A lo largo de estos días se han ido dando buenas oportunidades de entrada en venta en el par USDJPY con un objetivo de 106,72, el cual se ha cumplido recientemente. Por este motivo, ante una economía como la japonesa con buenas proyecciones de recuperación por delante y con unas expectativas más optimistas por el momento que Estados Unidos, no es de extrañar que sigamos viendo en el largo plazo las operaciones en venta como mejores opciones de entrada en el activo. Sin embargo, hay una serie de pautas que quiero marcar antes y que nos ayudarán a definir mejor qué momento es el más apropiado para operar este gráfico y qué cifras debemos tener en cuenta.

Si focalizamos en temporalidades inferiores de H1, según la imagen que adjunto en este análisis, quiero que veamos que el gráfico se está encerrando en un intervalo cada vez menor, con una fuerte lateralización por lo tanto. Siempre y cuando permanezca esta lateralización, lo mejor será mantenernos al margen y no operar. Para entradas más seguras sería mejor poder confirmar una ruptura bajista, puesto que así iría en favor de nuestra tendencia. Para confirmar a la baja, necesitamos mínimos por debajo de 106,65, planteando así un siguiente objetivo fundamental en el soporte de 105,62 y un primer take proffit en 106. Recordemos que cuanto más tiempo se lateralice USDJPY, la ruptura y movimiento posterior será más pronunciado. Iré indicando todo en mis redes sociales.

Operativas más arriesgadas se darían si, por contra, el activo rompe por encima de 107, pensando así en la proyección de 107,62 con una gestión de riesgo más conservadora al estar hablando de operaciones en contra de tendencia donde en cualquier momento el gráfico se podría girar.

¡Sé el primero en comentar!