Ajedrez y finanzas

3
Durante mi adolescencia y juventud fui un gran apasionado del ajedrez. Todo surgió cuando una noche con 13 años (demasiado tarde ya para empezar en serio) vi una película en la tele que me intrigó muchísimo y me hizo iniciar esta pasión. Ya sabía mover las fichas antes (me había enseñado mi padre) pero esto fue un nuevo impulso. La película era la adaptación cinematográfica de la excelente Novela de ajedrez” del gran Stefan Zweig, escrita en 1941 poco antes de su suicidio.

La película, titulada en alemán Die Schachnovelle, está actualmente disponible en Youtube pero sólo en alemán. Este año durante el confinamiento la volví a ver ahí y me recordó aquellos inicios hace más de 40 años. Los pequeños milagros de Internet.



Luego tuve la suerte de que en mi casa estuviese este libro sobre el famoso match Fischer-Spassky de 1972 y me hice un Fischeriano acérrimo

Match Spassky-Fischer 1972. Lorenzo Ponce-Sala
Match Spassky-Fischer 1972. Lorenzo Ponce-Sala


Fueron unos años de instituto donde el ajedrez absorbía buena parte de mi tiempo. Luego ya en la universidad fui jugando cada vez menos pero siempre me quedó ese interés inicial.

Ahora Internet lo hace todo mucho más fácil. Este año he descubierto el fantástico portal Lichess.org. Fue creado en 2010 por un programador francés llamado Thibault Duplessis y está hecho completamente con software libre y sin ningún tipo de publicidad. Todo un logro tecnológico que va como un tiro, ideal para partidas muy rápidas (bullet o blitz).

El confinamiento dio un primer gran impulso a la participación de jugadores de todo el mundo. Ahora con el gran éxito de la serie "Gambito de Dama" en Netflix ha habido un segundo impulso (y ojalá sirva para que haya muchas más mujeres interesadas por el ajedrez). En Lichess, en mi opinión la mejor plataforma para jugar existente actualmente,  hay muchos momentos donde se pueden ver más de 100.000 usuarios conectados jugando.

Participación en Lichess. Fuente: Lichess.org
Participación en Lichess. Fuente: Lichess.org


La conexión entre ajedrez y finanzas ha sido destacado por muchos. Incluso hay un torneo en León desde hace unos años con ese título. En Rankia han salido varios artículos que buscan conexiones, especialmente con el mundo del trading:

Lecciones de trading. Carlsen vs Anand

Trading, Póker y Ajedrez. 1ª Parte

Trading, Póker y Ajedrez. 2ª Parte

La edad de oro (IX) Las Vegas IV. Entorno y motivación

Mi próximo podcast, que acabo de grabar y que creo que tiene un enorme interés (lo dividiré en dos partes como episodios 32 y 33) ha sido con una persona que además de matemático, físico y trader es muy aficionado al ajedrez. Así que aún han aparecido más conexiones en el camino ...

Ahora toca actuar. Si te gusta el ajedrez y quieres encontrarte con otros usuarios de Rankia o aficionados a las finanzas de twitter hemos creado este equipo en Lichess:

Equipo "Finanzas y Ajedrez" en Lichess.org


Ya hemos realizado dos torneos, muy divertidos, de partidas blitz:

I "Finanzas y Ajedrez" Arena


  1. en respuesta a Juan Such
    #3
    21/12/20 17:57
    Hola Juan,

    Llevaba unos días sin conectarme, por eso me lo he perdido. A ver si mañana lo puedo escuchar, tiene muy buena pinta!
  2. en respuesta a Yoespeculador
    #2
    21/12/20 17:14
    Hola yoespeculador, creo que has batido el record de palabras en un comentario de blog :-)

    Respecto a póker, ajedrez e inversiones ya hemos hablado un poco en el último podcast que he publicado con Ricardo Pérez-Marco: 
    https://www.rankia.com/blog/such/4839669-ricardo-perez-marco-matematico-trader-episodio-32-podcast-juan-such

    La relación entre póker y finanzas también será protagonista de un próximo episodio. 

    A ver si coincidimos en algún torneo que hagamos por Lichess!
  3. #1
    21/12/20 16:33
    Hola Juan,

    Esperaré con impaciencia tu podcast. No sé si recordarás que te comenté que me gustaría que entrevistaras a un especulador de medio plazo, para contrastar un poco con la abundancia de gestores value e indexados que has traído a tu podcast. Seguro que será muy interesante, promete mucho.

    Es curioso que precisamente ahora me pille este artículo tuyo leyendo un libro de póker (muy centrado en la parte psicológica del juego), con el objetivo de mejorar mi especulación bursátil: The poker mindset. Son 7 reglas que si las tienes presentes te ayudan a afrontar psicológicamente el póker (o desde mi punto de vista, cualquier actividad que implique una varianza alta, en este caso, la especulación) de manera que busques maximizar tus probabilidades de ganar  a largo plazo. Te habla de cosas como el tilt, que es cuando tú estás desarrollando un juego peor del que eres capaz por cualquiera de 1.000 movidas, y al menos yo me he sentido muy identificado. O sea yo he estado en tilt especulando.

    Desde mi punto de vista, encuentro que puede haber una gran transferencia de habilidades, conocimientos y actitudes del buen póker a la buena especulación. A mí este libro me está gustando mucho y me está ayudando a darme cuenta de errores. Otro muy bueno de este tipo, pero esta vez especializado en la especulación, es Trading in the zone. Es un librazo. Realmente creo que solo un veterano con heridas de guerra en esta actividad puede entender la importancia de estos libros que no entran en materia de habilidades técnicas, solo en la parte psicológica del juego. Tampoco soy yo tan veterano, pero ya tengo mis cicatrices después de foguearme unos años en esta jungla, y creo que estos libros son un verdadero tesoro para aquellos que se están abriendo camino en este complicado mundo, como es mi caso, o para los profesionales que quieran acabar de perfeccionarse. No los recomendaría a un neófito, por el sencillo hecho de que pensarán que lo que cuentan estos libros es obvio, y de hecho lo es, pero es que el ser humano no está hecho para pensar en lenguaje probabilístico. Pensamos en lenguaje ingenuo. Pero solo nos damos cuenta cuando hemos perdido un montón de pasta... Jejjejeje Ahora en serio, creo que entender finanzas conductistas e interiorizar los mensajes de estos libros son básicos si algún día se quiere ser profesional. Y el primero es mi sesgo preferido, el sesgo de autoconfianza. De ese he pecado yo demasiadas veces, para darme cuenta que cuanto más humilde intelectualmente, menos ego, cuanto menos ego, más piensas en probabilidades. Cuanto más piensas en probabilidades, mejor tu gestión monetaria. Y gestionar tu bankroll es de las cosas más importantes en el póker o en la especulación. Un bankroll mal gestionado es la muerte bursátil. Desde que sé todo esto ahora opino que Michael Burry fue un loco con suerte. Sesgo de supervivencia. De todos los locos que se han arruinado jugándolo todo a mercado bajista, él la clavo, y Livermore en el 1929, solo para arruinarse pocos años después. Y es que cuando te adentras más y más en este mundo, te das cuenta de que nadie es tan listo.

    A riesgo de explayarme, contaré también que soy un gran aficionado al ajedrez. Me creía bueno hasta que me apunté a un club de ajedrez, ahí conocí mi nivel real. En todo caso, tengo unos ciertos conocimientos del juego, y tengo que decir que, así como el póker tiene mucha transferencia con la especulación, puesto que ambas actividades están dirigidas a navegar en un juego con alto grado de aleatoriedad, en el buen ajedrez no hay nada aleatorio. Conseguir una ventaja posicional no es cuestión de suerte, sino de análisis. El ajedrez es puramente determinista. Un buen jugador de ajedrez nunca espera que el otro se equivoque (sería el componente aleatorio). Como buen ajedrecista, tu misión es conseguir una buena ventaja posicional (control del centro, estructura de peones, desarrollo de piezas, etc), para machacar al otro aunque no deje de hacer la mejor jugada que puede hacer. Es decir, no hay que confundir variantes con aleatoriedad. Las variantes se analizan y te piensas como quedará tu posición en X jugadas vista, como no somos un ordenador no podemos llegar al final, pero ahí queda tu experiencia e intuición para guiarte. O directamente están las tácticas que ahí pues igual le ganas material al contrincante. Pero en cambio en el póker tu no sabes si tu pareja de ases va a ganar la mano, ahí entra la aleatoriedad de que cualquier cosa es posible. Sencillamente haces una apuesta, más o menos segura. Como si en bolsa te pones corto y el tío J-Pow quema la impresora, o si te metes en una compañía con buenos fundamentales y se destapa un escándalo contable al segundo posterior de darle al botón de comprar. Para mí el mundo de la bolsa es muy aleatorio, muy parecido al póker. No creo en la eficiencia de los mercados (¿Te acuerdas cuando la gente de confundió de ticker con Zoom? ¿O con Twitter? Como para confiarles que te valoren el precio de una acción). Tampoco creo en el value. El value funcionó en un rabioso mercado alcista y Lynch supo retirarse a tiempo. Recientemente lo que más ha funcionado es el growth. Y en un mercado bajista no funcionará ni el value ni el growth. Es decir, no sabemos la estrategia que va a funcionar, por lo cual en entorno de alta incertidumbre lo que maximiza tus oportunidades es la convexidad y la opcionalidad (Taleb). Ésta es mi humilde opinión después de haber investigado mucho y experimentado unos años, y de ahí que mi enfoque actual a medio plazo sea ese: aprender la mentalidad del póker, entender las opciones y el enfoque Talebiano, y ahora también estoy centrando mucho esfuerzo en la parte de indicadores económicos. No he leído bien la situación covidiana y es mi castigo: estudiar más duro y mejor, por haber perdido dinero cuando el resto lo ha ganado.

    En cambio el ajedrez es un arte, un buen ajedrecista no deja nada al azar. Kasparov siempre me ganaría y Deep Mind siempre ganará a Kasparov, porque en el buen ajedrez la aleatoriedad queda plenamente erradicada.

    Ay, qué Biblia te he escrito. Se nota que los temas que tocas me  interesan mucho. Eres un grande Juan, te lo digo de corazón. Un divulgador que la gente como yo necesita. Y si tengo tiempo estas Navidades me daré un paseíllo por el Lichess a que me machaquéis un poco, que hace años que no jugo una siciliana... jajja

    Un abrazo y Feliz Navidad!