2


Vamos a iniciar el artículo explicando algo simple, si ahorramos luego podemos invertir (lo ahorrado) y si invertimos podemos generar riqueza. Es decir, el ahorro es claramente la base para la creación de la riqueza. Pero no eso es todo, vamos a profundizar con este artículo.

En mis años como consultor de finanzas personales me he encontrado toda clase de casos entre mis clientes, y la mayoría muy desafortunados pero una de las cosas más llamativas entre estos casos, es que las personas que se encuentran peor económicamente no suelen ser las que menos dinero ganan, sino las que tienen ingresos considerados de medios a altos. Lo que en Chile conocemos con las famosas Clase Media-Media y Clase Media-Alta o como se también se denominan: C2 y los C3. De ello nos fluye a la mente la siguiente y simple cuestión ¿Por qué esta gente es la que luego de años termina más hundida económicamente y no son los pertenecientes a los rango de Clase Media-Baja o de Clase Baja (pobres)? La respuesta es compleja pero a la vez muy simple: Los ciudadanos clasificados en los segmentos C2 y C3 en Chile tienen mucho acceso al crédito (o al menos más del que deberían tener) y poca o nada educación financiera y en lo que ahorro respecta (relacionado con la educación financiera), un hábito prácticamente inexistente lo cual nos lleva al siguiente subtema…

La mayoría ahorra lo que les sobra

La falta del poderoso (si, coloca atención, PODEROSO) hábito del ahorro implica un fuerte riesgo de futuros problemas económicos en las personas y si a esto le sumamos el acceso a la deuda (crédito) que por supuesto viene asociado al compromiso de pagos de intereses a unas tasas de interés no muy amigables en el caso del endeudamiento por consumo lleva a los grupos socioeconómicos descritos a sumergirse en un abismo en el cual a medida se va cayendo se hace cada vez más difícil salir de él. Todo esto inicia desde la base, la mayoría ahorra lo que les sobra y generalmente cuando condicionamos el ahorro desde ese punto de partida, llegamos a la conclusión de que nunca sobra o cuando sobra estamos ante cifras irrisorias respecto a los ingresos obtenidos.

Lo que realmente ganas

La ilusión de lo que se gana se ve reflejada en los ingresos pero la realidad es que lo que se gana es la siguiente ecuación:

Ingresos - Gastos = Lo que se gana

¿Cambia la perspectiva cierto? Si programamos nuestro cerebro a cambiar el paradigma respecto a lo que significa determinar el dinero “que se gana” dejaremos de enfocarnos únicamente a los ingresos sino que consideraremos restar a ellos todo lo que gastamos (considerando los gastos obligatorios y los optativos). Y cuando cambiamos esa visión nos comenzamos a preocupar de manera más exhaustiva en aumentar lo que ganamos (y no sólo lo que ingresamos) y eso que ganamos será nuestro ahorro. Ahorro que luego podemos invertir para generar riqueza.

Pero ¿cuánto debemos ahorrar entonces?

Primero es determinante dejar en claro que cuando hablamos de consejos de ahorro no podemos establecer cifras ya que los ingresos de cada persona varían entre sí por lo que siempre debemos referirnos en porcentaje (%). ¿Cuánto porcentaje de nuestros ingresos debemos ahorrar?. Existen diferentes márgenes de ahorro, un mínimo y un ideal, dependiendo de tus objetivos futuros querrás aplicar uno u otro y por supuesto que también de acuerdo a tus posibilidades. Soy consciente de que una realidad en obligaciones económicas varía entre una persona y familia a otra. Hijos, pago de arriendo o dividendos, pagos de créditos de consumo (que ya fueron tomados cuando no se tenía tal vez la mejor conciencia de ello), necesidades familiares o personales específicas (tratamientos médicos, medicamentos, etc…). Por lo que no conociendo el caso en particular de quien lee este artículo, debo dar un listado de estos márgenes de ahorro y tú sabrás cuál de ellos puedes tomar de acuerdo a tus intereses y posibilidades:

De acuerdo al total de tus ingresos netos:

AHORRO MÍNIMO: 20%

Con el ahorro mínimo te asegurará una base a largo plazo (10 años o más) que tendrás una salud financiera adecuada siempre y cuando no te vayas endeudando de forma paralela con créditos que no sean adecuados. Un 20% de ahorro significa que cada 4 años de ingresos ganarás 1 año de ingreso totalmente pagado. Esto te podrá servir en caso de perder tu fuente laboral o negocio, dándote tiempo de tranquilidad de 12 meses para regularizar tu vida económica.

AHORRO MEDIO: 30%

Con el ahorro del 30% del total de tus ingresos netos, irás construyendo una gran base a largo plazo para tu independencia económica sirviendo incluso para emprender en tu propio negocio (a su escala adecuada a los ahorros por supuesto) después de varios años de disciplinado proceso. Si a esto le sumas un consumo apropiado evitando el sobreendeudamiento tendrás un futuro prometedor en unos 15 o 20 años.

AHORRO IDEAL: 50%

Este es el margen ideal que recomiendo como base pero que es muy duro de lograr ya sea por voluntad propia ya que conlleva privarse de “lujos” o ciertos “placeres” inmediatos para quienes tienen los suficientes ingresos y pueden ahorrar este porcentaje y es mucho más difícil para quienes tienen ingresos que no les permite llegar a este nivel por la carga económica personal o familiar que poseen. Para los que pueden y se disciplinan en ello podrán tener unas finanzas personales blindadas en unos 5 años y en unos 15 años ya tendrán capital suficiente para invertir en su propio negocio libre de deudas que les dará la libertad financiera que posiblemente puedan desear. Un ahorro del 50% de los ingresos significa que con cada mes de trabajo se viven 2 meses por lo que literalmente quienes aplican este margen estarán “ganando al tiempo”.

AHORRO PRO: SOBRE EL 50%

Este es un nivel superior, es un margen muy difícil de llegar para la mayoría puesto que por lo general o implica tener una fuente de ingresos muy alta y disfrutar de un modo de vida austero o puede aplicar para solteros que viven con sus padres y ya gozan de ingresos económicos. Quienes puedan ahorrar ya sea un 60% o un 70% o incluso un 80%, a plazo de 5 o 10 años tendrán una ventaja enorme del tiempo llevando una vida relajada sabiendo que en su mente descansará en el conocimiento de que su cuenta bancaria tiene varios años de sueldos ahorrados que le permiten soportar casi cualquier tipo de racha negativa y por supuesto podrán en unos 15 años invertir de una forma tal que podrán incluso saltar desde la clase media a ser de clase alta (generación de riqueza asegurada con este nivel) si es que se tiene la paciencia y disciplina suficiente para repetir este proceso por años.

Conclusión

El ahorro te mantendrá a salvo. El ahorro es la forma más preventiva y eficiente como base de que un futuro negro económico toque tu puerta. El ahorro se desarrolla, es un hábito que mientras antes lo desarrolles, antes podrás ganar tiempo de apalancarte de él. Como le respondí a una amiga cuando me preguntó cuál sería el primer regalo que le haría a mi [email protected], mi respuesta fue, una alcancía porque como experto en Finanzas personales, sé que si mi futuro [email protected] aprende el hábito del ahorro, difícilmente tenga un futuro con apremios de esta índole.

Te invito a comentar y te mando un cordial saludo!

Rodrigo Aguila Bahamonde
Rankia Chile
  1. en respuesta a Dasmadg
    #2
    03/03/21 19:45
    Hola Dasmadg
     
    Me alegra que te haya gustado el artículo y te apoyo con tu objetivo! Si puedes llegar al 50% créeme que después de unos 2 años sentirás y verás la diferencia en tu cuenta bancaria y en tu satisfacción psicológica.

    De paso te invito a suscribirte en mi Blog.

    Un abrazo!
  2. #1
    03/03/21 19:34
    Que gran artículo, en lo personal ahorro entre el 25% a 30% pero me pareció super retante proyectarme al 50% o más