¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.
SAT: Servicio de Administración Tributaria
Información del SAT: oficinas, citas, subastas y CFDI
Visita nuestro foro para que nuestros expertos puedan ayudarte

No es necesario ser formal para comprar vivienda, servicios de salud y obtener créditos

Han pasado casi 10 meses desde que el actual gobierno federal migró de forma obligatoria a quienes eran pequeños contribuyentes (como tiendas de abarrotes, papelerías, talleres mecánicos y cualquier pequeño negocio) al nuevo Régimen de Incorporación Fiscal obligándolos así a pagar impuestos, ya que prácticamente ningún negocio de ese tipo lo hacía. Sin embargo, no es necesario ser formal para comprar casa, contratar créditos o tener servios médicos o de salud.

 
Según el gobierno de Enrique Peña Nieto,
Este nuevo esquema facilitaría a contribuyentes emprender su propio negocio y/o hacer crecer el que ya tienen.
 
Para “incentivar el cambio a la formalidad”, desde diciembre de 2013 se informó que los contribuyentes que se incorporen a este sistema tendrían como beneficio no pagar el impuesto sobre la renta durante el primer año de actividad empresarial, al llegar al segundo pagarán 10%, al tercero otro 10% y así consecutivamente hasta completar el pago del 100% de ese impuesto en 10 años.
 
Además se les ofreció: que podrían emitir facturas electrónicas, hacer deducibles sus gastos y “pagar lo justo”, además de otros beneficios como acceso a créditos y la posibilidad de ser proveedores de empresas más grandes. La verdad es que todo lo anterior no son beneficios nuevos, son aspectos que por “default” tiene cualquier persona o empresa que paga impuestos en México.
 
Pero si con esto el gobierno de Peña Nieto pensó que muchos se harían formales tuvo un error de cálculo, pues por el contrario algunos micro empresarios (sector que le da trabajo a más del 90% del total de la población laboral de México) prefirieron cerrar sus establecimientos, ¿por qué razón? porque en México existe un temor y desconfianza muy arraigados ante hacienda, que es vista como una institución que “le quita a los mexicanos”.
 
 
Ante este panorama y más por una falta de educación financiera, muchos prefirieron cerrar sus locales antes que hacer declaraciones de impuestos.
 
Por otro lado, desde aquél 2013 cuando se anunció el cambio de régimen, varios analistas y grandes empresarios coincidieron en señalar que la creación del Régimen de Incorporación no generaría la migración a la formalidad; de hecho patrones del DF hasta se atrevieron a asegurar que los informales
No iban a darse de alta para tener seguridad social a cambio de perder las jugosas ganancias que les deja el trabajar en la informalidad.
 
Por último hubo quienes fueron más allá y desde un inicio aseguraron que más bien lo que el gobierno de Peña Nieto buscaba era
Empujar a los Repecos e Intermedios a un régimen de pago de impuestos general y no de hacer que los informales se integraran a la formalidad.
 
Ya durante el recién segundo informe de gobierno, un número importante de empresarios se sumaron a los reclamos y señalaron que el presidente se equivocó con su Reforma Fiscal, pues solamente dañó al sector productivo cautivo y no hizo lo necesario para ampliar la base de contribuyentes, dejando que toda la responsabilidad recayera de nuevo (y como ha sido por décadas en México) en la misma base cautiva.
 
Acto seguido el gobierno federal desplegó la propaganda nacional “Crezcamos Juntos, ¡Ser formal, conviene!”, sólo que a diferencia de 2013 esta vez lo hizo con más presencia en radio, TV e internet básicamente invitando a la gente a que por voluntad propia se formalice, pague impuestos y a cambio el contribuyente podría tramitar créditos para comprar casa, tener seguridad social y podría ampliar sus negocios.
 
Sin embargo “la solución” gubernamental de nuevo no fue bienvenida por los críticos de la reforma (empresarios y políticos), los legisladores del PRD están dispuestos a introducirle modificaciones a la propuesta de Peña Nieto antes del 31 de octubre. Como es su costumbre, el presidente de México reaccionó con sus acostumbrados discursos llenos de emociones y hechos sin fuente diciendo que “era normal que se genere polémica” porque la reforma es de “gran calado” y toca “algunos intereses”.
 
Inmediatamente saltó a la escena del debate un actor muy importante: la Cámara de Comercio Internacional con sede en México en voz de su presidenta, María Fernanda Garza, alertó que con el texto actual de la reforma del presidente “México pierde competitividad y va a quedar en una desventaja terrible en la región porque muchas empresas extranjeras van a escoger otros países para invertir”.
 
Además, al interior del país la sensación no es diferente, pues a los empresarios mexicanos les preocupa el incremento de la tasa de tributación así como la no deducibilidad de prestaciones laborales como el seguro social o el incremento del IVA, el cual (por cierto) subió en las zonas fronterizas del 11 al 16% para unificarse con el resto del país. 
 
Para rematar, María Fernanda Garza aseguró que los empresarios esperaban medidas para formalizar el empleo y, por el contrario, lo que hicieron Peña Nieto y Luis Videgaray “generará que muchas pequeñas empresas se vayan a la informalidad”, tal argumento fue compartido por la Confederación Patronal de la República Mexicana. Se calcula que en la actualidad 59% de mexicanos trabaja en la informalidad, es decir que no pagan ningún tipo de impuestos, además que en las calles, restaurantes, escuelas, centros de trabajo, etc., existe la queja generalizada que la reforma fiscal, tal y como está, recae sobre las clases medias.
 

No es necesario formalizarse para tener créditos

Por último hay que mencionar algo muy interesante e importante: para tener los beneficios que tanto enarbola el gobierno de Peña Nieto como acceso a servicios médicos, créditos para comprar vivienda y créditos para ampliar negocios NO ES NECESARIO FORMALIZARSE, pues empresas como Banco Compartamos otorgan crédito a mujeres que ya tienen un negocio y requieren financiamiento a corto plazo para comprar mercancía, crecer o bien para emprender. Los montos van desde los $3, 500 hasta los $40, 000 con sencillos requisitos, siendo tal vez el más complicado el tener un ahorro inicial del 5% respecto al monto solicitado. Por si esto fuera poco el crédito ya incluye capacitaciones para administrar mejor el negocio, así la empresa asegura el retorno del monto prestado y el microempresario disminuye los riesgos de fracaso. 
 
(Tal vez te interese descargar nuestra guía gratuita para iniciar tu propio negocio)
 

Créditos hipotecarios en México

Por otro lado ser profesionista independiente, freelance, jubilado o un microempresario no es una limitante para obtener un crédito hipotecario, la única condición es demostrar que se puede cumplir con el compromiso del financiamiento, ¿cómo hacerlo? con ahorros en bancos, pues si se deposita una cantidad constante por mes durante un tiempo, los bancos toman eso como base para evaluar la puntualidad y la capacidad de pago; el esquema es el mismo que hace Infonavit pues le retiene una una cantidad mensual al trabajador, sólo que cuando no se cotiza en ese instituto este proyecto demanda una disciplina por parte del del trabajador independiente que aspira a un hogar.
 
Si lo que preocupa son los intereses hipotecarios existen dos mitos:
  • Uno, que las hipotecas bancarias son carísimas.
  • Dos que el Infonavit es un crédito barato.
La realidad es que Infonavit no es un crédito económico y tiene como ventaja que obliga al trabajador a aportar dinero para depositarlo en su fondo de vivienda. Los bancos efectivamente son caros si se pide la hipoteca a 20 años, pero si la solicitas a 15 incluso es más barata que el mismo Infonavit. Digamos que el secreto es pedir una hipoteca bancaria a 15 años y no a 20.
 
Información de la Condusef actualizada a febrero de 2014 asegura que para un crédito de 1 millón de pesos con enganche de 20 por ciento a pagar en 15 años, el más barato es Banamex con su producto Hipoteca SIN, le siguen Scotiabank con su producto Pagos Oportunos, luego HSBC, Santander, Banca Mifel y Banregio (que manejan la misma tasa) y al final Inbursa. Por otro lado hay que recordar que ahora se puede cambiar la deuda al banco que más convenga y el trámite no tiene costos extra.
 
Otras empresas del gobierno que también otorgan créditos hipotecarios a trabajadores independientes son: la Sociedad Hipotecaria Federal y Bansefi.
 
Existen sistemas de tandas (llamados autofinanciamientos, por ejemplo con la empresa Grupo Autofin) que también sirven para comprar casa. Aquí se forman grupos de ahorradores de unas 400 personas quienes aportar recursos a un fideicomiso destinado al enganche y luego por turnos (sorteos) alguien del grupo obtiene su crédito y así hasta completar a todos los integrantes.
 
Si ya tienes un crédito de Infonavit también puedes bajar tu deuda, ¿cómo? por ejemplo si tu mensualidad acordada es de $1, 500 pesos, puedes pagar otros mil 500 y esa cantidad extra se va directo a capital, lo cual recalcula los intereses, los disminuye y así la vida del crédito bajan de manera importante. Para pagar ese extra debes informarlo antes al Infonavit.
 

¿Y la salud o seguridad social?

Ser empresario independiente, consultor, artesano, mecánico, dueño de miscelánea, trabajador ambulante, taxista, empleado doméstico, etc., no significa vivir en la incertidumbre por no tener servicio médico, pues por ley el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) ofrece este servicio para quienes se inscriban a su régimen de manera voluntaria, de modo que no es indispensable ser parte de la nómina de una empresa para gozar de este beneficio.
 
Los requisitos son celebrar un contrato individual, donde el contratante se obliga a hacerse responsable del trámite así como de los pagos. La vigencia es por un año y el costo es proporcional al salario diario. Se puede optar por diversos esquemas como enfermedades y maternidad, invalidez, etc., 
 
Además de recibir atención médica, este contrato con el IMSS permite que la persona cotice para obtener pensión por vejez, siempre y cuando cubra las semanas estipuladas así como con la edad que marca el IMSS.
 
Recuerda que también existen las tarjetas de gastos médicos menores, las cuales tienen convenios con diferentes médicos de especialidad y así obtienes un servicio privado con descuentos en las consultas. Dichas tarjetas cuestan en promedio entre 400 y 500 pesos cada año y son una buena opción para tener consultas médicas de calidad.
 
 
Como verás formalizarse no es el único camino para construir patrimonio y cuidar la salud.
 

Descarga la guía con todo lo que necesitas saber para invertir en CFDs

Si quieres conocer todas las claves comenzar a invertir con CFDs aquí podrás descargarte una guía con la información sobre qué son los CFDs, diferencias con otros instrumentos, coberturas, recomendaciones, riesgos...

Descarga guía gratis