De por sí los usuarios ya pagan IVA por disfrutar de las plataformas de streaming extranjeras, y ahora el partido del presidente (Morena) en la Cámara de Diputados, como aprovechando que por la pandemia estos servicios han crecido en suscriptores, quiere aprobar un impuesto a estos servicios de 7%, mismo que por su puesto acabará pagando el usuario final.

 

Lo que quieren los diputados de Morena es cobrar un nuevo impuesto a la tarifa que ya se paga por utilizar las plataformas Apple Tv, Disney +, Hulu, Netflix, Roku, entre otras más. Para echar a andar esta iniciativa, el partido quiere modificar la Ley del Impuestos Especial Sobre Producción y Servicios (IEPS).
 
Pero adicionalmente, la propuesta contempla que cuando el proveedor del servicio no tenga registrado un domicilio o no cuente con una oficina permanente en México, entonces la tasa no sea de 7 sino de 15%.
 
Como siempre, la justificación para cobrar este tipo de impuestos es que “se utilizará para fortalecer las finanzas públicas”, ya que una parte del impuesto (no se dice cuánto) “se destinará a programas de cobertura social de telecomunicaciones en comunidades indígenas”.
 
El problema con este tipo de “promesas” es que no es la primera vez que las hace la clase política, pero en la práctica nunca se llevan a cabo. Así pasó con el incremento al impuesto a los cigarros, donde “una parte” del aumento se destinaría a financiar los tratamientos que el IMSS e ISSSTE usan para curar enfermedades provocadas por el tabaquismo; la realidad es que jamás se informó de la cantidad de dinero recaudada y mucho menos se financió absolutamente nada. Este es sólo un ejemplo de varias justificaciones similares usadas anteriormente para cobrar nuevos impuestos, ¿por qué esta vez sería diferente?
 
Morena sabe que el cobro de este impuesto iría en crecimiento y sería favorable para la recaudación (aunque más bien lo justifica diciendo que “será favorable para las finanzas públicas”) puesto que los consumidores de streaming tienen una tasa de crecimiento acelerada. En los cálculos que ya hizo el partido, tienen previsto que para 2024 (año en que acaba la administración actual) los ingresos de las plataformas de streaming crezcan mil 454 millones de dólares. Esto es una cantidad de dinero que sin duda les causa mucha tentación.
 
En la propuesta de alza de este impuesto, destaca la visión que el partido tiene sobre estas plataformas de streaming: dice que suelen no hacer inversiones físicas en los países donde operan porque “sólo transmiten datos” usando las redes de los operadores de telefonía e internet, y a su decir “se montan” en una infraestructura ya hecha, sin invertir en nada más, por ello estaría justificado el incremento. Lo que se les olvida a los legisladores o no quieren admitir es que cualquier incremento en un producto o servicio siempre lo acaba pagando el consumidor final y por ello es que esta medida no sería vista con grado por parte de los consumidores y votantes mexicanos de cara a las próximas elecciones.




¡Sé el primero en comentar!