Hace poco hablábamos de que en 2016 tendremos un SAT más agresivo  y ahora nos entramos que en plena celebración del 15 de Septiembre, el Servicio de Administración Tributaria de México comenzó a intercambiar información con autoridades fiscales de Estados Unidos para conocer a los mexicanos que tienen cuentas bancarias o inversiones allá ¿para qué? para analizar a quienes les van a hacer auditorías en 2016.
 
Este no es un programa nuevo, pues ambas naciones llevan meses haciendo pruebas tecnológicas, sólo que en pleno Día de la Independencia de México comenzó el intercambio de información fiscal.
 

¿Quiénes podrían ser investigados?

Bajo la ahora llamada Ley sobre el Cumplimiento Tributario de Cuentas Extranjeras (FATCA), el SAT va por aquellas personas que a partir de 2014 hayan ganado más de 10 dólares en intereses anuales. Por su parte, este acuerdo dice que México le entregará a Estados Unidos información de estadounidenses que tengan cuentas en nuestro país (también a partir de 2014) superiores a 50 mil dólares.
 
Hay que decir que este acuerdo no nació en México, fue por iniciativa de Estados Unidos hace cinco años y se lleva a cabo con 70 países para combatir la evasión fiscal, pues el escándalo de lavado de dinero de HSBC en cierta medida aceleró y justificó esta cooperación solicitada por el gobierno de Washington. En nuestro caso, el acuerdo terminó de concretarse el 9 de abril de 2014 y a partir de esa fecha inició el periodo de pruebas.
 

¿Cuántos participan en el intercambio de información?

Ya son más de 600 instituciones, entre bancarias y financieras en México, que darán información de sus clientes al gobierno de Estados Unidos, pues de no hacerlo y de acuerdo con la ley FATCA, podrían ser multadas con hasta 30% de impuesto sobre sus bienes ubicados en Estados Unidos.
 
Quienes también deben reportar las actividades financieras de sus clientes a Estados Unidos son Islas Caimán, Islas Vírgenes británicas, Brasil, Francia, Canadá, entre otros.
 

¿Qué datos de los clientes se compartirán?

Estados Unidos le dproporcionará a México el nombre, la dirección y el número de identificación fiscal, número de cuenta o equivalente, nombre de la institución depositaria, cantidad de intereses pagados al mexicano que vive allá así como el monto de ingresos que tengan acreditados en ese país así como el origen los recursos.
 
Por su parte, México mandará a Estados Unidos el nombre, dirección, número fiscal, número de la cuenta, el balance mensual y la cantidad de intereses pagados de norteamericanos con cuentas superiores a los 50 mil dólares.
¡Sé el primero en comentar!