Rankia México Rankia Alemania Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Colombia Rankia España Rankia Italia Rankia Perú Rankia Polonia Rankia Portugal Rankia USA
Acceder
Perspectivas negativas para la economía mexicana

Perspectivas negativas para la economía mexicana

Debido a que la inflación está afectando al mundo entero, la mayoría de los bancos centrales están instrumentando un aumento de tasas de interés, quizá con la excepción de Rusia y Turquía donde las están reduciendo.  La magnitud del aumento de la tasa de interés en Estados Unidos no se había registrado desde hace muchos años.  Esto va a provocar una desaceleración de la economía de ese país, la duda está en que tan profunda, cuánto durará y si llegará a ser una recesión, es decir crecimiento negativo. 

El impacto en México de la tendencia alcista de las tasas de interés va a tener un impacto fuerte en la economía.  La desaceleración de la economía norteamericana va a tener efectos negativos muy fuertes en nuestro país.  Hasta ahora el principal motor del crecimiento ha sido el sector externo pero nuestras exportaciones van a disminuir, les venderemos menos y por lo tanto el motor será más lento. El turismo, que estaba creciendo a tasas elevadas también lo va a resentir, porque los consumidores norteamericanos dedicaran menos recursos a viajar dada la inflación y desaceleración de la economía de su país.  Las remesas, que tanto presume el gobierno actual, también crecerán menos y hasta podrían reducirse un poco, porque la industria de la construcción en Estados Unidos, que es donde trabaja una buena proporción de los migrantes, ya muestra signos de contracción.

Por otra parte, el incremento de las tasas de interés, nacionales e internacionales, van a provocar que aumente el pago de intereses de la deuda pública, presionando a las finanzas públicas. La política de precios de la gasolina que se está instrumentado implica que, en el mejor de los casos, los ingresos del petróleo alcancen a cubrir el subsidio a la gasolina, pero no se contarán con ingresos extras por las exportaciones del petróleo. Ya el presidente López Obrador declaró que llevará a cabo una reducción en el gasto del gobierno, seguramente lo primero que se reducirá será el dedicado a la inversión, con excepción de sus proyectos prioritarios, y no es de dudarse que se reducirá el personal del sector público.  Esto nos lleva a que el sector público no podrá convertirse en fuente de crecimiento de la economía, porque al bajar el gasto público el gobierno deja de comprar bienes y servicios, los cuales se dejan de producir. 

En un contexto de créditos más caros, menor dinamismo de la actividad económica, inseguridad e incertidumbre jurídica, no es de esperarse que la inversión privada, que de por sí ha estado muy lenta, vaya a tornarse dinámica.  A pesar de los anuncios que conjuntamente han realizado autoridades y empresarios sobre proyectos para aumentar la capacidad productiva del país, en la práctica muy pocos recursos se han canalizado a la inversión. La perspectiva del gasto de los consumidores tampoco es favorable, créditos más caros disminuirán la adquisición de bienes que dependen de préstamos, como casas habitación, automóviles, electrodomésticos, etc.  La incertidumbre sobre la existencia de recesión o solamente desaceleración, su duración y el riesgo que ello implica sobre la estabilidad laboral provocará que el consumidor sea más cauto en la asignación de sus recursos, por lo que su consumo no podrá ser tampoco un elemento que fomente el crecimiento.

En resumen, como el gasto del gobierno va a disminuir, las exportaciones reducirán su crecimiento, la inversión privada no se incrementará, al igual que el consumo de los hogares, el crecimiento de la economía mexicana continuará disminuyendo, cada vez que se revisen los pronósticos para 2022 y los próximos años serán a la baja.  Eso significa que hasta 2024 volveremos a tener el tamaño del PIB que existía antes del inicio de la pandemia y será inferior al que recibió el actual gobierno al inicio de su administración.

Lecturas relacionadas
Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!