blog La Vuelta al Gráfico
Economía y Mercados financieros desde otro punto de vista

Una nueva pataleta de Trump

El pasado fin de semana el presidente de los EEUU advertía en Bruselas sobre su nueva hoja de ruta en política exterior y era especialmente duro con lo que él llama los déficits desleales, haciendo hincapié  en el caso de Alemania. Solo un dato que invita a la reflexión. El 1 de Enero de 2002 entró en vigor el Euro, por aquel entonces, Alemania contaba con superávit comercial del 2,8% sobre el PIB, a día de hoy, se sitúa en el 8,7%. No cabe duda que la entrada en vigor de la moneda única ha sido muy positiva para el país germano.

Para el presidente de los Estados Unidos Donald Trump, la medida de la fortaleza económica de un país es su saldo en cuenta corriente, (exportaciones de bienes y servicios menos sus importaciones). Esta idea, por supuesto, es un sinsentido económico. Sostiene la doctrina conocida como mercantilismo, que comprende un conjunto de creencias deshonradas hace más de dos siglos. El mercantilismo sugiere, entre otras cosas, que Alemania es la economía más fuerte del mundo, porque tiene el mayor superávit en cuenta corriente.

En 2016, Alemania registró un superávit en cuenta corriente de aproximadamente 270.000 millones de euros (297.000 millones de dólares), lo que representa un objetivo obvio de la ira de Trump. Y su superávit comercial bilateral de 65 mil millones de dólares con los Estados Unidos presumiblemente hace que sea un objetivo aún más irresistible. No importa que, como miembro de la eurozona, Alemania no tenga un tipo de cambio que manipular. Olvídese de que Alemania es relativamente abierta a las exportaciones estadounidenses, o que sus legisladores están sujetos a los reglamentos anti subvenciones de la Unión Europea. Ignorar el hecho de que los saldos bilaterales son irrelevantes para el bienestar cuando los países tienen excedentes con algunos socios comerciales y déficits con otros. Todo lo que importa para Trump es que tiene su cabeza de turco. Algunos hablan de manipulación del tipo de cambio pero quizás debemos de tratar de analizar las cosas más en profundidad.

En el mundo real, la explicación del excedente externo de Alemania no es que manipule su moneda ni discrimine contra las importaciones, sino que ahorre más de lo que invierte. La correspondencia de los ahorros menos la inversión con las exportaciones menos las importaciones no es una teoría económica; es una identidad contable. Los alemanes gastan colectivamente menos de lo que producen, y la diferencia se manifiesta necesariamente como exportaciones netas.

Alemania tiene una alta tasa de ahorro por una buena razón. Su población está envejeciendo más rápidamente que la mayoría. Sus personas sensatas ahorran para la jubilación. Ellos están acumulando activos ahora para poder disfrutarlos más tarde, cuando los índices de dependencia de la vejez son más altos.

Es por eso que el consejo que los dirigentes alemanes reciben de los asesores de la Casa Blanca e incluso de algunos economistas alemanes que afirman que Alemania estaría mejor abandonando el euro y dejando que su moneda se aprecie tiene poco sentido. Cambiar el tipo de cambio no disminuiría el incentivo para que los alemanes ahorraran.

Además, permitir que el tipo de cambio se aprecie desalentaría la inversión en sectores de bienes de capital intensivos en capital. Es cierto que una moneda más fuerte podría incrementar la inversión en servicios elevando el precio relativo de los bienes no comercializados. Pero el incentivo para invertir en servicios tendría que ser impulsado masivamente, dado que el sector no es intensivo en capital, para compensar la menor inversión en las industrias de exportación.

Mejor que manipular con la moneda sería abordar el ahorro y la inversión directamente. Aquí es donde los dos principales partidos que compiten en las próximas elecciones alemanas difieren. Los demócrata-cristianos de la canciller Angela Merkel sugieren recortar los impuestos. Esto tiene sentido en la medida en que el gobierno alemán es un ahorrador neto enorme; El superávit presupuestario de 2016 fue de 23.700 millones de euros, cifra récord.

El problema es que no hay garantía de que los hogares alemanes, que son los mismos ahorradores voraces, gastarán los ingresos adicionales. La ampliación de los créditos fiscales a las empresas alemanas podría ser más eficaz para impulsar el gasto, pero hacerlo sería políticamente problemático en un país donde la participación laboral en el ingreso nacional ya está disminuyendo.

Los socialdemócratas de Martin Schulz, por otro lado, favorecen el aumento del gasto público, invirtiendo en infraestructura en particular. En el actual entorno europeo de tasas de interés cercanas a cero, existe poco riesgo de que una inversión pública adicional reduzca la inversión privada. Y Alemania tiene enormes necesidades insatisfechas en salud, educación, comunicación e infraestructura de transporte.

Algunos se opondrán a que la infraestructura y los servicios públicos sean bienes no comercializados, por lo que un mayor gasto en ellos no impulsará las importaciones ni limitará el saldo de la cuenta corriente. Pero si el gobierno, en una economía plenamente empleada, redirige los recursos hacia la producción de bienes no comercializados, los hogares y las empresas tendrán que encontrar otras formas de satisfacer su demanda de bienes transables. La única manera segura de hacerlo es mediante la compra de importaciones adicionales, el gasto en el que inevitablemente aumentará.

En última instancia, la cuestión es por qué Alemania debería tratar de reducir su superávit en cuenta corriente. Una respuesta es salir de las esferas de Trump. Una mejor respuesta, ofrecida por el Fondo Monetario Internacional, es que hacerlo sería bueno para una economía mundial en la que la inversión es escasa, como lo demuestran las tasas de interés récord. Sería bueno para el sur de Europa, que necesita exportar más, pero sólo puede hacerlo si alguien más, como la mayor economía del norte de Europa, importa más.

Más que nada, más inversión en infraestructura, salud y educación sería buena para la propia Alemania. Una inversión pública bien orientada puede aumentar la productividad y mejorar el nivel de vida, aliviar las preocupaciones sobre la desigualdad y hacer frente a las debilidades económicas de Alemania. Por ejemplo, hay exactamente cero universidades alemanas en el top 50 globalmente. Más fondos públicos harían la diferencia. "La economía más fuerte del mundo" puede hacerlo. Esto último nos vendrían genial también a España, la educación es el pilar en el que se construye el futuro de un país.

Javier Flórez

@FlorezJav

Las opiniones, consejos, ideas, etc que leas en este blog, son sólo opiniones. En concreto las opiniones personales de Javier y de Tomás, no las de ninguna entidad.

Ningún post de este blog tiene en cuenta tus circunstancias personales y nada en este blog puede ni debe considerarse como asesoramiento de ningún tipo.Tampoco deberías considerarlo como una oferta o invitación de compra o de venta de ningún instrumento financiero. Invertir en los mercados no es un juego. Cada día se gana y se pierde mucho dinero y son tantos los factores que pueden influir las valoraciones que es imposible predecir sus movimientos con seguridad.

Podríamos tener exposición ya sea personal o a través de alguno de los productos que gestionamos en las entidades para las que trabajamos, en alguno de los activos que comentamos en el blog.

¿Te ha gustado el artículo?

Si quieres saber más y estar al día de mis reflexiones, suscríbete a mi blog y sé el primero en recibir las nuevas publicaciones en tu correo electrónico.

Autores
  • TomasGarciap

    Gestor de carteras y fondos de inversión. Sumo ya más de 11 años de experiencia en el sector financiero, la mayor parte en el Departamento de Análisis, Estrategia y Asesoramiento de un importante banco multinacional. Tengo la suerte de poder combinar trabajo en el sector financiero con actividad docente en varias universidades y centros de negocios. La Vuelta al Gráfico es mi pequeño rincón donde exponer mi opinión puramente personal.

  • Javiflo

    Javier Florez Garcia Javier Flórez es licenciado en Administración y Dirección de empresas por la Universidad de León y Master en Finanzas en Analistas Financieros Internacionales. Comenzó su carrera en entidades bancarias como asesor de banca privada y gestión de inversiones para posteriormente irse a Dublín y trabajar en BMW Irlanda. Ha desarrollado gran parte de su carrera en el grupo BNP Paribas en España primero como analista Macro y actualmente como Analista CIB Europe. Además, Javier ha sido futbolista profesional, en equipos como el Racing de Santander, Cádiz, la Cultural Leonesa o el Atlético Astorga.

Envía tu consulta

Sígueme en Twitter

Sígueme en Twitter

Acerca del blog

Las opiniones, consejos, ideas que puedas leer en este blog, son en todo momento mis opiniones. Esto significa que muchas veces no serán como las tuyas, muchas veces sí lo serán, a veces serán correctas, otras veces equivocadas, pero siempre argumentadas, aunque puede ser que la información (pese a estar recogida de fuentes que considero fiables) puede ser incorrecta o incompleta.
Invertir en los mercados no es un juego. Cada día se gana y se pierde mucho dinero y son tantos los factores que pueden influir las valoraciones de los diferentes productos que existen de inversión/especulación que es imposible predecir sus movimientos con seguridad.
Ningún post de este blog tiene en cuenta tus circunstancias personales y no será en ningún caso una oferta o invitación de compra o de venta de ningún instrumento financiero: si decides lanzarte al mercado basado en cualquier idea aquí vertida es sólo bajo tu responsabilidad.


Sitios que sigo
Creative Commons License
Este Blog está bajo licencia Creative Commons