofreció condiciones igualmente atractivas.
 
La IED sí permite:
  • Aumentar la generación de empleo.
  • Contribuye al desarrollo económico.
  • Capta divisas.
  • Estimular la competencia.
  • Impulsa exportaciones.
 
Por el contrario, los capitales golondrinos (normalmente en dólares) generalmente revalúan y tienen efecto en la moneda local, por ello perjudican principalmente a los exportadores. Este capital foráneo o golondrino sólo es positivo si al llegar al país con él se crean inversiones en bienes de producción, infraestructura, etcétera, es decir algo más palpable y que se pueda materializar, de otro modo sólo fungen para que quien lo invirtió se beneficie de los intereses creados con ese dinero.




Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!