Rankia México
Acceder
¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.
Blog Way2value

Alejarse del mercado

Hace más de tres meses desde mi último post, y más de cuatro desde que me alejé del día a día del mercado, de mirar a diario los precios de cierre, de entrar en Twitter, de ver la relación acción-reacción de las noticias…. Aún así, no he dejado de lado ni la actualidad financiera ni el seguimiento de mis acciones, pero con una distancia de seguridad, la que permite no hacer demasiadas asociaciones entre lo que se dice y sus consecuencias.

¿Y qué he podido ver en estos meses? Que a final de 2018 hemos tenido una de las mayores caídas del mercado de los últimos años, y que a comienzos de 2019 hemos tenido una de las mayores recuperaciones del mercado de los últimos años. Como siempre, ¿qué conclusiones podemos sacar de todo esto? Que ni en diciembre estábamos tan mal, ni ahora estamos tan bien. De hecho, no ha habido ningún gran evento mundial a finales de 2018 que explique tal caída generalizada de las bolsas, de la misma forma que no ha habido ningún gran evento mundial en 2019 que explique su posterior resurgimiento. Tan sólo ha sido la habitual cadena de pesimismo/optimismo que de vez en cuando aparece en el mercado y nos hace dudar de nuestras propias convicciones. La difícil pero habitual situación en la que una persona trata de defender una opinión correcta ante un grupo hostil que termina por doblegarle a la opinión mayoritaria, aunque no sea la mejor.

Una excelente forma de no tener ocasión de dudar de uno mismo es evitar esos enfrentamientos directos. En la bolsa, la mejor manera de evitarlo es dejar un cierto espacio de seguridad entre nosotros y las noticias y sucesos del día a día. Centrarnos en el análisis de compañías y de sus estrategias a 3-5 años vista, olvidándonos de si el mercado cae un 10% o sube un 20%. Valorar una empresa y fijarle un precio objetivo, pues será la mejor ayuda a la hora de saber en qué punto debemos seguir invertidos, comprar más o vender, y revisar dicho precio cada bastante tiempo. No podemos cambiar de opinión cada semana, pues el día a día del mundo nos arrastrará con él.

Ahora voy a ofrecer un truco que he leído de muchos autores, y que voy comprobando que funciona con cada caída del mercado. Si tenemos una cartera de valores que se desploma cuando cae el mercado, y en algún momento concreto llegamos al pensamiento de que, con las pérdidas que estamos sufriendo no es momento de añadir más valores a la cartera no nos vaya a hacer perder aún más, ese es el preciso momento en el que se debe comprar. ¿Esperamos a que nuestros valores actuales se recuperen para añadir más valores? Error. Es una idea equivocada pensar que añadir más valores cuando el mercado y nuestras acciones han caído va a añadir más riesgo de pérdida a nuestra cartera, todo lo contrario, lo que añade riesgo a nuestra cartera es incluir nuevas posiciones cuando tanto el mercado como nuestros valores están subiendo. Como con todo, esto es válido de forma general en el mercado, pero quizá si nos vamos a casos puntuales acción por acción esta regla no se cumpla. Lo que está claro es que tras cualquier tormenta siempre vuelve la calma, como hemos visto en el final de 2018 y principios de 2019.

Por estadística, es difícil que se repitan dos años seguidos de caídas en los mercados (ver tabla inferior). La verdadera habilidad está en soportar el dolor mientras se encuentra uno en lo más hondo del pozo, visualizar lo que casi siempre viene después y sentar las bases para que podamos aprovecharnos de todo el recorrido.

 

 No es sencillo, pues si lo fuera la bolsa no tendría secretos para nadie. Pero quien consiga separar la razón de los sentimientos, el sentido común de lo que dictan las opiniones impulsivas e influenciables que nos rodean en nuestro día a día, habremos dado un paso muy importante para saber rentabilizar nuestras inversiones por encima de la media.

  1. #2

    Protobenito

    "ni en diciembre estábamos tan mal, ni ahora estamos tan bien"
    Efectivamente ¿ Y que conclusión sacamos de esto?
    Pues que a los mercados les importa muy poco (por no decir nada) como estemos. Lo que les importa es como "piensa" que vamos a estar. Y como ni el mercado, ni nadie sabe lo que nos depara el futuro, los movimientos muy pronunciados que no tienen justificación se corrigen. Aunque saber la forma en que se corrigen ya es otra cosa...

Autor del blog