blog Subastas judiciales
Las subastas judiciales desde la mirada de un subastero

Compras judiciales al filo de la navaja

Guauuu, por fin me han dado la Posesión de cierto piso que compré hace unos meses que me han parecido años. 

Me lo pensé mucho antes de asistir a esa subasta porque las notificaciones que le habían hecho al demandado eran penosas, más bien inexistentes, y hasta el último minuto he estado temiendo que el tipo se personara en el procedimiento con abogado y procurador y tumbara todas las actuaciones desde el principio.

Es increíble el tiempo que algunos juzgados gastan en notificarle a toda costa a los demandados, tomándose todo tipo de molestias y a veces bajando hasta el infierno si es necesario, demorando innecesariamente años y años la buena marcha del procedimiento judicial y, sin embargo, en contraste con estos, la negligencia con que otros juzgados lleva a cabo las diligencias mínimas.

Este juzgado era del segundo grupo.

Había intentado notificarle al demandado solo una vez y el juez de paz había devuelto el exhorto diciendo que habían visitado una vez la vivienda sin encontrar al demandado y que devolvía la diligencia sin haberla llevado a cabo por falta de personal y de tiempo.

Cuando leí eso aluciné y aún aluciné más cuando el juzgado decidió que a partir de entonces todas las notificaciones se harían por edictos, incluso la última notificación de que el piso sale a subasta en veinte días.

Comprar en estas condiciones es muy arriesgado pues al mínimo intento del demandado por suspender la subasta lo consigue sin problemas. Tarde o temprano al juzgado no le queda más remedio que reconocer la burrada cometida o, aún peor para el adjudicatario, no la reconoce y entonces tiene que ser la Audiencia Provincial quien resuelva suspender la subasta varios años más tarde.

Naturalmente yo sabía que el demandado era perfectamente conocedor de su situación y sabía que su vivienda salía en subasta. Pero lo importante no es que lo supiera o no lo supiera, lo importante es que el juzgado no se lo había notificado más que por un edicto colgado de un tablón que no lee nadie, de manera que el riesgo de comprar y de que luego suspendieran la subasta era muy alto.

Menos mal que no todos los demandados están suficientemente informados acerca de los procedimientos obligatorios y algunos lo intentan todo sin ningún resultado y los que podrían conseguirlo sin problemas no lo intentan por falta de conocimiento.

Finalmente los meses han transcurrido y ya tengo el título inscrito en el Registro y las llaves en el bolsillo. 

Ahora bien, el dinero que voy a ganar, que tampoco es tanto, no me va a compensar del sin vivir de estos meses.

¿Creéis que merecen la pena tantos desvelos?

 

¿Te ha gustado el artículo?

Publico todas las semanas mi visión sobre las subastas inmobiliarias. Si quieres saber más y estar al día de mis reflexiones, suscríbete a mi blog.

  1. #1

    Kyrie lomthe

    Pues depende con los ánimos que te veas y cómo de complicado veas el asunto; si es un tio espabilado, pies para qué os quiero, si es uno no informado ni asesorado, pues yo creo que sí que compensa vivir al filo de la navaja...

  2. #2

    Pablo Barrionuevo

    ¿Cuál es la forma de hacerlo bien por parte del Juzgado? ¿El aviso de subasta se notifica por correo? Imagino que bastará con que se intente una vez, ¿no?

  3. #3

    Tristán el subastero

    en respuesta a Pablo Barrionuevo
    Ver mensaje de Pablo Barrionuevo

    ¿Una vez? El Servicio de Notificaciones y Embargos, si lo hay, tiene que hacer varios intentos de notificación personal. También se pueden hacer algunas notificaciones por correo.

  4. #4

    Pablo Barrionuevo

    en respuesta a Tristán el subastero
    Ver mensaje de Tristán el subastero

    Pero imaginemos -que es mi caso- una ejecución que trae causa de un proceso judicial en el que el moroso ha sido ya notificado por edictos dado que no le abre la puerta ni al del butano. El Juzgado que ejecuta es el mismo que ya le emplazó para la demanda declarativa mediante edictos. No sé cómo lo hará ahora, pero con esos antecedentes no creo que hagan esos "varios intentos"..... Claro que lo que has comentado de que se pueda anular la subasta me hace preferir que vayan 100 veces si es preciso. Eso sí, pues más meses y sufrimiento (no siempre el ejecutante es un banco malvado, sino que también puede ser alguien que necesita cobrar su deuda para comer).

  5. #5

    Tristán el subastero

    en respuesta a Pablo Barrionuevo
    Ver mensaje de Pablo Barrionuevo

    Lo que hay que hacer es intentar notificarle en el domicilio que coste en la escritura de hipoteca o en el contrato, si se trata de un ejecutivo ordinario. Si de tras varias visitas en el domicilio se deduce que el demandado sí vive allí pero que se hace el remolón, entonces se le notifica por edictos y adiós muy buenas. Y si de esas diligencias se deduce que el demandado ya no vive allí, entonces el secretario judicial puede hacer una búsqueda a través del Punto Neutro Judicial y vuelta a empezar con el nuevo domicilio que se haya encontrado.

    Lo malo es que la Administración de Justicia es bastante incompetente en general, de manera que lo mejor es que tú averigües por tu cuenta el verdadero domicilio y hagas que las notificaciones se hagan ahí.

  6. #6

    Pablo Barrionuevo

    en respuesta a Tristán el subastero
    Ver mensaje de Tristán el subastero

    El problema es que sí vive en el sitio donde se envían las notificaciones (y dos millones de burofaxes míos prvios y algún intento de notario), pero no abre la puerta. Es como aquel vecino del ático de la Rue 13 del Percebe...ja,ja,ja. Como ya hubo un juicio declarativo, los funcionarios ya saben que está pero que no abre. Imagino que no van a ir "varias veces" porque están hasta las narices. Lo que me da mucho miedo es que después se pueda anular la subasta. Has dicho "fácilmente" y eso me ha dejado muy preocupado. Si después de la subasta (pase lo que pase) me la anulan, me da algo. Pregunta: y en tal caso, un tercero adquirente que haya inscrito estará blindado, ¿no? Imagino que ahora me dirás que desde la subasta hasta la inscripción pasa mucho tiempo (me lo estoy temiendo).

  7. #7

    Crayola

    Los desvelos sirven de poco, pues la sorpresa (positiva o negativa) puede estar a la vuelta de la esquina y nosotros no verla. Además, después de mucho sufrir, por muy buena que sea la jugada la satisfacción suele ser breve, ya que generalmente estás centrado en otra compra. No sufras tanto, que te va a dar algo.

  8. #8

    Rjavier

    ¿Creéis que merecen la pena tantos desvelos?
    Cuando yo tenía veintipocos años pensaba que me compensaban este tipo de líos, porque me daban "vidilla" y me aportaban experiencia.
    Ahora con unos cuantos años más, ya pienso que no me merece la pena los malos rollos, porque realmente me afectan a mi tranquilidad y puede que hasta a mi salud.
    Debe ser un síntoma de vejez (ójala sea de madurez). Por ejemplo ahora ya solo adquiero pisos buenos.
    Hablando de otra cosa, revisando las estadística de elecciones políticas pasadas, es fácil comprobar la fortísima correlación que hay entre ventaja del PP al PSOE y nivel de educación, limpieza y no degradación de los barrios. Es más, ¿quieres saber rapidamente si un barrio es más tranquilo y limpio? pues mira las elecciones. También es curioso ver, como ha habido un corrimiento hacia el PP de aquellos barrios y pueblos (hablo principalmente de Madrid y limítrofes) que hace décadas eran considerados como malos y que con el tiempo han progresado.

  9. #9

    Crayola

    en respuesta a Rjavier
    Ver mensaje de Rjavier

    Es curioso. Creía tener claro que los votantes del PP eran octogenarios gagás que hacen la vista gorda a todo lo que está aconteciendo en el país, bien porque están jugando a la petanca, bien porque les quedan breves sobre la tierra. Gracias por abrirme los ojos.

Autor del blog
  • Tristán el subastero

    Información y opiniones sobre el mundo de las Subastas Judiciales desde la mirada de un subastero.

Envía tu consulta