blog Subastas judiciales
Las subastas judiciales desde la mirada de un subastero

¿Hay algo malo en ser subastero?

Como sabéis hace ya dos años que estrené mi otro blog llamado Subastanomics y que es el que me está sirviendo para monetizar mi visibilidad en el negocio de las subastas.

Lo que nunca hasta ahora había contado son los problemas que tuve durante el año previo a su estreno para encontrar profesionales del diseño web y del blogging  que aceptaran trabajar para mi en ese proyecto.

Con las empresas medianas o grandes la cosa hubiera sido diferente pues se deben a su cuenta de resultados y no pueden dejar pasar a ningún cliente, pero yo estaba especialmente interesado en salirme del mercado de las empresas y ser atendido por pequeños empresarios autónomos con los que contactaba directamente desde su blog.

Es decir, gente parecida a mi, con la diferencia de que yo nunca he dejado sin contestar ningún correo.

A mi me respondía apenas el 20% de la gente a la que me dirigía y la mayor parte de ellos era para decirme que lo lamentaban mucho pero que estaban a tope de trabajo. ¡En 2013, en plena crisis económica!

Nunca dudé de que el problema era que, naturalmente, yo siempre usaba este blog de Rankia como tarjeta de presentación para que supieran de dónde venía y lo que me proponía hacer con el segundo blog.

También hay que recordar que aquel año 2013 fue el de la increíble campaña que todos los medios de comunicación hicieron contra los desahucios, con burdas mentiras mañana tarde y noche. Según toda la prensa, la radio y las televisiones, en España se suicidaban dos o tres personas cada semana y quinientas mil familias eran echadas a la calle cada año.

Todo mentira, por supuesto.

Como también era mentira la situación de emergencia social que algunos extremistas se inventaron para hacernos creer que en España la gente tenía que rebuscar en los contenedores de basura para poder comer.

Pero aquella campaña antidesahucios no acabó hasta que el gobierno se sacó de la chistera la Ley 1/2013, con la que prohibía los desahucios de las subastas en las que el adjudicatario fuera el mismo banco acreedor, lo que es así en el 98% de los casos.

Así, Ada Colau y sus compinches ya tenían su Ley Antidesahucios.

Conclusión, que aunque la campaña ya hubiera acabado para cuando yo me puse a buscar los proveedores de servicios que necesitaba, lo que sucedía cuando recibían mi correo era que le echaban un vistazo a este blog y...

¡¡Ohh, Dios mío, un subastero!!

Y el caso es que no entiendo tanta hipocresía, porque lo cierto es que cuando la gente me conoce y se entera de que soy subastero, enseguida cambian el curso de la conversación previa y empiezan a interrogarme acerca de los pisos que compro, que si se puede ahorrar mucho comprando en subasta, que cómo hay que hacerlo, que si les puedo ayudar, etc.

O sea, una lata.

Y no creáis que esto sucede de pascuas a ramos, no señor, de eso nada. Al contrario, es muy frecuente y hace años que estoy más que harto de que en mi presencia nadie quiera hablar de otra cosa que no sea la posibilidad de comprar en subasta.

Cualquier fiesta o reunión social a la que yo asista ya se de antemano que algunos van a conseguir que deje de hablar de las cosas que me interesan para terminar hablando de las subastas, como les interesa a ellos.

De hecho, si fuera por mi experiencia yo diría que a nadie le importa un carajo la situación de esas supuestas quinientas mil familias que se van cada año a vivir debajo de un puente si con eso ellos pueden hacer su pequeña inversión.

Y ojo, nada de comprar con un veinticinco o treinta por ciento de ahorro, no nada de eso. Si ellos se meten en esto será para comprar a mitad de precio o aún menos.

¡Hipócritas!

Precisamente por eso, porque conozco a mis semejantes y se que los demás les importan un carajo si ellos pueden obtener su beneficio, por eso no entiendo esta actitud hipócrita de rechazar el posible encargo profesional de una empresa que se dedica a invertir en subastas.

El caso es que he recordado todo aquello porque con mi actual nuevo proyecto me está sucediendo un poco de lo mismo.

De hecho recibo más respuestas cuando utilizo mi otro correo que cuando utilizo el que empieza por tristán.

Y es que la humanidad no cambia

Yo por mi parte, prefiero mil veces caer fatal por sincero que bien por hipócrita.

 

No vivas dando tantas explicaciones.

Tus amigos no las necesitan.

                                                                        Tus enemigos no las creen

                                                                             Y los estúpidos no las entienden.

 

Por eso nunca he negado que la inversión en subastas es la actividad a la que me dedico, a la que le debo todo mi patrimonio y, sobre todo, gracias a la cual puedo disfrutar de la vida que siempre deseé tener.

Por mucho que algunas plataformas ciudadanas hayan puesto de moda manifestar que especulamos con bienes de primera necesidad, lo único cierto es que el subastero juega un importante papel dinamizador de la actividad de compra venta de inmuebles. Por cierto, que hay muchos otros bienes que también son de primera necesidad, como el pan o la sanidad y lucrarse con su comercio es tan legítimo como hacerlo con la vivienda.

El subastero es un experto especializado que puede ayudar a inversores potenciales a colocar su dinero en este mercado tan complejo, quienes de otra forma probablemente buscarían otras inversiones más accesibles. Si estos inversores potenciales decidieran no invertir debido a tantas incertidumbres, eso produciría un mercado menos eficiente y, por lo tanto, que los bienes subastados alcanzaran un precio menor, con evidente perjuicio para el deudor y para su acreedor.

Y vosotros, ¿tenéis problemas para confesar que os interesa el negocio de las subastas?

 

¿Te ha gustado el artículo?

Publico todas las semanas mi visión sobre las subastas inmobiliarias. Si quieres saber más y estar al día de mis reflexiones, suscríbete a mi blog.

Comentarios
43
Página
3 / 3
  1. #41

    mtlc2012

    No soy subastero y a mi alrededor la imagen del subastero no es positiva.
    A mi me sorprende el conocimiento legal que teneis muchos de vosotros, algo que a mi se me hace muy cuesta arriba.
    Pero para vuestra desgracia arrastrais las cargas de los abusos que muchos subasteros han hecho a lo largo de su existencia.
    Tambien habeis sido el chivo expiatorio de un sistema corrupto (como el mencionado en la noticia). El subastero era la persona conchavada con el funcionario de turno que se hacia con los bienes más jugosos a precio de derribo.

    La gente solo vemos los grandes exitos no las pifias y eso es en primer lugar porque "sois" unos fantasmas. Simplemente es Evolucion. Aquel subastero que falla desaparece, el que pervive es por sus exitos y eso genera envidia y/o admiracion.

  2. #42

    Tristán el subastero

    en respuesta a mtlc2012
    Ver mensaje de mtlc2012

    Comportamientos golfos como el del subastero Cádiz van contra el resto de subasteros que son los principales perjudicados por sus trampas.

  3. #43

    Aitorbk

    en respuesta a Inversius
    Ver mensaje de Inversius

    Hombre, no te lo dan porque les vas a destapar asuntos sucios....

  4. #44

    Juanignacio

    Bueno, acabo de caer por aquí y he visto este blog.

    Como cliente de subastero que se juega su patrimonio al contado para descubrir más tarde, más bien tarde que pronto gracias a los funcionarios, lo que ha comprado, no entiendo cual es el mal que practicamos los paganos de las deudas de lo que aquí es un arte, el moroso. Pagamos las deudas a las SS para que haya pensiones, pagamos a la Hacienda para que haya carreteras y bonificaciones, y ni siquiera somos parte en la subasta. Somos el último mono a pesar de que mantenemos el País en marcha. Evidentemente, a cambio de una remuneración.
    Si quiero vender mi piso viene un comercial, a veces de lo más malo que te puedas tirar a la cara, y te mete un pequeño 5% por vender tu casa. Sin información, no sabe cuanto se paga de comunidad, ni le importa, si tiene aluminosis, si hay derramas, sólo quiere la paga y señal.
    Cuando entras en el mundo de las subastas, la información es lo primordial, gracias sobre todo a la dejación de los juzgados. Pues esa información se paga igual que en cualquier negocio.

Autor del blog
  • Tristán el subastero

    Información y opiniones sobre el mundo de las Subastas Judiciales desde la mirada de un subastero.

Envía tu consulta