2



¿Ahorrar en silencio? Hoy desperté pensando en la importancia de considerar este punto como algo no menos relevante por lo que explicaré en detalle bien lo que significa y los argumentos que respaldan la decisión de ponerlo en práctica de forma habitual.

Desde hace mucho tiempo y como también he reflejado y aconsejado en varios de mis artículos publicados en este, mi blog en Rankia, el ahorro es la base de las Finanzas Personales y su práctica implica empujarnos hacia lograr una salud financiera espectacular en el tiempo. Todo impulsado por el genial hábito del ahorro.

¿Y ahora cuál es el problema?


Se dice por ahí que todas las personas tienen problema de dinero, los que tienen poco por la escasez que eso significa y los que tienen mucho porque deben saber cómo administrarlo, invertirlo y cuidarlo, este último punto (cuidarlo) es en el que nos centraremos en esta publicación.

La realidad es que los adultos son muy poco adultos y por el contrario, muy infantiles a la hora de ser responsables con sus finanzas personales, Sí, esa es la tendencia, lo puedo afirmar con conocimiento de causa como Consultor de Finanzas Personales con varios años de experiencia. Entre años de conocer experiencias financieras personales la conclusión es clara y preocupante: “La mayoría de los denominados adultos no tiene desarrollado el hábito del ahorro y para empeorar la situación, tienden a gastar más que sus ingresos”. ¿Cómo es posible que puedan consumir más de lo que sus ingresos le permiten? La respuesta es preocupante: A través del crédito. Es decir, el endeudamiento con entidades financieras (y en el peor de los casos con delincuentes y prestamistas particulares y ya en el terrible de los casos con gente ahorradora y responsable como tú).

Esta preocupante situación nos presenta un escenario probabilístico del que debemos tomar atención… Más de alguna persona a nuestro alrededor con alta probabilidad, tendrá problemas de dinero. Esta puede ser un familiar, un vecino o un amigo.

Como la historia del hijo pródigo de la Biblia, a veces la vida es injusta o al menos muchos se esfuerzan porque así sea y en este terreno no es diferente. Cuando alguien está en una situación extrema de falta de dinero y ya no tiene entidad financiera alguna que le quiera ayudar (o simplemente nunca calificó para acceder a ellas) tienden en su desesperación de buscar ayuda con el de al lado, al más cercano, a ese amigo o familiar que “tiene dinero”, porque “le sobra” (según su errado criterio, donde consideran que ahorro es igual a dinero de sobra para la persona que lo posee) y es ahí donde la persona responsable, prudente, que es capaz de privarse de gustos presentes con miras hacia su futuro, se convierte en el blanco ideal del desesperado por falta de dinero para ser su salvavidas. Ése es el problema…

La forma como ven al ahorrador…


La persona que no cuenta con el hábito del ahorro, el que no tiene idea alguna de lo que significa ahorrar ni para qué se debe hacer, no entiende ni ve con los mismos ojos el dinero ahorrado como persona responsable que lo hace; Donde el ahorrador ve provisiones para posibles tiempos futuros difíciles o una oportunidad de inversión futura o para el apoyo a su retiro el día que llegue, el irresponsable o tal vez no tan irresponsable pero con falta de dinero y poco previsor entiende al ahorro como dinero que le “sobra” a su poseedor y a la actitud de aporte de ahorro como una especie de deseo de acumulación y adoración al dinero, en pocas palabras, ve en un responsable ahorrador que no bota su dinero en cosas que no necesita, una especie de “Rico McPato”. Es decir, de una forma negativa, como si estuviese perdido, equivocado, un avaricioso de lo peor…

Pero aquí entra este “buen” ser humano que tiene la oportunidad de “liberar de esa pesada carga energética” a ese “ávaro” ahorrador con la posibilidad de que le ayude “prestándole” un poco de dinero para salvar su deplorable situación financiera, liberando su pesada mochila de piedras (de dinero), como si cada dólar fuese una piedra que ese avaricioso ahorrador cargara sobre él…

Cuando le dicen "NO"


El desesperado por dinero pero a la vez “salvador” ser humano enviado de forma divida a liberar de la “avaricia” al ahorrador toca la puerta, o mejor, hace un llamado o envía un correo electrónico (hoy formas existen muchas para contactar) para pedirle “prestado” (de esto me referiré en el siguiente punto) sólo un “poco” de dinero y con eso de paso ayudar al aproblemado a resolver su urgencia económica luego de contar su compleja situación recibe como respuesta del responsable y ordenado ahorrador un “NO” como respuesta, la molestia, el odio y el resentimiento se apoderan de él en contra de quien le deniega el “préstamo” y reafirma su previo pensamiento que está ante un egoísta y avaricioso donde pasa a ser la víctima de la historia dándose el lujo de contarle a todo el mundo, lo malo y egoísta que es su amigo, vecino o familiar. Tanto así que prefiere verlo sufrir a ayudarlo solo con un “poco” de dinero que tiene de “sobra” el ahorrador como si fuese una obligación tener que cedérselo sólo por el hecho de pedirlo y el otro tenerlo.

Prestado no existe…


Esto es bastante simple. Si una persona no tiene hábitos de ahorro y cae en problemas de dinero es bastante difícil que te devuelva lo que te pidió prestado puesto que antes que tú seguro tiene una serie de obligaciones financieras y como considera que ese dinero “te sobra”, te dejará al último además considerando el abuso de confianza (es duro, pero suele suceder).

En pocas palabras, ese dinero o se donará a esa persona (hacer como que se da y nunca volverá a tus manos) o podría causar un problema de amistad o de familia o mejor aún tengo una mejor idea para tí...

Ahorra en Silencio


Si no saben que tienes dinero ahorrado, no te pedirán. De aquí el título y consejo del artículo. “Ahorra en silencio”. El ahorrar en silencio (sin que le cuentes a tus amigos o familiares) evitará que cuenten contigo en caso de que requieran dinero. Sí, lo sé, esto puede sonar egoísta pero la verdad es que nadie se merece más ese dinero que tanto te ha costado ahorrar y privarte de gustos que tú mismo. Además si eres un buen ahorrador, lo más probable es que tengas un destino para ese dinero, ya sea inversión, la compra de una casa o el que sea. El que rompas con ese progreso (sacando dinero), destruirá tu plan de ahorro y esto es más común de lo que puedes creer. 

Hay muchos ahorradores que terminan perdiéndolo todo para la cirugía médica de tal sobrino o la universidad del hermano menor, etc… Después de tanto esfuerzo y perderlo todo (o casi todo) genera muy poco incentivo para volver a ahorrar. La frustración se apodera de ellos y terminan con su cuenta de ahorros en cero. Todo el esfuerzo se fue a la basura.

Tristemente suele suceder que después ni se acuerdan o nunca llegan a sopesar el real esfuerzo que significó el ahorro de cada peso para ti.

Conclusión


Evita contarle al resto que ahorras (ahorra en silencio) y si por alguna razón ya lo hiciste o no puedes evitar contarlo diles que es muy poquito y que lo tienes invertido a largo plazo y no lo puedes sacar de ninguna manera. En ese caso podrá ser una mentira pero créeme que es por lejos piadosa y necesaria porque te podría evitar problemas familiares o de amistad ya que la gente suele ser menos empática de lo que creemos y solo te verán como un mal familiar o mal amigo si no le prestas pero rara vez asumen que su falta de dinero es probablemente mucho de su responsabilidad. Finalmente, jugar a la víctima es bastante común en este tipo de casos. El/la mala siempre serás tú.

Cuida tu oro, porque vale cada minuto de esfuerzo que te tomó ganártelo... ¿Y si se molestan contigo y se alejan de ti? Te harán un favor puesto que no es la gente que necesitas a su lado, te ven como una billetera con brazos y piernas pero no como un ser humano. 

Rodrigo Aguila Bahamonde
Rankia Chile

  1. en respuesta a Pasubeda04
    -
    #2
    27/08/21 18:13
    Estimado @pasubeda04

    100% de acuerdo contigo. Desde muy pequeños a los niños hay que enseñarles la importancia del ahorro incentivando la creación del hábito. De esa manera estarán lejos de poder tener problemas económicos ya en vida de adultos.

    La educación financiera es muy importante.

    Un abrazo!

    Rodrigo Aguila Bahamonde
    Rankia Chile


  2. #1
    27/08/21 13:34
    La mayoría de estos problemas se solucionan criando a los niños para que aprendan a ahorrar. Incentivarlos al ahorro para que no tengan este tipo de problemas con el crédito, que si bien a primeras vistas parece ser "dinero gratis", a la larga puede ser un dolor de cabeza. Y ojo, no tengo ningún problema con el crédito, de hecho, lo apoyo totalmente, pero endeudarte para pagar un crédito, o pedir crédito para pagar una deuda no elimina el problema cuando tu estrategia de ahorro es pobre. Hay que enseñar a las personas a ahorrar y a ser conscientes de la relación entre el dinero que gastan y el que ganan.