Rankia México Rankia Alemania Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Colombia Rankia España Rankia Italia Rankia Perú Rankia Polonia Rankia Portugal Rankia USA
Acceder

Sobre la Plata en los Estados Unidos

7
Hola, Buenos Días:

"El oro es el principal depósito de valor para quienes desconfían del gobierno, pero la plata sigue siendo el refugio preferido de la mayoría de la gente porque es más barata y accesible".

Ese ha sido un hecho inexorable a lo largo de la Historia...

El Profesor William Silber de la Universidad de New York, quiso titular su libro "Silber on Silver", pero su editor hizo que tuviera que conformarse con "The Story of Silver: How the White Metal Shaped America and the Modern World".

Centrado principalmente en los Estados Unidos, y en los tres episodios principales en los que la Plata como dinero o activo de dinero duro, Silber muestra que los precios de la Plata siempre fueron un tema muy político. Con personajes como William Jennings Bryan, los Hermanos Hunt, en las décadas de los 60 y 70, así como Warren Buffett a finales de la década de los 90, es difícil que la lectura de su obra no nos conduzca a lo largo de una viaje fascinante.

Muchos defensores del Patrón Oro a menudo suelen rechazar las evidencias de que el Patrón de Oro clásico de aproximadamente 1870 a 1914 fue una mera promulgación política. Los políticos de la época simplemente consagraron en la Ley lo que ya era una práctica común: utilizar de forma abrumadora el Oro, o la moneda respaldada por éste, en el Comercio. Silber muestra que la "prehistoria" es un poco más matizada que eso, siendo la Plata el dinero relativamente sobrevalorado, por lo tanto, atesorado y almacenado en lugar de negociado:

"Durante las décadas previas a la Ley de Monedas de 1873, pocos estadounidenses ejercieron la opción de pagar obligaciones en plata porque el metal blanco era más valioso como lingotes. La plata dominó al oro como la moneda preferida durante la mayor parte de la Historia registrada, principalmente porque era escasa, pero no demasiado escasa, por lo que mantuvo su valor, pero era lo suficientemente abundante como para respaldar la expansión del comercio".

El Oro fue consagrado en la Ley como la moneda base de los Estados Unidos, desmonetizando el estado conjunto de la Plata bajo el bimetalismo, durante las mismas décadas en que el Oro recién descubierto salía de las minas del mundo. Entre 1850 y 1875, el mundo desenterró tanto Oro como en los 350 años anteriores juntos. Demasiado para la práctica común perenne del Oro: históricamente, no existe el dinero de libre mercado.

Podríamos ilustrar la genial narración de Silber con otro episodio de cómo les fue a los metales monetarios durante la Gran Depresión. A partir de finales del 1933, después de que el Oro ya había sido nacionalizado y confiscado, el Tesoro comenzó a intervenir en el mercado de la Plata pagando precios de mercado dobles por la Plata recién extraída en el país, todo a cambio del apoyo político de los políticos de la minería occidental para el New DEal de FDR. Nueve meses después, tras haber "empujado la Plata al nivel más alto desde 1929 y los especuladores alcistas habían hecho un paquete", FDR y su mano derecha financiera, el Secretario del Tesoro, Henry Morgenthau, nacionalizaron los lingotes de Plata privados. Esto siguió a la historia del Oro más conocida, pero sigue siendo muy desconocida hoy en día, incluso entre quienes consideran la Orden Ejecutiva 6102 uno de los Crímenes del Siglo.

Bajo la Ley de Compra de Plata, el Gobierno adquirió lingotes de Plata por una suma de decenas de miles de toneladas, la mayor parte almacenada bajo fuerte vigilancia en West Point. Al mismo tiempo, el Tesoro emitió certificados que se parecían mucho a los Bonos de la Reserva Federal ahora irredimibles, pero con la etiqueta "Certificado de Plata", circulando, aceptado como pago de impuestos y lo que es más importante, respaldado por la Plata en West Point. El vínculo con el metal monetario, roto cuando los Estados Unidos abandonó el Oro en 1933, siguió siendo una promesa débil y esquiva con estos certificados de Plata, a menos que el precio del lingote de Plata alcanzará una punto de equilibrio de 1,29 Dólares. Tendrían que esperar unas buenas tres décadas para que la bonanza del arbitraje causara estragos monetarios.

En 1961, con la ayuda de un aliado tan improbable como JFK, y bajo importantes déficits entre producción y consumo, la Plata se acercó a ese precio. A principios del 1962, la Administración Kennedy informó al Congreso que era "antieconómico para el gobiernos de los Estados Unidos bloquear grandes cantidades de Plata útil en la forma estéril de reservas de divisas". En ese momento, $ 2,1 mil millones en certificados de Plata en circulación estaban respaldados por 1,7 mil millones de Onzas de Plata. Haciéndose eco de la escasez de monedas de 2020, el invierno de 1962-1963 también vio una escasez de monedas de Plata, lo que provocó que la maquinaría política se moviera una vez más sobre la Plata. En el verano del 63, el Presidente Kennedy firmó la derogación de la Ley de Compra de Plata: el comercio de este antiguo producto fue una vez más legal. "Por primera vez desde la Gran Depresión", escribe Silber.

"Los estadounidenses podrían comprar lingotes de plata como los ciudadanos de otros países para protegerse contra la incertidumbre política o la inflación en lugar de ocultar sus intenciones detrás de candelabros o juegos de té en el armario del comedor".

Más crucial para nuestra historia de arbitraje:

"El libre mercado pronto logró lo que un siglo de intriga política y manipulación no había logrado. El lunes 9 de septiembre de 1963, la creciente demanda de plata impulsó a los comerciantes a impulsar el precio del metal blanco a 1,29 dólares, el legendario valor monetario establecido por Alexander Hamilton".

Los comerciantes y productores de lingotes ahora podían obtener su Plata no solo de minas occidentales o extranjeras, sino adquiriendo certificados de Plata e intercambiándolos por lingotes del Tesoro. Durante el resto de la década de 1960, especuladores y coleccionistas recolectaron monedas de 5, 10, 25 centavos y mitades con diversos grados de contenido de Plata, creando una escasez de monedas peor y preparando el escenario para algunos de los oficios más elaborados en la larga historia de la industria del metal, cortesía de Henry Jarecki y los Hermanos Hunt.

Con el tiempo, todos aprendieron y abusaron de la noción de que la fijación de precios por parte del Gobierno, en un mundo de fundamentos cambiantes, siempre acaba en tragedia.

El libro de Silber está lleno de historias como estas, sobre la relación algo tensa de los Estados Unidos con la Plata. Esa es una de las desventajas del libro: es una historia estadounidense de la Plata y muy moderna. No esperéis historias sobre el antiguo comercio a larga distancia o las conquistas españolas del Potosí.

En fin, que el libro de Silber es muy recomendable.

Saludos.


¿Te ha gustado mi artículo?
Si quieres saber más y estar al día de mis reflexiones, suscríbete a mi blog y sé el primero en recibir las nuevas publicaciones en tu correo electrónico
Lecturas relacionadas
  1. en respuesta a Fernandojcg
    -
    #7
    15/09/21 03:58
    Gracias.
    En youtube están disponibles los 3:
    https://www.youtube.com/results?search_query=Imperios+de+la+plata
  2. en respuesta a Furher
    -
    #6
    12/09/21 03:10
    Ayer por la tarde, en TVE2, repitieron un capítulo.

    Saludos.
  3. en respuesta a Jpar1971
    -
    #5
    11/09/21 17:36
    GRAN aportación. Gracias
  4. en respuesta a Jpar1971
    -
    #4
    09/09/21 10:03
    Gracias por el aporte. En mí caso ya los visualicé en su momento.

    Saludos.
  5. #3
    09/09/21 09:54
    Muy interesante. Agregado a la wishlist!

    Para historia de periodos más antiguos está muy bien el documental Imperios de Plata que es fácil de encontral en youtube. Os dejo el enlace del primer capítulo (son tres):

    https://www.youtube.com/watch?v=GyNSQX8rMNQ
  6. en respuesta a Joyero
    -
    #2
    09/09/21 08:38
    Existen muchas variantes de esa frase, pero la original debe estar más cerca de esta:

    "El Oro es el dinero de los Reyes, la Plata es el dinero de los Caballeros, el trueque el dinero de los Campesinos y la deuda el dinero de los esclavos".

    Ciertamente, la Plata ha sido el metal precioso más utilizado como dinero a lo largo de la Historia.

    Saludos.
  7. #1
    09/09/21 07:49
    Conozco un dicho que escuché por vez primera
    en foroburbuja:
    "El oro es el dinero de los ricos,pero la plata es el dinero de la gente"