Decíamos la semana pasada que “lo normal sería ver un recorte en las Bolsas americanas” y que, ante ese previsible recorte de las plazas americanas, las Bolsas de la zona euro lo más a lo que podían aspirar, como conjunto, era a mantener distancias con las americanas pero no a acortarlas. Nuestras palabras han resultado acertadas ya que, efectivamente, hemos visto esta pasada semana como el Dow Jones ha caído un 1,8% en la semana pero el Eurostoxx 50 no ha podido acortar diferencias ya que ha caído un 2,1% en la semana.

Asimismo, y en relación con nuestros últimos Gráficos semanales, relativos al euro/dólar y a Apple, hemos visto nuevos mínimos del euro frente al dólar, conforme a nuestra previsión de hace dos semanas, y hemos visto como Apple ha caído por debajo de los 550 dólares por acción, tal y como habíamos previsto hace tres semanas, cuando Apple estaba por encima de 600 dólares por acción.
 
Vamos a fijarnos esta semana en el todopoderoso Dax, el selectivo alemán que representa a las grandes multinacionales de la economía líder europea. El Dax ha caído un 3% en la semana, perdiendo los 7.000 puntos y comportándose bastante peor que el Cac, que el Ibex 35 que el Mib. En parte la culpa ha sido de E.on con su caída semanal superior al 16%, pero también se han comportado mal otros importantes valores del Dax.
 
El Gráfico de los últimos diez años que adjuntamos es muy interesante y de él se pueden extraer algunas lecciones útiles.
 
La primera es que el Dax, pese al recorte de la semana pasada, está sorprendentemente cerca de sus máximos históricos de todos los tiempos, que tuvieron lugar en el 2007 y en niveles ligeramente superiores a los 8.000 puntos. La segunda es que a partir de 2008 el Dax ha sido un índice extremadamente volátil, sujeto a bruscas variaciones en cortos periodos de tiempo, como lo atestiguan los violentos movimientos de verano de 2011, con una caída vertical del 40% en pocas semanas, y de abril y mayo de este mismo año 2012, con una caída del 15% en dos meses.
 
Si unimos las dos ideas anteriores una conclusión fácil podría ser que al Dax le esperan nuevas caídas, lo que vendría apoyado también en el hueco que existe hasta los 6.000 puntos, que aparentemente podría permitir nuevos deslizamientos por lo menos hasta los 6.500 puntos.
 
Hay varias consideraciones, sin embargo, que, aun a riesgo de equivocarnos, nos hacen pensar a corto plazo, para las próximas semanas, en un posible suelo del Dax en torno a los 7.000 puntos, e incluso en un posible rebote, aunque no muy intenso.
 
Un primer factor es la proximidad de fin de año y el deseo de cerrar bien un año como el 2012 que ha sido difícil y en el que ha sido obvio el deseo de los Bancos Centrales de estabilizar los mercados financieros. Una segunda consideración es que pensamos que las bruscas caídas del Dax de esta semana han estado muy vinculadas al vencimiento de opciones mensuales del pasado viernes, vencimiento que ha provocado a su vez, a nuestro juicio, un cierto trasvase de posiciones vendedoras en futuros desde los momentos previos al vencimiento a los momentos posteriores, para ajustar las contrapartidas de las posiciones en opciones. Una tercera consideración es que la caída del Dax de un 6% en muy pocas sesiones ha sido demasiado rápida. Una cuarta y última consideración es que la economía alemana sigue mostrando ser la más fuerte de la eurozona, como lo ha vuelto a demostrar las cifras de crecimiento del PIB en el tercer trimestre que se han publicado la semana pasada.
 
Por ello, así como en nuestro Gráfico del pasado 6 de febrero de este año veíamos claro recomendar la venta de futuros del Dax en niveles de 7000 puntos y en nuestro Gráfico del pasado 11 de junio veíamos igualmente claro recomendar la compra de futuros del Dax en niveles de 6.000 puntos, habiendo sido ambas recomendaciones extremadamente rentables para quienes las hayan seguido, ahora no vemos claro recomendar ni lo uno ni lo otro. A medio plazo pensamos, a la vista del Gráfico, que es muy probable que veamos niveles de 6.500 o incluso inferiores. Pero a corto plazo, de aquí a fin de año, pensamos que el deseo es de estabilización. Por ello, lo mejor sería trabajar de aquí a fin de año con opciones, posicionándonos en venta de opciones tanto put como call con precios de ejercicio amplios, por lo menos de quinientos puntos hacia arriba y hacia abajo, tratando de obtener así un beneficio en el caso, que es el que vemos más probable, de movimientos no superiores al 7% de aquí a fin de diciembre.
 
Le recordamos que en las secciones de Bolsa Internacional y de Derivados Internacionales de nuestra web puede usted comprar y vender la más variada gama de acciones, futuros y opciones de los principales índices, divisas y materias primas, en tiempo real y con las mejores condiciones.
 

Gráfico de los futuros del Dax los últimos diez años:

 

gráfico de los últimos diez años del dax

 
Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!