La iniciativa de reforma eléctrica ahuyentará a la inversión privada en todos los sectores

La iniciativa de reforma eléctrica ahuyentará a la inversión privada en todos los sectores

Independientemente de que la Iniciativa de Reforma Eléctrica que envió el presidente López Obrador al Congreso sea o no aprobada, va a afectar negativamente a la inversión privada, tanto nacional como extranjera. Aún si no se aprueba la iniciativa en la actual legislatura, mientras el partido Morena se mantenga en el poder o con una presencia mayoritaria en el Congreso, el riesgo de que se vuelva a proponer es muy elevado y por ende no habrá más inversión privada en el sector eléctrico.  Esto implica que el país dejará de tener energía eólica, porque el gobierno ya dijo que afea el panorama y le roba el viento a las zonas donde se instala, ni solar ya que la catalogó como intermitente y poco confiable, por lo que la CFE no invertirá en esas actividades. El país se quedará rezagado en cuanto a la generación eléctrica con fuentes renovables, limpias y de bajo costo.



Pero el efecto negativo sobre la inversión privada no solamente se dará en el sector de la energía, se presentará en todos los sectores. Como aún sin que se apruebe la Iniciativa no habrá más inversiones privadas en el sector eléctrico, el precio de la electricidad lo terminará estableciendo la CFE, quien no invertirá en energías de bajo costo y reflejará en los mismos su ineficiencia operativa,  mermando la competitividad de las empresas y su capacidad de exportar o de ofrecer al mercado interno productos en mejores condiciones que los importados, reduciendo la rentabilidad y por lo tanto los incentivos a invertir en México

Es clara la señal que al gobierno no le interesa fomentar la competencia, por el contrario busca inhibirla, le interesa tener el control de las actividades económicas, continuará buscando desaparecer cualquier órgano regulador autónomo que le impida imponer su criterio. Esto aumenta el grado de incertidumbre para los inversionistas en cualquier actividad económica. 

Por otra parte, esta Iniciativa refleja que al actual gobierno no le interesa que prevalezca el Estado de derecho, ni respetar las garantías jurídicas.  Los planteamientos existentes en la Iniciativa respecto a desconocer o desaparecer contratos celebrados o permisos establecidos con anterioridad o ir en contra de lo establecido en acuerdos internacionales, se pueden presentar en cualquier momento en cualquier otra actividad económica. Por ello, los inversionistas ya no tendrán confianza en las reglas existentes ni en lo establecido en los tratados internacionales, el actual gobierno está demostrando que en cualquier momento los puede desconocer. 

México requiere de inversión para crecer y generar empleos.  Las afectaciones que el Covid generó a las cadenas de suministro mundial han provocado evaluar la reubicación de plantas productivas, particularmente las de la zona asiática, acercándolas a los centros de consumo y evitando la dependencia de un solo medio de transporte.  La cercanía de nuestro país con el mercado de Estados Unidos ofrece esas condiciones y por ende debería ser el destino ideal para muchas plantas de manufacturas, pero las señales e incertidumbre que genera esta Iniciativa van a provocar que perdamos esta oportunidad.  La expectativa que tenía el actual gobierno que con el T-MEC se recuperaría la inversión acaba de ser mancillada con la publicación de la Iniciativa, en cualquier momento el gobierno puede ir contra otro acuerdo establecido en el Tratado, si los desconoce en una materia, los puede desconocer en cualquiera.

Toda inversión implica riesgos e incertidumbre, entre mayor sean esos elementos mayor será el nivel de rentabilidad que se le pida al proyecto para llevarlo a cabo o menores serán las inversiones que se realicen. Por lo tanto, mientras el actual gobierno continúe en la práctica incrementando la incertidumbre jurídica, planteando acciones que claramente van en contra de los establecido en Tratados Internacionales, modificando reglas y desconociendo contratos establecidos, y la incertidumbre económica desapareciendo competencia y órganos reguladores, en lugar de fomentar la inversión privada, nacional o extranjera, la estará ahuyentando.  Así como la cancelación del AICM en octubre de 2018 marcó una tendencia a la baja de la inversión fija bruta, la cual disminuyó 14.3% entre esa fecha y el inicio de la pandemia en marzo de 2020, la publicación de la Iniciativa acentuará la tendencia decreciente. 

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!