El boom de la inversión en bolsa y las criptomonedas

En los últimos meses, tras la explosión de la pandemia del COVID, el número de personas que se han interesado por la inversión ha ido aumentando exponencialmente. No se sabe si todo esto es provocado porque la gente dispone de más tiempo libre, de muchos ahorros o que simplemente la gente busca alternativas para generar dinero desde casa con esta difícil situación tan extraordinaria.



Por unas o por otras, la inversión se ha puesto de moda y la comunidad inversora de Twitter así lo refleja. Tal es el tirón que tiene, que esa misma comunidad ha conseguido situar el hashtag #2021YoInviertoEnBolsa como trending topic nacional el primer día de este año 2021. Sencillamente ¡BRUTAL! Mención especial para un twittero con nombre de anchoa que impulsó esta iniciativa. Por todo esto que te cuento, este año pasado llegó el BOOM de la inversión en bolsa.

Ya no quiero la banca tradicional


Las fórmulas de inversión que conoce la mayoría de la gente son las de hacer crecer tus ahorros en los bancos están muy obsoletas y cada vez es más difícil evitar que te arrastre la temida inflación. Hasta hace nada éramos muy pocos los que invertíamos en bolsa, pero ahora cada vez más gente tiene inquietud por saber qué hacer con sus ahorros y obtener rentabilidades positivas. Algunos clientes de los bancos caían en la trampa de “eres cliente VIP” del banco y te ofrezco este o este o este producto financiero (Fondos de inversión, PIAS y un largo etcétera de productos financieros) que en la mayor parte de las veces retornaban rentabilidades muy bajas o incluso pérdidas. Obviamente, hay excepciones. Pero llegó 2020 y la gente espabiló. Las redes sociales, el mundo globalizado abre un abanico de posibilidades no solo a las oportunidades, sino al conocimiento, la información y las opciones. Pues nada, das una patada en el buscador de Google y tenemos 10 brokers con comisiones bajas, n cursos de bolsa y muchas cosas más. Entonces te preguntas ¿cómo es esto de la bolsa? ¿por dónde empiezo?

Si hablamos de inversión, no sólo podemos hablar de la inversión en renta variable porque las fórmulas de fondos indexados se han multiplicado en los últimos meses. Cada vez funcionan mejor los roboadvisors y las empresas dedicadas a ofrecer fondos indexados y ETFs. La gente se está empapando de estos nuevos productos y cada vez son más populares. Aun así, la brecha en la educación financiera en España sigue siendo muy importante y queda mucho por hacer. Desde Twitter, desde páginas referencia como Rankia, desde humildes blogs que irrumpen en los últimos meses, todos buscan un objetivo común “luchar por la educación financiera”. Y es que la base de gestión monetaria que traemos de los estudios básicos es muy escasa y ese déficit educativo hay que combatirlo. 

Si hablamos de renta variable, sin duda tenemos que hablar de la inversión Growth. Durante muchos años atrás, las fórmulas o estrategias de inversión que predominaban en los inversores se basaban en la inversión por dividendos y en la inversión value, tan propulsada por los grandes inversores mundiales. Ambas fórmulas han dado éxitos y rentabilidades a mucha gente que, a día de hoy, todavía confían en esas líneas inversoras. Sin embargo, en los últimos años ha irrumpido una nueva fórmula de inversión, la basada en las empresas de alto crecimiento, empresas growth a las que el mercado le ve futuro y a las que premia con grandes subidas en su cotización. 


Por qué invertir en las empresas growth


Empresas disruptivas o pertenecientes a sectores disruptivos, ingresos y beneficios crecientes, proyección de futuro y en la mayor parte de los casos líder de su mercado. También empresas con resultados buenos, que está innovando y reinvirtiendo su capacidad económica para crecer más y empresas que han cambiado parte de su modelo de negocio y que ahora se ven envueltas en una transformación respecto a años anteriores. Muchas de estas empresas no tendrán éxito, pero muchas de ellas son las empresas del mañana, las empresas que cambiarán el mundo. Algunos ejemplos son Teladoc, empresa de telemedicina con modelo de negocio innovador, Tesla, líder del mercado de coches eléctricos, SEA Limited, empresa dedicada a los videojuegos y el ecommerce del sudeste asíático, etc.

Además de invertir en ese tipo de empresas desde el punto de vista de sus números o de su situación monetaria, existe otra opción de invertir por momentum. ¿y qué quiere decir eso del momentum? El momentum es ese período por el que pasan esas empresas con altos beneficios constantes pero que en el futuro no parece que vayan a llevar esa senda creciente. De repente, esa tendencia de crecimiento se va menguando y rompe. En ese caso, los inversores growth venden sus acciones y buscan otra oportunidad.

El riesgo de invertir en growth


¿Cuál es el riesgo de estas inversiones? Pues lógicamente el riesgo es alto y mucha gente que invierte en este tipo de empresas lo hace realizando swing trading o trading intradía. La fórmula también es muy válida para otras estrategias de inversión, pero siempre controlando el riesgo, fundamentalmente si invertimos en empresas super growth, con fundamentales dudosos y alta volatilidad. Alguno de estos ejemplos sería: nano dimensión, fubo tv o Ehang Holdings. Ambas empresas muy volátiles en las que se suelen asumir mucho riesgo.

¿Se puede invertir en growth pero controlando el riesgo? La respuesta es sí, todas las estrategias de inversión requieren de una adecuada gestión monetaria. Sin eso, ninguna estrategia es válida. Si inviertes en growth, no es lo mismo invertir en una empresa super volátil como FUTU que en otras más consolidadas como puede ser AMD o TELADOC.


El crecimiento exponencia del bitcoin y las criptomonedas


Además de la proliferación de la renta variable todo esto, en 2020 además de ser un año de pandemia, es un año de inversión, de aprendizaje y también de criptomonedas. Todo ha sido a lo bestia: el interés de la inversión en renta variable se ha ido multiplicando cada día, y la explosión de las criptomonedas a final de año ha sido histórico. Nadie pensaba que el Bitcoin iba a alcanzar los 50.000 dólares americanos, y no sólo lo ha certificado en 2021, sino que lo ha rebasado y ha estado coqueteando con los 60.000 dólares. La pregunta que nos hacemos muchos ¿hasta dónde va a llegar el Bitcoin? Muchos auguran que alcanzará los 100.000 dólares antes de que termine el año.

Si seguimos hablando de Bitcoin, son muchos los familiares (dígase, tu cuñado), que se han querido sumar a la fiebre de las criptomonedas o Bitcoin sin apenas leer sobre ello. El llamado “dinero tonto” ha estado muy presente en 2020 y también lo estará en 2021. La facilidad con la que mucha población dedica su dinero a criptomonedas, inversión en bolsa y casas de apuestas es brutal y a algunos parece que le quema del dinero en las manos. La inversión en bolsa que yo defiendo es inversión con sentido, con control de riesgo, con un horizonte a largo plazo y siempre meditando cada decisión (sea o no acertada) pero basada en un análisis previo (fundamentales y técnicos) que ayuden a que la toma de la decisión esté lo más clara posible.


En resumen, la inversión en bolsa y en criptomonedas ha explotado en 2020 pero ha venido para quedarse. Con toda esta situación, mucha gente se formará por el camino y otros se arruinarán y reventarán sus cuenteas del broker. El año pasado fue un año de explosión del mundo de la inversión en el que a mucha gente le ha ido muy bien porque desde las caídas de marzo el mercado ha estado muy alcista, especialmente los parqués americanos. En 2021, el panorama parece distinto a pesar de haber arrancado un mes de enero brillante, el mes de febrero ha pintado la realidad de la bolsa y toca revisar operativa, creer en tu sistema, ajustarlo y mejorarlo. Lo dicho, que esto no es fácil, y el conocimiento te da un plus de experiencia que te puede favorecer para tomar mejores decisiones como inversor.

Esto es todo, buenas inversiones y recordad cuando vayáis a invertir “eso es el mercado, amigos”.


BolsaSweet
¡Sé el primero en comentar!