6 recomendaciones

Es importante conocer los detalles que marcan la diferencia y me parece que conocer en detalle los criterios de rentabilidad de las compañías en las que queremos invertir nos da cierta ventaja frente al resto. Hoy me gustaría hablar de lo que supone conocer bien la diferencia entre el ROCE y el ROIC, a veces son conceptos que la gente no tiene muy claro. Espero que después de leer este post las dudas queden disipadas.

Empezemos por el ROIC. Esta métrica nos dice la habilidad de la compañía al asignar capital a la hora de realizar sus inversiones. Es decir, es el termómetro de como el negocio utiliza las fuentes de financiación para generar ingresos. La fórmula que nos explica el ROIC sería algo así: ( Beneficio no distribuido/ capital empleado). El númerador lo podríamos considerar como el resultado neto menos los dividendos y el denominador estaría formado por los fondos propios más la deuda neta de la compañía. Es importante poner en contexto este ratio con el coste del capital (WACC). Para una empresa con deuda, el denominado, coste medio ponderado del capital o el coste del equity en caso de que no tenga nada de deuda. La gran mayoría de empresas tienen algo de deuda por poca que sea. En cualquier caso un ROIC más elevado que el coste de capital, ya sea WACC o Coste del equity, significará que se está creando valor con esas inversiones.

Por otro lado el ROCE, mide la capacidad de la compañía de generar beneficios con el capital empleado, por tanto, el ROCE se convierte en en una medida de rentabilidad y de eficiencia y se calcularía de la siguiente manera: EBIT/ capital empleado. Cuanto más alto es este ratio mayor es la eficiencia del capital empleado, es importante asegurarse que la tendencia de este ratio es creciente y estable como señal de ser una atractiva opción de inversión. Al igual que el ROIC el valor que aportan es de manera global y no nos dan información por los diferentes tipos de activos o segmentos dentro de la compañía.

Las diferencias fundamentales entre ROIC y ROCE es que el primero mide la eficiencia del capital empleado mientras que el segundo calcula la rentabilidad operativa del negocio según el capital empleado. El ROCE es un ratio muy útil para comparar el rendimiento de compañías muy intesivas en capital como pueden ser las energéticas o utilities. Esta claro que no hay un ratio perfecto, pero el ROCE funciona mucho mejor si utilizamos el ROE como complemento. El primero para ver como de eficiente es la empresa con todo el capital, incluido la deuda y el segundo para ver el rendimiento generado para sus accionistas.

Otra de las cosas importantes a considerar es tener claro lo que significa el capital empleado. Tenemos dos formas de calcularlo. Por un lado, sería la suma de los activos fijos y el capital circulante. Es decir, vamos a sumar al activo fijo la parte del activo circulante después de satisfacer todos los pasivos a corto. La segunda forma de calcularlo sería restar del activo total la parte del pasivo circulante. Es decir, de todos los recursos de la empresa le resto las obligaciones a corto plazo para el normal funcionamiento de la compañía. De estos dos modos anteriormente mencionados podríamos obtener el capital empleado.

Es importante como dice el título de nuestro post estar atento a los pequeños detalles.En primer lugar y a fin de que el ROIC nos muestre el resultado más fiel posible a la realidad de la empresa ,deberíamos excluir del cálculo el goodwill o activo intangible si lo hubiera ya que esta partida queda al margen de la operativa de la compañía o calcularlo en ambos casos si la compañía en cuestión ha realizado grandes adquisiciones. Del mismo modo, los beneficios están medidos durante el periodo anual mientras que el capital suele coger la foto fija del capital empleado a final o a principio del ejercicio. Las compañías suelen coger el punto inicial con lo que no tienen en cuenta las nuevas adquisiciones de activos que generan ingresos a lo largo del año sobreestimando el ROIC. Si miramos al ROCE otro de los ajustes necesarios para afinar en nuestros calculos sería restarle el exceso de caja al capital empleado ya que esa partida no se emplea activamente en el funcionamiento del negocio.

En conclusión, es importante ir al detalle en ciertos cálculos que presuntamente nos dicen que la empresa A o B son muy atractivas para la inversión. Las diferencias entre ROCE y ROIC se basan fundamentalmente en que la primera calcula la rentabilidad operativa del negocio mientras que la segunda nos da una idea del rendimiento del capital empleado. El ROIC en muchos casos se realiza para hacer una comparativa entre las diferentes divisiones de la compañía para intentar controlar algunas desviaciones respecto del total. Con lo anterior y teniendo en cuenta algunos matices señalados anteriormente, tendremos mayores posibilidades de no caer en posibles trampas de valor a la hora de seleccionar compañías.

Javier Flórez

@FlorezJav

 

 

 

 

 

 

 

¡Sé el primero en comentar!
Comentar

Sígueme en Twitter

Sígueme en Twitter

Acerca del blog

Las opiniones, consejos, ideas que puedas leer en este blog, son en todo momento mis opiniones. Esto significa que muchas veces no serán como las tuyas, muchas veces sí lo serán, a veces serán correctas, otras veces equivocadas, pero siempre argumentadas, aunque puede ser que la información (pese a estar recogida de fuentes que considero fiables) puede ser incorrecta o incompleta.
Invertir en los mercados no es un juego. Cada día se gana y se pierde mucho dinero y son tantos los factores que pueden influir las valoraciones de los diferentes productos que existen de inversión/especulación que es imposible predecir sus movimientos con seguridad.
Ningún post de este blog tiene en cuenta tus circunstancias personales y no será en ningún caso una oferta o invitación de compra o de venta de ningún instrumento financiero: si decides lanzarte al mercado basado en cualquier idea aquí vertida es sólo bajo tu responsabilidad.

Sitios que sigo
Creative Commons License
Este Blog está bajo licencia Creative Commons
6 recomendaciones
Escribe aquí tu comentario...