Está claro que para tener éxito en el trading tenemos que tener una buena estrategia que nos dé resultados consistentes, pero no es suficiente. Se da muchas veces el caso de personas que tienen desarrollada una buena estrategia pero que no logran obtener beneficios, ¿Dónde está el problema? 

Sin lugar a dudas, la clave del éxito en el trading reside siempre en una buena disciplina o, lo que es lo mismo, una gestión adecuada de las emociones. Simplemente el hecho de no conformarse con dejar de ganar beneficios un día que ha habido muchas oportunidades o el tratar de recuperar cuanto antes lo perdido en una operación fallida provoca que todo nuestro tratabjo se vaya al traste, y si nos dejamos llevar por nuestros impulsos lo terminaremos pagando caro. 

Por ese motivo, una de las claves principales que tenemos que tener en cuenta es saber cuándo parar. Porque hay días que el mercado nos da grandes oportunidades de entrada, y debemos aprovecharlas por supuesto, pero no debemos dejarnos llevar por la codicia, hay que saber cuándo es momento de parar al ver que ya no se presentan oportunidades. Y todo lo contrario igual: no porque una operación haya sido fallida deberemos abrir otra entrada rápidamente tratando de recuperar lo que hayamos perdido previamente, porque si nos comportamos de esta manera no estamos operando de una manera lógica ni acorde a un plan preestablecido, y también lo terminaremos pagando caro. 

Por eso siempre lo destaco: no hay nada como la disciplina y la gestión adecuada de las emociones para operar correctamente. Y dentro de esto también se incluye el no sobreoperar. Porque no hay mayor error que querer abrir operaciones demasiado grandes de lo que realmente correspondería en función del capital que tenemos en nuestra cuenta de trading. Sí, está claro que si sale bien terminaremos ganando mucho, pero si la entrada es fallida, perder nuestra cuenta o perder una cantidad considerable es un error imperdonable. Arriesgar pequeñas cantidades cada vez que abrimos entradas nos ayudará a evitar malas experiencia y a hacer crecer poco a poco nuestra cuenta. 

Nunca intentes operar como si tuvieras una cuenta más granes, porque el camino más rápido nunca es el mejor y al final lo terminarás lamentando. Y, por supuesto, coloca adecuadamente tus niveles de stop loss y take proffit y no tengas la tentación de quitarlo, porque serán los que te salven en todo momento, ya sea por asegurar beneficios o por evitar pérdidas más grandes de lo que realmente te corresponden. 

No te pierdas el vídeo complementario aquí: https://youtu.be/PzWuQYz2zu0 

¡Sé el primero en comentar!