9 recomendaciones

Hola, Buenas Tardes: Acabo de leer un buen artículo de Alasdair Macleod y os voy a traducir lo más interesante de la primera parte del mismo y que trata sobre la Hiperinflación de la República de Weimar, que a fin de cuentas es la que tengo más estudiada y a la que he hecho muchas referencias en este Blog.

La Hiperinflación alemana de 1923 demostró que se necesitó sorprendentemente poca Inflación monetaria para colapsar el poder adquisitivo del marco papel. Esto es relevante para el destino de las políticas inflacionarias "cueste lo que cueste" de los Gobiernos de hoy y sus Bancos Centrales.

Posiblemente, todo comenzó en 1905, cuando un economista alemán, Georg Knapp, publicó un libro cuyo titulo fue "Teoría estatal del dinero". Animada así, bajo la dirección de Bismark, la Administración prusiana financió la preparación militar para la guerra y poner fin a los escenarios bélicos utilizando el señoreaje del Estado. Y cuando Alemania perdió, cualquier pensamiento de hacerse con las riquezas de los vencidos fracasó. En cambio, fue Alemania la que enfrentó reparaciones y una crisis de posguerra. Así como la FED está respondiendo hoy a la crisis del Coronavirus, la respuesta fue imprimir dinero. La Inflación monetaria se convirtió en la principal fuente de financiación del Gobierno, tal como lo es ahora en los Estados Unidos y otros lugares.

Difícilmente hay un economista que en la actualidad no condene al Reichsbank por sus políticas inflacionarias. Sin embargo, apoyan políticas monetarias similares de la FED, el Banco Central Europeo, el Banco de Japón y el Banco de Inglaterra. Debemos comparar la dirección de Rudolf Havenstein en el Reichsbank con la de Jay Powell, quien después de reducir las tasas de interés la semana anterior, emitió el 23 de Marzo una declaración del FOMC prometiendo una política inflacionaria de "lo que sea necesario". Y Rishi Sunak, el cánciller británico, usó la frase varias veces en su presupuesto de emergencia.

Pero hay una diferencia. Hoy en día, las alternativas al inflacionismo nunca se discuten entre los formuladores de políticas, que son como un culto ciego que cree completamente, con solo variaciones menores, que la Inflación monetaria es la cura para todos los males económicos. Al menos en Alemania, las acciones del Gobierno fueron objeto de un debate más amplio, tanto en Alemania como fuera de ella, a pesar de que las respuestas estaban en su mayor parte mal informadas.

Parte del problema fue que la teoría cuantitativa del dinero fue descartada en una confusión entre causa y efecto. Como dijo Bresciani-Turroni, un gran número de escritores y políticos alemanes pensaron que los déficits públicos y la Inflación del papel no eran la causa, sino la consecuencia de la depreciación externa del marco. Financiero, político y uno de los principales economistas de la época, Karl Helfferich lo expresó de esta manera:

"El aumento de la circulación no ha precedido a la subida de los precios y la depreciación del cambio, pero siguió lentamente y a gran distancia. La circulación aumentó 23 veces desde Mayo de 1921 hasta finales de Enero de 1923. No es posible que este incremento del papel haya provocado el alza de los precios de los bienes importados y el Dólar, que en ese período se multiplicó por 344".

Es un punto válido e importante, pero no en la forma en que pensaba Helfferich. Los observadores deberían señalar hoy la disparidad entre el aumento de la cantidad del dinero y el aumento del nivel general de los precios. Fundamentalmente, no requirió la hiperinflación de la oferta monetaria para causar una hiperinflación de precios.

Además de lidiar con la Economía de la posguerra y la dislocación del capital que debían corregirse, estaba la carga de las reparaciones. Muchos culparon a esto último del colapso del papel, lo que es una explicación inadecuada, cuando la Corona austriaca, la Corona húngara, el Rublo ruso y el Marco polaco colapsaron aproximadamente al mismo tiempo.

Habiendo recurrido a la Inflación monetaria como medio de financiación marginal, rápidamente se convirtió en la principal fuente de ingresos del Gobierno. Las autoridades alemanas observaron entonces una dislocación entre el aumento de la cantidad de dinero y el efecto sobre su poder adquisitivo, tal como lo describe Helfferich. Se tomó como evidencia en contra de la teoría cuantitativa, tal como la expuso David Ricardo un siglo antes, y en la que se basó la Ley Peel's Bank Charter Act de 1844 en Inglaterra. Claramente, el rechazo de la teoría cuantitativa allanó el camino para una mayor financiación inflacionaria en la Alemania de la década de 1920 en la forma de planificación monetaria actual. Llevó a la observación de que la oferta monetaria era insuficiente para una economía que se enfrentaba a una rápida escalada de precios de los bienes importados.

La disparidad entre los aumento de la oferta monetaria en Alemania y el efecto sobre el poder adquisitivo del papel fue tan grande que la precisión de los números subyacentes no importa. Pero hoy, aunque presumiblemente podemos confiar en que las estadísticas monetarias sean razonablemente precisas, las estadísticas que reflejan el efecto sobre los precios no lo son. La supresión actual de los aumentos en el nivel general de precios simplemente descalifica cualquier análisis estadístico y, en ese sentido, la observación de Helfferich es una valoración más honesta que las de los planificadores monetarios actuales.

En la superficie, su deducción parecía tener algún mérito. Él continúa diciendo:

"La depreciación del marco alemán en términos de divisas fue causada por las cargas excesivas sobre Alemania y por la política de violencia adoptada por Francia; el aumento de los precios de todos los bienes importados fue causado por la depreciación de los intercambios; luego siguió el aumento generalizado de los precios internos y de los salarios, la mayor necesidad de medios de circulación por parte del público y del Estado, mayores demandas al Reichsbank por parte de la empresa privada y del Estado y el aumento de la emisión de billetes. Contrariamente a la concepción generalizada, no la Inflación sino la depreciación del marco fue el comienzo de esta cadena de causa y efecto: la Inflación no es la causa del aumento de precios y de la depreciación del marco; pero la depreciación del marco es la causa del aumento de precios y de las emisiones de marcos de papel. La descomposición del Sistema monetario alemán ha sido la causa principal y decisiva del colapso financiero".

El punto de partida de esta lógica es que nunca es culpa del Gobierno, sino siempre de factores externos y de los mercados. Y sin duda, a medida que el Dólar disminuya en las divisas durante los próximos meses y aumenten los precios de las Materias Primas, seguiremos viendo argumentos semejantes en futuras declaraciones del FOMC.

El error común a ambos es malinterpretar la subjetividad subyacente del dinero. Éste toma su valor del valor marginal que se le asigna en relación con la propiedad de bienes. Si el dinero se considera en general como sólido, un hombre que economiza se alegra de tener una reserva del mismo, intercambiándolo por bienes y servicios sólo cuando son necesarios. Esta es la cualidad más importante del dinero metálico, a la que la gente siempre ha regresado cuando falla el dinero del Gobierno.

Un beneficio adicional, del que carecen las monedas estatales, es que el Oro y la Plata como dinero se aceptan en todas partes, teniendo los mismos valores en New York, Londres y Mumbai. Con la excepción del comercio transfronterizo, la inversión y quizás las consideraciones estratégicas a más largo plazo, las monedas gubernamentales generalmente se restringen a las fronteras nacionales. Por lo tanto, las monedas papel son vulnerables a los cambios en la demanda de las divisas de una manera que no lo son el Oro y la Plata; si a los extranjeros no les gusta su moneda, reducirán su exposición vendiéndola, independientemente de las consideraciones fundamentales.

En un colapso de la moneda, las divisas son a menudo las primeras en ser culpadas, como lo ilustra un recorte de prensa de Alemania hacia fines de 1922:

"Desde el verano de 1921, el tipo de cambio ha perdido toda la conexión con la Inflación interna. El aumento de la deuda flotante, que representa la creación por parte del Estado de nuevo poder adquisitivo, sigue a cierta distancia la depreciación del marco. Además, el nivel de precios internos no está determinado por la Inflación del papel o la Inflación crediticia, sino exclusivamente por la depreciación del marco en términos de monedas extranjeras. A decir verdad, lo asombroso no es la gran cantidad sino la pequeña cantidad de dinero que circula en Alemania, una cantidad extraordinariamente pequeña desde un punto de vista relativo; aún más sorprendente es que la deuda flotante no haya aumentado mucho más rápidamente".

Echarle la culpa a una moneda en caída a las influencias extranjeras es la excusa más antigua en el libro fiduciario, pero en general, los extranjeros que no tienen mucho apego a una moneda nacional son solo los primeros en vender. Inicialmente, los usuarios domésticos notan que los precios en general han subido y que sus ingresos y ahorros compran menos. Es un motivo de queja en lugar de una valoración razonada, y de la lógica empleada en el recorte de prensa anterior. Y a pesar de la evidencia de que es la moneda la que pierde poder adquisitivo en lugar de que los precios suban, el poder adquisitivo puede caer sustancialmente antes de que los usuarios de una moneda la abandonen por completo.

Dados los próximos eventos, podemos ver una tendencia similar para el papel moneda de hoy, particularmente cuando está representado por el Dólar estadounidense. Se asumió que la primera ola del COVID-19 sería única, que golpeó la Economía estadounidense, pero que iría seguida de un rápido regreso a la normalidad: la recuperación en forma de V. En todas partes, la Historia oficial era la misma, que tras los bloqueos la Economía, dondequiera que estuviera, volvería a la normalidad. Pero llevó el déficit presupuestario de los Estados Unidos a más de $ 3.3 billones en el año fiscal que acaba de terminar, frente a un billón de Dólares pronosticados anteriormente. El déficit federal es ya el cien por ciento de los ingresos fiscales federales.

Ahora nos enfrentamos a una segunda ola del COVID-19, que requerirá más impresión de dinero. El déficit presupuestario del Gobierno de los Estados Unidos en el próximo año fiscal volverá a superar los ingresos por un margen sustancial. Desde Marzo pasado, ha estado en la posición que enfrentó al Gobierno alemán a principios de la década de 1920: la Inflación monetaria se ha convertido en la fuente dominante de financiación del Gobierno sobre los ingresos fiscales.

La caída en el comercio transfronterizo mundial, que es la consecuencia de la imposición de aranceles comerciales entre los Estados Unidos y China, se produce al final de un período de una década de expansión del crédito bancario, replicando la frágil posición en los Estados Unidos al final de los locos años veinte. El mercado de valores y los colapsos económicos que siguieron tuvieron efectos inflacionarios limitados en el nivel de precios solo debido a un Patrón Oro en funcionamiento; pero incluso eso no pudo soportar las consecuencias políticas de la Depresión, que llevó a una devaluación del Dólar en Enero de 1934. Esta vez, no hay ningún cheque para el Dólar, que está doblemente afectado por los bloqueos del Coronavirus.

En Alemania el colapso del marco de papel terminó estabilizándose a razón de un billón a un marco Oro el 20 de Noviembre de 1923, el equivalente a 4,2 billones por Dólar estadounidense. Luego, la marca del papel fue remplazada por una nueva unidad, la Rentenmark, que simplemente recibió el valor de la marca de Oro. Este arreglo sólo se legalizó el 11 de Octubre de 1924. El éxito de la estabilización, a pesar de una Inflación del Rentenmark -la cantidad que aumentó de 501 millones el 30 de Noviembre de 1923 a 1.803 millones en Julio siguiente- ha confundido a los economistas desde entonces.

Los estudiantes de la Escuela austriaca, y en particular de los escritos de Ludwig von Mises, deberían deducir que después de la fuga final del dinero a los bienes, la aparición de un nuevo dinero requiere que sus usuarios acumulen una reserva. Todo lo que se requería era una creciente aceptación de que el Rentenmark se mantendría. El aumento de los saldos de caja y ahorros en la economía absorbió el aumento de la Inflación del Rentenmark con el resultado de que los precios al consumidor se mantuvieron en general estables.

Si el acuerdo de estabilización se hubiera introducido antes que los extranjeros, las empresas y el público en general no hubieran descartado por completo la marca de papel, la estabilización hubiera fracasado. Aquellos que piensan que un colapso financiero al estilo alemán hoy se puede evitar con un reinicio temprano de la moneda con una forma diferente de fiat deben tomar nota.

Y hasta aquí la parte del artículo de Alasdair Macleod y que, aunque un poco "espeso", es bastante interesante.

Saludos.

  1. en respuesta a Ramonre
    #4
    Fernandojcg
    Hola, Ramonre, se está hablando de colapso financiero desde la que se conoce como la Gran Recesión de 2008, aunque personalmente pienso que los "cimientos" ya se colocaron tiempo atrás... Lo lógico es que que acabe produciéndose, pero NI IDEA de cuándo pueda suceder esto. De momento, los Bancos Centrales se han adentrado en un "experimento" que es nuevo, por tanto tampoco sabemos cómo acabará... pero no "pinta" bien.

    Saludos.

    1 recomendaciones
  2. en respuesta a Mauror
    #3
    Fernandojcg
    Hola, Mauror: Cuando me sea posible escribiré un artículo sobre lo que solicitas. La manipulación de los Bancos Centrales en el Oro está bien clara. Además, tenemos en el tiempo el precedente del London Gold Pool... Y en la Plata, siendo un mercado bastante más estrecho, es más fácil que se pueda manipular a través de los distintos Bancos que se dedican al mismo. Ahora mismo, JPMorgan se encuentra en el "atolladero"...

    Saludos.
    1 recomendaciones
  3. #2
    Ramonre
    Gracias Fernando, bien interesante! Básicamente es un tema de confianza. 
    El posible colapso se lleva hablando desde al menos 2008? 

  4. #1
    Mauror
    Gracias fernando por tus artículos !! Podrías hacer un artículo que hable  sobre los manipulación del oro y la plata por los bancos centrales . Gracias .
    1 recomendaciones
9 recomendaciones
Escribe aquí tu comentario...