Expertos en temas fiscales aseguran que el Servicio de Administración Tributaria (SAT) trabajará para hacer una mayor fiscalización hacia los contribuyentes en 2019 y así cumplir la meta que se ha fijado para romper la meta del dinero que obtiene por pago de impuestos, es decir, habrá mayor fiscalización en 2019.

Habrá mayor fiscalización en 2019

¿En qué se basan los expertos para afirmar esto? en un documento llamado “Precriterios Generales de Política Económica para el 2019” el cual fue entregado a la Cámara de Diputados y ahí se establece que el gobierno federal espera recaudar en 2019, 3.16 billones de pesos de contribuyentes que pagarán impuestos (en 2018 la meta fue de 2.95 billones de pesos).

 

Respecto a esta meta de hacienda, el Centro de Investigación Económica y Presupuestaria así como el Colegio de Contadores Públicos de México, piensan que los contribuyentes no deben estar preocupados por la creación de nuevos impuestos o en el aumento en sus tasas debido al cambio de gobierno, más bien sostienen que el aumento en la recaudación vendrá de una mayor fiscalización, que a su vez vendrá del uso de los medios electrónicos que tiene hacienda para obtener más información económica de los contribuyentes y así saber quién no está pagando lo que debe.

 

Por ejemplo, el Comprobante Fiscal Digital por Internet (CFDI) lo que hace es cruzar datos con los estados de cuenta de banco del contribuyente y hasta con otros medios de pago, con esa información Hacienda puede vigilar de donde vienen los depósitos de los contribuyentes y así darse cuenta si se está evitando el pago de algún impuesto, así que de ahí vendría la mayor recaudación.

Habrá mayor fiscalización en 2019

En el mismo documento entregado a los diputados, Hacienda dice que para el siguiente año está en posibilidad de rebasar la recaudación establecida en la Ley de Ingresos de la Federación del 2018, de modo que espera que los ingresos por impuestos representen 12.7% del Producto Interno Bruto de México.

 

El gran pero de este plan de Hacienda es que (de nuevo) no se contempla ampliar la base fiscal, es decir, esta mayor recaudación se haría con quienes hacienda ya tiene detectados como pagadores de impuestos, así que continua pendiente que el SAT vaya tras los informales, que actualmente (según datos del INEGI) se calculan en 57.2% de la población ocupada, es decir prácticamente seis de cada 10 mexicanos, o sea que en números redondos estamos hablando de unos 30 millones de personas que están en la informalidad y que no pagan impuestos al fisco.

 

¿Y en dónde están los informales?

Con los datos del INEGI se sabe que están en:

 

  • La actividad agropecuaria.
  • Servicio doméstico.
  • Trabajadores que están en empleos formales pero los patrones los contratan bajo modalidades que eluden el registro ante la seguridad social.
  • Entre otros…

 

Pero ellos son sólo una parte de los muchos que no pueden ser obligados a pagar impuestos. El problema que tiene Hacienda y por el cual no puede rastrearlos es porque millones no tienen un registro federal de contribuyentes, así que para ellos es lo mismo si les pagas por un medio financiero o en efectivo, pues al no haber registro ¿cómo los persigue la autoridad?

 

Entonces esa informalidad se convierte en un privilegio porque generamos un sistema injusto donde las cargas fiscales no son parejas para, por ejemplo, asalariados que ganan lo mismo que un informal, pero ellos sí pagan impuestos mientras los segundos no, y ello hace que el suelo no sea parejo.

 

 

¡Sé el primero en comentar!