Blog La Vuelta al Gráfico
Economía y Mercados financieros desde otro punto de vista

El Efecto Molodovsky

Uno de los múltiplos más utilizados y, curiosamente, menos entendidos en bolsa es, sin lugar a dudas, el PER. Es una herramienta sencilla pero poderosa que se obtiene dividiendo el precio entre los beneficios de la empresa, y puede interpretarse como el tiempo que tardaremos en recuperar la inversión realizada a través de los beneficios (suponiendo que el beneficio se mantenga estable): 

 

El PER se puede calcular de muchas formas. Las dos más extendidas son el trailing PER (esto es, dividiendo el precio entre los beneficios pasados) y el leading PER (dividiendo precio entre estimaciones de beneficios futuros). La forma de interpretarlo parece sencilla: las acciones con PER bajo están infravaloradas y por lo tanto se deben comprar, y las que tienen PER alto están caras y por lo tanto se deben vender.

De hecho, parece que ciertamente existe una relación entre un PER bajo y rendimientos altos en el futuro. Así por ejemplo en el siguiente estudio:

Resultado de imagen de pe and returns

 

Y hasta aquí la parte sencilla. Lo cierto es que lo que hemos dicho hasta ahora es una visión irreal, que da a suponer que podemos calcular si una empresa está cara o barata tan sólo por cómo cotiza frente a los beneficios que obtiene. Es decir, esta reducción nos llevaría a problemáticas como la de decir que es cara una empresa que tiene unas perspectivas espectaculares de beneficios pero que actualmente da pérdidas (una start-up por ejemplo).

La única forma de comenzar a afrontar esto es definiendo caro o barato. Y en bolsa no hay acciones caras o baratas en sí mismas, sino con respecto a algo. A otras acciones, a otros sectores, a su índice de referencia o a otros activos.

Por ejemplo, calculando el PER de los bonos (como la inversa de su YTM) y comparándolo con el PER de la bolsa frente a la historia podemos decir si la bolsa está relativamente barata o cara frente a los bonos.

En cuanto a otros empresas, para decir si un PER es alto o bajo, tendremos que compararlo con el de otras empresas que no sólo sean similares, sino que tengan características similares. Esto es, las mismas expectativas de crecimiento de beneficios, por ejemplo. En el momento en el que hay diferencias, el PER ya no es un indicador válido.

Por eso a veces se calcula el PEG, que es el PER entre el crecimiento de los beneficios. Así se pueden comparar empresas con perfiles de crecimiento diferentes. No es mala idea, pero evidentemente no basta.

El PER, como otros ratios, no es más que un número final que dice algo que depende de muchas cosas. Es informativo, pero la realidad es que quedarse sólo con el dato final no sirve para nada. (Hay que descomponerlo, como hicimos con el ROE).

En este sentido, es destacable el efecto conocido como “Efecto Molodovsky”. Este hace la observación, muy contraintuitiva, de que el PER muchas veces es máximo en suelos de mercado y mínimo en los máximos. Es decir, que funciona al revés de lo que se supone: hace máximos cuando surgen las mejores oportunidades y mínimos cuando el mercado está en sus máximos.

Lo anterior se produce porque en los suelos de mercado los beneficios están tan deprimidos que distorsionan los resultados, mostran un PER alto (si caen más rápido los beneficios que los precios, por ejemplo, el PER aumenta). Del mismo modo, en techos del mercado, si los beneficios aumentan fuertemente más rápido que los precios, el PER caería.

En resumen, no hay caminos fáciles ni indicadores milagrosos. Quien diga lo contrario, miente o intenta engañarte por algún motivo.

Las opiniones, consejos, ideas, etc que leas en este blog, son sólo opiniones. En concreto las opiniones personales de Javier y de Tomás, no las de ninguna entidad.

Ningún post de este blog tiene en cuenta tus circunstancias personales y nada en este blog puede ni debe considerarse como asesoramiento de ningún tipo.Tampoco deberías considerarlo como una oferta o invitación de compra o de venta de ningún instrumento financiero. Invertir en los mercados no es un juego. Cada día se gana y se pierde mucho dinero y son tantos los factores que pueden influir las valoraciones que es imposible predecir sus movimientos con seguridad.

Podríamos tener exposición ya sea personal o a través de alguno de los productos que gestionamos en las entidades para las que trabajamos, en alguno de los activos que comentamos en el blog.

¿Te ha gustado el artículo?

Si quieres saber más y estar al día de mis reflexiones, suscríbete a mi blog y sé el primero en recibir las nuevas publicaciones en tu correo electrónico.

Autores
  • TomasGarciap

    Gestor de carteras y fondos de inversión, especialista en divisas y materias primas. Sumo ya más de 11 años de experiencia en el sector financiero, la mayor parte en el Departamento de Análisis, Estrategia y Asesoramiento de un importante banco multinacional. Tengo la suerte de poder combinar trabajo en el sector financiero con actividad docente en varias universidades y centros de negocios. La Vuelta al Gráfico es mi pequeño rincón donde exponer mi opinión puramente personal.

  • Javiflo

    Javier Florez Garcia Javier Flórez es licenciado en Administración y Dirección de empresas por la Universidad de León y Master en Finanzas en Analistas Financieros Internacionales. Comenzó su carrera en entidades bancarias como asesor de banca privada y gestión de inversiones para posteriormente irse a Dublín y trabajar en BMW Irlanda. Ha desarrollado gran parte de su carrera en el grupo BNP Paribas en España primero como analista Macro y actualmente como Analista CIB Europe. Además, Javier ha sido futbolista profesional, en equipos como el Racing de Santander, Cádiz, la Cultural Leonesa o el Atlético Astorga.

Envía tu consulta

Sígueme en Twitter

Sígueme en Twitter

Acerca del blog

Las opiniones, consejos, ideas que puedas leer en este blog, son en todo momento mis opiniones. Esto significa que muchas veces no serán como las tuyas, muchas veces sí lo serán, a veces serán correctas, otras veces equivocadas, pero siempre argumentadas, aunque puede ser que la información (pese a estar recogida de fuentes que considero fiables) puede ser incorrecta o incompleta.
Invertir en los mercados no es un juego. Cada día se gana y se pierde mucho dinero y son tantos los factores que pueden influir las valoraciones de los diferentes productos que existen de inversión/especulación que es imposible predecir sus movimientos con seguridad.
Ningún post de este blog tiene en cuenta tus circunstancias personales y no será en ningún caso una oferta o invitación de compra o de venta de ningún instrumento financiero: si decides lanzarte al mercado basado en cualquier idea aquí vertida es sólo bajo tu responsabilidad.


Sitios que sigo
Creative Commons License
Este Blog está bajo licencia Creative Commons