Limitar el Apalancamiento en el Trading ¿Es la solución?

Limitar el Apalancamiento en el Trading ¿Es la solución?




Hace unos días tuve un interesante conversatorio con el rankiano y blogger @victor-c-urrutia (el Psicólogo del Trading) acerca de variados temas relacionados con su visión del psicotrading y del mundo del trading en general. Entre los temas por lo cual le consulté fue acerca de su opinión respecto al apalancamiento que ofrecen lo brokers de Forex/CFD’s y su respuesta estuvo muy interesante puedo que indicó que su visión ha variado con el tiempo siendo en un inicio una muy positiva para luego irse al otro extremo y finalmente en el último tiempo encontrando cierto equilibrio de posición (los matices como mencionó Victor varias veces durante la conversación).

En esta ocasión y en particular en la presente publicación, escribiré acerca de mi perspectiva respecto al tema poniendo como siempre un ejemplo para facilitar la comprensión de la idea que tengo en mente.

Un preámbulo para entender la situación estadística


Los datos deben ser siempre nuestro primer referente sin lugar a dudas.

Primero es necesario conocer el “pasado” (no tan pasado) y el presente de la situación respecto a niveles de apalancamiento de brokers en Europa para luego entender el apalancamiento en altos niveles y su repercusión en los resultados de los “traders”. 

La historia parte con acordarnos de los niveles de apalancamiento que tenían hasta hace poco los brokers de la Eurozona. Estas entidades sufrieron una agresiva reducción de los niveles de apalancamiento ofrecidos a sus clientes siendo estos reducidos por normativa de la ESMA (European Securities Markets Authority) desde niveles que llegaban hasta 500 veces (1:500) en algunos activos financieros hasta 30 (1:30) veces como máximo . En pocas palabras, los clientes vieron reducidos hasta 15 veces los niveles de apalancamiento de un momento a otro por normativa de la ESMA. Esto sumado a otros cambios como la publicación de porcentaje de clientes perdedores en sus respectivos sitios web con actualización trimestral de estos datos como la división en dos categorías de clientes: Profesionales y Minoristas, entre otros cambios establecidos por la autoridad europea de Mercados Financieros.

El daño colateral


Se supone que el objetivo de la ESMA era proteger a los clientes de los altos niveles de apalancamiento ofrecido por los brokers europeos sin embargo terminó sucediendo lo contrario. Clientes que contaban con altos niveles de protección debido a regulaciones como la FCA (Financial Conduct Authority), pasaban a aperturar cuenta con los mismos brokers pero en filiales de ultramar en ubicaciones como Belice, Islas Cayman, Islas San Vicente y las Granadinas, Islas Marshall, Seychelles, Bahamas, Mauricio, etc… Esto consensuadamente entre clientes y brokers con el único objetivo de continuar teniendo la posibilidad de operar con los niveles de apalancamiento acostumbrados pero ahora sin los ojos de estrictos reguladores ni seguros de garantía de fondos en caso de insolvencia del broker. En pocas palabras, la cual terminó siendo en casi todos los casos peor que la enfermedad.

Entrando al tema


Conociendo lo suficiente del cambio regulatorio sufriendo en Europa en lo que apalancamiento se refiere, no nos centramos en unos datos recabados en brokers de Asia los cuales han mantenido desde hace años menores estadísticas de clientes perdedores respecto a sus similares de Europa. ¿Esto significa que los asiáticos son mejores traders que los europeos?. Para nada, la diferencia radica en el uso del apalancamiento. 

En Asia desde hace años los niveles de apalancamiento han sido limitados por lo que obtenemos menos desastres que los que se mostraba hasta hace poco tiempo atrás (antes de las restricciones de la ESMA) en Europa pero hoy se siguen mostrando en países donde los niveles de apalancamiento son mayores.

¿Es entonces la limitación al apalancamiento es la solución?


De acuerdo a mi experiencia de años de Trader, Gestor y Broker puedo decir que no estoy de acuerdo con que la solución parte por limitar el leverage ofrecido por los brokers ya que hago una similitud con los automóviles y sus respectivos fabricantes. Para ello pongo en la mesa la siguiente reflexión:

Sabemos con años de estudio que a mayor sea la velocidad en que se conduzca un automóvil, mayor es el riesgo de accidente de tránsito. Teniendo claro esto, de acuerdo a la reflexión de la ESMA y de los que apoyan la tesis de que la solución pasa por la restricción del apalancamiento; La solución a los accidentes de tránsito es el ordenamiento de la Ley a los fabricantes de automóviles para que saquen al mercado motores que no puedan superar cierto nivel “seguro” de conducción. Digamos unos 100 km/h (o sería incluso menos si lo vemos con los mismos ojos de la ESMA).

Es cierto que si incluso exageramos un poco, y nos limitan a conducir automóviles con una velocidad máxima de 50Kh/h los accidentes tenderían a disminuir increíblemente y se evitarían muchas muertes fatales producto del exceso de velocidad. ¿Entonces por qué no se hace?. Por varios motivos, el primero es porque se entiende que cada persona que conduce sabe lo que hace, es consciente de ello, responsable de sus actos y eso ante la Ley de cualquier país. La segunda razón es porque sería una medida impositiva casi “imperdonable” para muchos, que te dijeran que tu Lamborghini no podrá tener un motor que supere los 100km/h. Un total asalto a la libertad ¿no?. Además, seamos sinceros, ¿qué porcentaje de conductores andan en niveles absurdos de velocidad (arriba de 100km/h por dar un ejemplo) dentro de calles normales de la ciudad (dejemos a un lado las pistas y avenidas rápidas), sin duda que algún desquiciado, alguien ocasionalmente urgido, un alcoholizado o drogado pero la gan mayoría conduce bajo ciertos niveles prudentes.

Entonces, si confiamos en que con motores que pueden superar los 200Km/h y pueden atentar contra la vida de terceras personas (inocentes) en la vía pública aún así no ponemos restricciones (reales, prácticas, no teóricas como los avisos de reducir velocidad) pero por el contrarío, sí vemos correcto y necesario hacerlo con el apalancamiento donde se supone que también somos conscientes de que tan preparado estamos y que en el peor de los casos, no ponemos en riesgo a terceros (es nuestro propio capital).

Conclusión


Como mencionaba anteriormente al igual que es bastante absurdo obligar a los fabricantes de automóviles limitar la velocidad de sus motores a unos 100 km/h (o menos) para reducir las estadísticas de accidentes de tránsito ya que se entiende que se asume legalmente y por discernimiento que el conductor es una persona responsable del resultado de su conducción ante el mismo, los demás y ante la ley, lo mismo debe aplicar para el apalancamiento. Una persona es consciente de su nivel de conocimiento de la operativa de activos financieros, yo sé que no soy Schumager por lo tanto no pretendo conducir a 200km/h, por lo que cualquier persona con un mínimo de razonamiento sabrá qué clase de expertis tiene sobre la comercialización de activos financieros en los mercados como para definir cómo y a qué nivel de apalancamiento decidir que es el correcto para operar.

No necesitamos a los fabricantes de automóviles limitarnos el poder del motor como tampoco necesitamos a organismos que nos limiten el apalancamiento para evitar accidentes (ya sea de tránsito o económicos). Por el contrario, necesitamos organismos que nos protejan de las malas o potencialmente malas prácticas de entidades financieras como de algunos brokers vigilando constantemente sus prácticas y no creando un entorno hostil que nos motive a dejar las regulaciones más seguras para nuestro capital y con ello colocándonos en una situación de mayor exposición en vez de una de mayor protección.

Al fin y al cabo la codicia que nos puede llevar a sobreapalancarnos es similar a la urgencia de llegar más rápido desde un punto “a” hacia un punto “b” mientras se conduce...



Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!