Rankia México
Acceder
¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.
Blog La Vuelta al Gráfico
Economía y Mercados financieros desde otro punto de vista

El Caos vende

En el mundo de los mercados financieros, hay cierta tendencia a sobre utilizar los términos “corralito”, “pánico”, “burbuja” o “cisne negro”. Y normalmente, además se utilizan erróneamente.

Esto refleja un hecho simple, que resumía muy bien el personaje Louis Zabel a Jacob Moore en la película Wall Street 2, “el caos vende”.

 

Y determinados sectores en los mercados financieros están más centrados en vender que en informar o educar. Lógicamente, por otro lado, cada uno tiene su función. No lo digo a modo de crítica.

El problema es que muchas veces los inversores, especialmente los de menos experiencia, no saben ante qué tipo de agente del mercado están y no entienden bien su vocabulario, por lo que pueden reaccionar de forma muy negativa (para sus carteras) ante hechos que no lo son tanto. Y como muchos “expertos” y algunos medios de comunicación viven de vender pánico, a veces confunden. Hasta que con la experiencia los vas pillando.

Pero la realidad es que los cisnes negros en los mercados financieros no ocurren tantas veces como los medios de comunicación anuncian.

Lo explica excelentemente bien Vance Harwood en este post: los rendimientos de la bolsa no siguen una distribución perfectamente normal (el siguiente gráfico está sacado de ese post).

Por lo tanto asegurar que cada caída es un cisne negro se trata de un error puramente de concepto. Y de no haber leído el excelente libro de Taleb.

El error es causa de ver las cosas como inmutables y no entender los mercados financieros como algo que cambia continuamente. Es como un gran poema con versos que riman y versos que no. Y los que riman, a veces lo hacen en asonante y otras en consonante.

Eso sí, este tipo de palabras vende titulares, vende portadas, vende clics, vende noticias.

De ahí que uno de los mejores indicadores para un inversor contrarian sean las portadas y los titulares extremos de los medios de comunicación.

Una clásica, que sirva como ejemplo, podría ser esta:

 

Un año después, la bolsa subía un +20%. 10 años después, casi un +200%, a pesar de que le pillara por medio el crash de 1987:

 

Otra muy buena la fabricamos en casa:

 

Brutal el timing: +71% en el Brent (referencia para el precio del petróleo) desde la publicación, por dos días no pilló el mínimo, que estuvo sólo un -2% por debajo:

 

De hecho, en este estudio de Arnold, Earl y North, publicado por el FAJ en 2007, se estudia el rendimiento del mercado y de acciones específicas después de portadas o historias contrarian en las revistas Business Week, Fortune y Forbes entre 1983 y 2007. La conclusión es obvia: la portada o la historia suele ser escrita después de un periodo muy negativo o positivo, normalmente extremo, y suele coincidir con un suelo o un techo en el mercado o en el activo concreto sobre el que se escribe la portada o la historia.

La realidad de los mercados es que a grandes momentos de pánico extremo suelen seguir recuperaciones. Un paso atrás, dos adelante. Ya comentábamos en este post que después de un apocalipsis zombie en las bolsas (caídas importantes), la recuperación se daba normalmente entre 28 días y 28 semanas después.

 

En media, la recuperación de un evento extremo suele llevar unos 20 días, de acuerdo a este gráfico de Ned Davis:

 

El problema, es que tenemos que vivir en el día a día, donde todo es más turbio. La probabilidad de que una sesión del S&P 500, desde 1927, termine en negativo es de casi el 50%. Invertir es como tirar una moneda, dirán. Pero lo cierto, es que en el largo plazo, la probabilidad de que en un periodo determinado escogido al azar (una semana, un mes, un año, etc) una inversión finalice con un resultado negativo, es cada vez más bajo. Así, si invertimos hoy, la probabilidad de que mañana hayamos perdido dinero es de casi el 50%. Pero la probabilidad de que dentro de un trimestre hayamos perdido dinero baja hasta el 37,85%. La probabilidad de que en 5 años sigamos en negativo es del 25,88%. A 10 años, esta probabilidad cae hasta el 15,2%. 

Siempre que interviene sólo el azar, lo más rentable es apostar por lo positivo. Y el largo plazo funciona a favor de los optimistas.

 

Pero está claro que vende mucho más el pesimismo. Esto es en algo en lo que han coincidido genios como Lynch, Stuart Mill, Siegel, o Matt Ridley: los argumentos pesimistas suenan mejor que los optimistas. Parecen incluso más inteligentes.

 

Pero, como hemos dicho antes, en los mercados financieros, salvo en contadas ocasiones, no se suele hacer dinero apostando por lo improbable.

Es por esto por lo que se deben escoger con mucho cuidado las posiciones cortas (bajistas) que se abren. Necesitan un análisis mucho más exhaustivo. Toda posición corta tiene  un rendimiento asimétrico por el hecho de que el beneficio potencial tiene un máximo (0) y la pérdida potencial es infinita ilimitada (aunque potencial no es lo mismo que probable).

En conclusión: trivializar con el pánico es contraproducente y genera la sensación de mucha gente de que la bolsa es un casino y que no tiene nada que ver con el mundo real. Pero esto no es así.

Y en un mundo en el que viviremos más años, necesitaremos más ahorro. Por lo tanto, los profesionales tenemos una importantísima responsabilidad de educación.

Las opiniones, consejos, ideas, etc que leas en este blog, son sólo opiniones. En concreto las opiniones personales de Javier y de Tomás, no las de ninguna entidad.

Ningún post de este blog tiene en cuenta tus circunstancias personales y nada en este blog puede ni debe considerarse como asesoramiento de ningún tipo.Tampoco deberías considerarlo como una oferta o invitación de compra o de venta de ningún instrumento financiero. Invertir en los mercados no es un juego. Cada día se gana y se pierde mucho dinero y son tantos los factores que pueden influir las valoraciones que es imposible predecir sus movimientos con seguridad.

Podríamos tener exposición ya sea personal o a través de alguno de los productos que gestionamos en las entidades para las que trabajamos, en alguno de los activos que comentamos en el blog.

  1. #1

    Pvila314

    Muy buen artículo.
    Está claro que si hiciésemos caso de las portadas acabaríamos todos con esquizofrenia y sin poder dormir por las noches y seguramente tomando decisiones precipitadas (lo cual en inversión suele significar equivocadas).
    Lo mejor es que cada inversor empiece formándose y se conozca a sí mismo. Luego que defina un plan de inversión a seguir, que lo ponga por escrito y que lo siga sin dejarse influir por los titulares apocalípticos.

  2. #2

    Siames

    El pesimismo vende mas que el realismo pero el optimismo también vende más. La enseñanza de Taleb en realidad era que aunque improbable esos eventos raros muy negativos suceden y no se puede vivir como si no fueran a pasar nunca. Hay invertir sabiendo que la prensa tiene un gusto por lo apocaliptico pero también que los profesionales y comerciales de la banca, brokers y fondos de inversion lo ven/venden todo de color rosa.

    Por cierto que no todas las posiciones cortas funcionan como dices. La compra de puts por ejemplo si es asismetrica pero la perdida esta limitada al precio de la opción y el beneficio es potencialmente mucho mayor de lo apostado aunque no infinito.

    Claro que si hablamos con propiedad tampoco nada tiene un valor potencial de infinito como dices, es ilimitado que no es lo mismo que infinito, si algunos instrumentos pueden dar beneficios o perdidas de muchas veces lo invertido sin un limite a proiori, pero, para poder ser un beneficio o perdida infinitos, el valor del subyacente deberia poder ser también infinito, mayor que todo el valor existente en la tierra y más.

  3. #3

    TomasGarciap

    en respuesta a Siames
    Ver mensaje de Siames

    Bueno, si acaso podría vender más la euforia, el optimismo en general suele verse como simplón. Y vende más el pánico que la euforia.

    Lógicamente en una distribución hay eventos de cola. Y en mercados se producen menos de lo que los periódicos venden pero más de lo que los analistas predicen. Como digo, hay que saber leer a qué público se dirige cada mensaje. Con todo, apostar por ellos suele ser una estrategia perdedora y suele durar menos la cartera que la razón.

    Y efectivamente hay muchas formas de tomar posiciones cortas, igual que no es lo mismo potencial que probable y a veces es más probable que una posición con riesgo potencial de pérdida ilimitada (excelente apreciación la diferenciación entre ilimitado e infinito, hay que hablar con propiedad) y potencial de ganancia limitado termine en beneficios frente a otra con riesgo potencial limitado y ganancia potencial ilimitada.
    Pero lo que vengo a decir es que en el largo plazo lo que ha pagado es el optimismo y que deben tomarse muchas más precauciones cuando se toman posiciones cortas, no que no se tomen.
    Las posiciones cortas son más complejas en general (tanto por sus características propias como por los instrumentos necesarios para tomarlas) y suelen ser también más caras (la protección se paga). Esa es al menos mi experiencia y por eso la transmito así en mi blog.

  4. #4

    Siames

    en respuesta a TomasGarciap
    Ver mensaje de TomasGarciap

    Bueno es que si se es realista con la gente y les dices en bolsa pueden esperar en principio en torno al 6% anual de rentabilidad a largo plazo pero sujeta a volatilidades que pueden provocar perdidas puntuales de más del 40%, hay poca gente dispuesta a invertir, a pesar de ser la mejor posibilidad de inversión que tienen.

    La gente suele optar por una de estas dos opciones de relato frente a la bolsa:

    A) yo/mis gestores soy/somos los mas listos y sacamos rentabilidades del 10,15 y hasta 20% anuales con mucha menos volatilidad que el mercado.
    B) la bolsa es un casino donde se puede perder todo el dinero en un instante y es lo que antes o despues le sucederá al inversor individual

    Estas dos posiciones, aunque contienen su grano de verdad, son irracionales, pero son las que me suelo encontrar cuando hablo de bolsa con alguien y nunca tengo muy claro cual es más nociva.

Autores

  • TomasGarciap

    Gestor de carteras y fondos de inversión, especialista en divisas y materias primas. Sumo ya más de 11 años de experiencia en el sector financiero, la mayor parte en el Departamento de Análisis, Estrategia y Asesoramiento de un importante banco multinacional. Tengo la suerte de poder combinar trabajo en el sector financiero con actividad docente en varias universidades y centros de negocios. La Vuelta al Gráfico es mi pequeño rincón donde exponer mi opinión puramente personal.

  • Javiflo

    Javier Florez Garcia Javier Flórez es licenciado en Administración y Dirección de empresas por la Universidad de León y Master en Finanzas en Analistas Financieros Internacionales. Comenzó su carrera en entidades bancarias como asesor de banca privada y gestión de inversiones para posteriormente irse a Dublín y trabajar en BMW Irlanda. Ha desarrollado gran parte de su carrera en el grupo BNP Paribas en España primero como analista Macro y actualmente como Analista CIB Europe. Además, Javier ha sido futbolista profesional, en equipos como el Racing de Santander, Cádiz, la Cultural Leonesa o el Atlético Astorga.

Envía tu consulta

Sígueme en Twitter

Sígueme en Twitter

Acerca del blog

Las opiniones, consejos, ideas que puedas leer en este blog, son en todo momento mis opiniones. Esto significa que muchas veces no serán como las tuyas, muchas veces sí lo serán, a veces serán correctas, otras veces equivocadas, pero siempre argumentadas, aunque puede ser que la información (pese a estar recogida de fuentes que considero fiables) puede ser incorrecta o incompleta.
Invertir en los mercados no es un juego. Cada día se gana y se pierde mucho dinero y son tantos los factores que pueden influir las valoraciones de los diferentes productos que existen de inversión/especulación que es imposible predecir sus movimientos con seguridad.
Ningún post de este blog tiene en cuenta tus circunstancias personales y no será en ningún caso una oferta o invitación de compra o de venta de ningún instrumento financiero: si decides lanzarte al mercado basado en cualquier idea aquí vertida es sólo bajo tu responsabilidad.


Sitios que sigo

Creative Commons License
Este Blog está bajo licencia Creative Commons