La salida de capitales se acentúa

La salida de capitales ya se venía registrando de forma moderada desde 2019 y se acentuó con la pandemia.  El menor interés de los inversionistas extranjeros en los bonos gubernamentales mexicanos ha estado presente desde inicio de 2019, se hizo más evidente a partir de la pandemia y notorio durante el segundo trimestre de 2021.



La tenencia de bonos gubernamentales en manos de inversionistas extranjeros registró su máximo nivel dentro del actual gobierno el 8 de febrero de 2019, cuando ascendió a 2,273.9 miles de millones de pesos. A partir de ese momento y durante el resto de ese año mostró una continua y moderada tendencia a la baja que se rompió durante enero y febrero de 2020, con un ligero repunte.  La pandemia acentuó el menor apetito de los extranjeros por los bonos mexicanos y provocó que al cierre de junio de 2021 la tenencia de bonos gubernamentales en manos de extranjeros sea de 1,756.8 mil millones de pesos, nivel comparable al que existía en noviembre de 2013.  Esto significa que entre el 8 de febrero de 2019 y el 30 de junio de 2021 los extranjeros se deshicieron de bonos mexicanos por el equivalente de 517.1 mil millones de pesos, pero de esa reducción poco menos de la mitad (49.3%) se registró antes de la pandemia y el resto a partir de finales de marzo de 2021.  La pandemia no es la causa de la falta de interés de los extranjeros en los bonos gubernamentales mexicanos, desde antes de que apareciera el apetito por los bonos ya iba declinando.  El diferencial de tasas de interés favorable a los bonos mexicanos, que se incrementó con la pandemia, no ha sido capaz de que los inversionistas extranjeros mantengan los bonos, lo que refleja que no alcanza a cubrir el riesgo país o cambiario que ellos perciben. 

La salida de inversiones de mexicanos al exterior si apareció a raíz de la pandemia.  De acuerdo a información de Banco de México, los activos financieros de mexicanos en el exterior se habían mantenido a lo largo de 2018 y 2019, con pequeñas fluctuaciones, en alrededor de los 600 mil millones de dólares e incluso registraron una pequeña reducción durante el primer trimestre de 2020.  Sin embargo, la pandemia cambió la tendencia y se presentó una constante salida de recursos.  Al cierre del primer trimestre de 2021 el saldo ascendió a 677.1 mil millones de dólares, lo que significa que en el transcurso de un año los mexicanos sacaron 87.6 mil millones de dólares para ser invertidos en instrumentos financieros en otros países.

Llama la atención que la inversión de extranjeros en acciones en la bolsa mexicana de valores haya registrado un comportamiento diferente.  A partir de la pandemia y hasta el primer semestre de 2021 el comportamiento del valor de la posición de acciones de los extranjeros ha sido muy similar al comportamiento del índice de precios y cotizaciones de la bolsa.  Lo cual indica que estos inversionistas no modificaron sus portafolios durante dicho periodo, no vendieron sus acciones para regresar los recursos a sus países, decidieron dejarlos invertidos en la bolsa.  A inicios de junio de 2021 el valor de las acciones en poder de extranjeros ascendía a 158.5 mil millones de dólares.

Si bien la venta de valores gubernamentales por parte de los extranjeros y la compra de valores extranjeros por parte de los mexicanos significan salida de capitales y por ende una presión en la demanda de dólares, su impacto en el mercado cambiario no ha sido notorio.  Esto se debe a que a lo largo de 2020 la pandemia provocó una reducción en la actividad económica que significó, entre otras cosas, que las importaciones de México se redujeran drásticamente, más que las exportaciones, y se generara un superávit comercial, o sea mayor entrada que salida de dólares por comercio, lo que aunado con el aumento de las remesas han provocado aumento en la oferta de dólares.  Esto ha permitido que el tipo de cambio se haya mantenido bastante estable y poco afectado por las salidas de capital.  Los aumentos en la tasa de interés en México no van a detener la salida de capitales, particularmente la de capitales nacionales, porque no hay diferencial de tasas de interés que cubra el riesgo país o cambiario que perciben los inversionistas. 

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!