Rankia México Rankia Alemania Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Colombia Rankia España Rankia Italia Rankia Perú Rankia Polonia Rankia Portugal Rankia USA
Acceder

La globalización se transforma

Hace algunos años se llevaron a cabo demostraciones en contra de la globalización pero su éxito fue limitado, inhibieron poco dicho proceso.  Sin embargo, dos acontecimientos recientes, totalmente independientes de dichos grupos y, al menos uno de ellos absolutamente inesperado, van a impactar más en la globalización y la van a transformar.  Me refiero a la pandemia del Covid y a la guerra de Ucrania.


Los impactos que la pandemia del Covid generó con relación a la dificultad de transportar insumos de un país a otro o bienes finales a los centros de consumo generó la necesidad de revisar la distribución geográfica de las cadenas de suministro y los centros de consumo.  Los avances tecnológicos en comunicación y en los medios de transporte habían provocado que las distancias entre la producción y el consumo final no fueran un elemento importante a considerar.  Sin embargo, las condiciones actuales muestran que es mejor que el mercado final no esté tan alejado de la cadena productiva y, sobre todo, que haya diversas alternativas de transporte a costo razonable entre ellos.  Esta nueva variable va a provocar que mucha producción que se llevaba a cabo en el sureste asiático se traslade a lugares más cercanos de Estados Unidos y México por su cercanía con ese mercado, ofreciendo comunicación terrestre, aérea y marítima tiene una posición privilegiada para atraer esas inversiones.  

La guerra de Ucrania y la instrumentación de restricciones económicas y comerciales como un arma más en el conflicto bélico, está demostrando que las relaciones financieras, comerciales y de cadenas de producción deben concentrarse con países con los que se comparte posiciones ideológicas comunes.  La guerra puso de manifiesto el problema de Europa con relación a su dependencia de energía con Rusia, lo que llevará a que los países europeos tiendan a sustituir sus fuentes de abastecimiento de energía con otros socios comerciales o tecnologías alternativas.  Adicionalmente, se reorientaran los flujos comerciales hacia países con los que este tipo de conflictos y restricciones sean poco probable que lleguen a suceder. Por otra parte, Rusia y los países ideológicamente semejantes reorientaran su intercambio comercial y sobre todo sus operaciones financieras, concentrándolas entre ellos. 

Estos dos fenómenos no van a llevar a que desaparezca totalmente la globalización, los países no van a regresar a situaciones de autarquía, queriendo producir todo solos y alejarse del comercio internacional.  Tampoco se llegará a evitar los procesos productivos estén diseminados geográficamente, y se dejen de obtener las ventajas en costos y eficiencia que traen consigo.  Lo que vamos a ver es una transformación de la globalización, que se va a concentrar por áreas geográficas y áreas de coincidencias ideológicas, variables a las que no se les había otorgado tanto peso en el proceso de decisión de la ubicación de los procesos productivos. 

Esta es una oportunidad que México debe de aprovechar, su sociedad comercial con Estados Unidos y Canadá así como la cercanía con ambos mercados, lo sitúan en una posición privilegiada en estos momentos.  Atraer esas inversiones que van a alejarse del sudeste asiático permitirán un mayor crecimiento, generación de empleo y fortalecerán la posición y competitividad de los 3 países en el mercado internacional. 

Lecturas relacionadas
Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!