1 recomendaciones

 

Orígenes antiguos 

 

Aunque no se conoce exactamente cuando el primer contrato de opción negocia, se sabe que los romanos y fenicios utilizaban contratos similares en el comercio de mercaderías. También hay pruebas de que Thales, un matemático y filósofo de la antigua Grecia utiliza opciones para asegurar un precio bajo para las prensas de oliva antes de la cosecha. Thales tenía razones para creer que la recogida de la aceituna sería particularmente buena. Durante la temporada baja, cuando la demanda de almazaras era casi inexistente, adquirió los derechos de usar las prensas de la primavera siguiente a muy bajo coste. Más tarde, cuando la cosecha de aceitunas se encontraba en pleno apogeo, Thales ejercitó su opción y procedió a alquilar el equipo a los demás a un precio mucho más alto. 

 

En Holanda, el trading de opciones sobre el tulipán floreció a principios de los años 1600. Al principio, los compradores de tulipanes usaban ​​opciones de compra para asegurarse de que podrían obtener un precio razonable para satisfacer la demanda. Al mismo tiempo, los productores de tulipán utilizaban opciones para garantizar un precio de venta adecuado. Sin embargo, no pasó mucho tiempo antes de que los especuladores se unieran a la mezcla y se negociaran las opciones con fines de lucro. Desafortunadamente, cuando el mercado se desplomó, muchos especuladores incumplieron sus contratos. Las consecuencias para la economía fueron devastadoras. No es sorprendente que la situación en este mercado no regulado contaminara gravemente el concepto que la mayoría de la gente tenía de este producto financiero. Después de un episodio similar en Londres, cien años después, las opciones fueron incluso declaradas ilegales. 

 

 

 

Las primeras opciones en los EE.UU. 

 

En los EE.UU., las opciones aparecen en la escena casi al mismo tiempo que las acciones. A principios del siglo XIX contratos de call y put eran conocidos con el sobrenombre de  "privilegios" y se negociaban over the counter. Debido a que las condiciones eran diferentes para cada contrato, no era posible el establecer un mercado secundario y dependía de compradores y vendedores el poder casar operación. Por lo general eran las grandes empresas quienes ofrecían determinadas opciones de compra y de venta haciendo uso de anuncios en prensa especializada. 

Igual que aconteció en Holanda e Inglaterra, las opciones estuvieron bajo estricta supervisión después de la Gran Depresión de 1929. Aunque la Ley de Inversiones de 1934 legalizó el trading de opciones, también comenzó su regulación bajo la atenta mirada de la recién formada Comisión de Bolsa y Valores (SEC). 

Durante las siguientes décadas, el crecimiento de los mercados de opciones fue lento. Para 1968, el volumen anual todavía no superó los 300.000 contratos. En su mayor parte, al principio eran opciones over-the-counter y no lograban atraer al gran púbilico porque eran incómodas y faltas de liquidez. En ausencia de un mercado electrónico, todas las operaciones se realizaban por teléfono. Para empeorar las cosas, los inversores no tenían forma de saber el precio real de un contrato determinado en un momento concreto. En cambio, el intermediario sólo trabajaba para que coincidieran los precios de comprador y vendedor. Estos brokers operaban sin una comisión fija, y simplemente se quedaban con el diferencial entre el precio de compra y el precio de venta. No había límite tampoco para el tamaño de este bid-ask. Peor aún, todos los contratos de opciones tenían que ejercitarse en persona. Si el comprador de la opción se despistaba y no la ejercitaba, la opción expiraba sin valor, independientemente de su valor intrínseco. 

 

 

Chicago Board of Trade

 

A finales de 1960, como el volumen de opciones negociado comenzó a disminuir, el Chicago Board of Trade (CBOT) exploró las oportunidades de expansión en el mercado de opciones. Joseph W. Sullivan, Vicepresidente de Planificación para el CBOT, estudió el mercado de opciones over the counter y llegó a la conclusión de que dos ingredientes clave para el éxito faltaban. En primer lugar, Sullivan creía que las opciones existentes tenían demasiadas variables. Para corregir esto, propuso estandarizar el precio de ejercicio, la expiración, el tamaño y otras condiciones contractuales pertinentes. En segundo lugar, Sullivan recomienda la creación de un intermediario para emitir contratos y garantizar su ejercicio y ejecución. Este intermediario ahora se conoce como la Options Clearing Corporation. 

Para reemplazar a los emisores de put y call, que servían sólo como intermediarios, CBOT creó un sistema en el que se requerían creadores de mercado para proveer a los mercados de liquidez. Al mismo tiempo, provocó la presencia de múltiples creadores de mercado en un ambiente competitivo en el que los compradores y vendedores por igual podían estar seguros de obtener el mejor precio posible. 

 

 

Historia de los modelos de valoración

 

Los modelos de valoración de opciones fueron muy simples e incompletos hasta que Fisher Black, Myron Scholes y Robert C. Merton publicaron el modelo de valoración de Black-Scholes-Merton. En 1997 Scholes y Merton recibieron el Premio Nobel de Economía por este trabajo. Fischer Black murió en 1995 razón por lo cual no fue premiado pero sin lugar a dudas hubiera sido uno de los galardonados.

El modelo de Black-Scholes-Merton da unos valores teóricos para las opciones put y call de estilo europeo sobre acciones que no pagan dividendos. El argumento clave es que los inversores podían, sin correr ningún riesgo, compensar posiciones largas con posiciones cortas de la acción y continuamente ajustar el ratio de cobertura (el valor delta) si era necesario. Asumiendo que el precio del subyacente sigue un paseo aleatorio y usando métodos estocásticos de cálculo, el precio de la opción podía ser calculado en un mundo donde no hay posibilidades de arbitraje. Este precio depende sólo de cinco factores: el precio actual del subyacente, el precio de ejercicio, el tipo de interés libre de riesgo, el tiempo hasta la fecha de ejercicio y la volatilidad del subyacente. Finalmente, el modelo también fue adaptado para ser capaz de valorar opciones sobre acciones que pagaban dividendos.

La disponibilidad de una buena estimación del valor teórico contribuyó a la expansión de los mercados de opciones.

 

 

 

Se han desarrollado otros modelos de valoración de opciones para otros mercados y situaciones usando argumentos, suposiciones y herramientas parecidos, como el modelo de Black para opciones sobre futuros, el método de valoración según simulación de Montecarlo o el modelo binomial.

 

 

Chicago Board Options Exchange (CBOE) 

 

Después de cuatro años de estudio y planificación, la Junta de Comercio de Chicago estableció el Chicago Board Options Exchange (CBOE) y comenzó a negociar opciones de compra en 16 acciones contizadas el 26 de abril de 1973. El primer mercado de corros del CBOE era en realidad un salón para fumadores en el Chicago Board of Trade. El primer día se alcanzó un volumen de 911 contratos negociados y en pocos meses este volumen diario se disparó hasta alcanzar más de 20.000 contratos diarios negociados al año siguiente. Paralelamente se iban logrando varios hitos importantes: Así el número de acciones con opciones listadas se duplicó a 32, los miembros del nuevo mercado se duplicaron de 284 a 567. Casi al mismo tiempo, las nuevas leyes abrieron la puerta para que los bancos y las compañías de seguros pudieran incluir opciones en sus carteras. Por estas razones, el volumen negociado continuó creciendo. A finales de 1974, el volumen medio diario superó los 200.000 contratos.

El nuevo interés en las opciones también llamó la atención de los periódicos de la nación, que voluntariamente comenzaron a mostrar sus precios. Esto era todo un logro teniendo en cuenta que el CBOE inicialmente tuvo que comprar espacio de noticias en The Wall Street Journal con el fin de hacer públicas las cotizaciones. 

 

 

El nacimiento de las opciones de venta Put

 

Después de repetidos retrasos por parte de la SEC, la negociación de Puts finalmente comenzó en 1977. Decidida a controlar la situación de cerca, la SEC sólo permite que las puts se negocien en cinco acciones. A pesar de la rápida aceptación de puts y del creciente interés en las opciones, la SEC impuso una moratoria en la ampliación de las opciones listadas. No obstante, el volumen anual en el CBOE alcanzó 35,4 millones de contratos en 1979. 

Hoy, más que nunca, el volumen de opciones negociadas e interés abierto siguen aumentando. Sólo en 1999, el volumen de opciones negociadas en el CBOE duplicó. A finales de 1999, el número de contratos abiertos alcanzó casi los 60 millones. Hoy en día, las opciones sobre todo tipo de instrumentos financieros también se negocian en la Bolsa Mercantil de Chicago, el CBOT, y otros mercados de derivados. 

 

 

Opciones de compra para empleados

 

Con el rápido crecimiento de las empresas en Internet en los últimos años y la enorme riqueza creada por las opciones sobre acciones repartidas a sus empleados, más y más personas están desarrollando un interés en poseerlas y negociarles. Aunque hay diferencias fundamentales entre las opciones concedidas a un empleado por una empresa y las opciones que se negocian en el mercado organizado, hay también similitudes importantes. 

Cuando una empresa concede opciones sobre acciones a un empleado, le da a esa persona el derecho a comprar un número determinado de acciones a un precio a menudo muy por debajo del valor de mercado. Aunque las opciones otorgadas por una empresa caducan con el tiempo, por lo general son buenas para períodos prolongados (por ejemplo, 10 años). En términos generales, las opciones emitidas por una empresa no son transferibles. Por lo tanto, no pueden ser vendidas o traspasadas ​​a terceros. Sin embargo, si la empresa cotiza en bolsa, el empleado puede ejercer las opciones y convertirlas en acciones. Esta acción puede ser vendida en el mercado abierto. 

Por ejemplo, la persona podría tener opciones para comprar 1.000 acciones a un precio de ejercicio de 120 dólares por acción cuando la acción (en el caso de una empresa cotizada) en realidad se negocia a 250 dólares. En este caso, la persona paga 120.000 dólares por los títulos que valen 250,000 en el mercado. No es un mal acuerdo en absoluto. 

 

 

 

 

Opciones e Ingeniería Financiera

 

La aplicación de la ingeniería financiera a los productos financieros ha motivado el desarrollo de innumerables productos que pueden quedar resumidos en cuatro figuras fundamentales:

1. Contratos forward o a plazo.

2. Futuros financieros o sobre materias primas (commodities).

3. Opciones.

4. Permutas financieras o swaps.

Estos productos, calificados como derivados financieros permiten la construcción de una importante diversidad de figuras, verdaderos productos de la ingeniería financiera.

En lo referente a opciones, encontramos los siguientes:

  • Opciones sobre divisas, sobre índices, sobre futuros, sobre acciones
  • Opciones lookback
  • Opciones barrera o condicionales
  • Opciones multiíndices
  • Opciones diferidas
  • Opciones digitales
  • Supershares o superacciones
  • Opciones asiáticas y pseudoasiáticas
  • Opciones asiáticas geométricas
  • Opción atlántica o bermuda
  • Basket options
  • Spread options
  • Swaptions u opciones sobre swaps
  • Caption u opciones sobre cap
  • Opciones sobre FRA
  • Strip de opciones sobre futuros
  • Strip de opciones de cambio

 

 

Cámaras de Compensación: Ultimas tendencias regulatorias

 

La actual crisis financiera, que tuvo sus comienzos en el verano de 2007, es sin lugar a dudas la mayor de todas a las que se ha enfrentado el sistema financiero desde la Gran Depresión. Durante esta crisis se ha puesto de manifiesto que los niveles de capital en el sistema bancario tal y como fueron definidos por el Comité de Supervisión Bancaria de Basilea han sido claramente insuficientes. Adicionalmente se ha podido constatar que en un gran número de países su sistema bancario estaba fuertemente apalancado y, expuesto por tanto a crisis de liquidez, como se evidenció con la quiebra de Lehman Brothers en septiembre de 2008.

 

 

La cumbre del G20 celebrada en Washington en 2008 y las posteriores de Londres, Pittsburg y Toronto fueron el punto de partida para un proceso de reforma de ámbito global, en el que a día de hoy seguimos inmersos, siendo un ejemplo de estas reformas la Ley Norteamericana Dodd Frank de reforma financiera y de protección de los consumidores o la Europea “Regulación sobre Derivados Extrabursátiles, las Entidades de Contrapartida Central y los Registros de Operaciones” más conocida por su acrónimo en inglés EMIR.

 

 

Saludos

  1. en respuesta a Miguel_n
    #3
    Javieron1

    gracias, por aqui andaremos de mientras aprendiendo lo que se pueda y agradeciendolo claro.

    Un saludo

  2. en respuesta a Javieron1
    #2
    Miguel_n

    Huuy, ahora si que tendría tiempo libre para dar cursos aunque no había hecho planes.

    Aprovechando que me despidieron del trabajo esta semana.

    Esto de todos modos son sólo reseñas históricas obtenidas de tres o cuatro sitios de internet y enlazando esos tres temas.

    Saludos

  3. #1
    Javieron1

    Buenas tardes:

    ¿Tienes entre tus planes impartir algún curso para enseñarnos todo esto (o parte)?

    Un saludo

1 recomendaciones
Escribe aquí tu comentario...