¿Cuál es el futuro de los viajes en avión?

¿Cuál es el futuro de los viajes en avión?

El coronavirus paralizó el sector de los viajes. Al inicio de la pandemia, en febrero de 2020, reinó la incertidumbre y los países comenzaron a cerrar sus fronteras, lo que llevó a las compañías aéreas a cancelar miles de vuelos.

 La gente tampoco se atrevía a subir a un avión y viajar en un espacio reducido y cerrado durante horas, en momentos en los que ya se sabía que este virus se transmite por el aire. 

Sin nadie a quien transportar, numerosas compañías aéreas cancelaron las rutas habituales ya programadas y los vuelos regulares se redujeron al mínimo. Las acciones de las principales aerolíneas comenzaron a caer en febrero de 2020 y se mantuvieron en mínimos históricos hasta mayo del mismo año: United Airlines (75 %), Delta Airlines (66 %), British Airways [IAG] (75 %). Las aerolíneas de bajo coste también cayeron en picado: Southwest (60 %), Ryan Airlines (50 %), Easyjet (66 %).


Ha pasado más de un año desde el inicio de la pandemia y las acciones de las aerolíneas han repuntado ligeramente, aunque sus precios no han alcanzado los niveles de antes de la pandemia. Las fronteras de algunos países siguen cerradas, otras imponen restricciones y otras permiten el paso relativamente libre de personas. 

No obstante, sigue habiendo restricciones para viajar. La pregunta sigue siendo esta: ¿volverá el transporte aéreo a ser lo que era antes de la COVID-19?

Desafíos a los que se enfrentan las compañías aéreas

Un informe de la OCDE señala dos incertidumbres categóricas a las que se enfrentan las compañías aéreas: el coste de las medidas sanitarias y la forma de recuperar los vuelos comerciales. La pandemia ha obligado a las compañías aéreas a aplicar requisitos adicionales en materia de salud y seguridad, lo que aumentará los costes de explotación, al menos, en el corto plazo. Si el distanciamiento social se convierte en algo que se debe aplicar siempre en los viajes en avión, el número de asientos por avión podría reducirse hasta un 50 %. 

La venta de billetes, aunque genera ingresos, es una puerta de entrada para otros ingresos. Otra parte de los ingresos proviene de los servicios complementarios que las compañías aéreas ofrecen a los pasajeros, como la selección de asientos, el equipaje, las comidas, la clase y mucho más. En este caso, incluso si el precio de los billetes se duplicara, no cubriría los ingresos que se pierden como resultado de un menor número de personas por avión.

La segunda incertidumbre es el modo de recuperación de las compañías aéreas. La pandemia ha hecho que más personas sean precavidas a la hora de encerrarse en un espacio reducido durante horas con la posibilidad de contraer el coronavirus. 

Las empresas se están dando cuenta de que una gran parte de los negocios pueden realizarse a distancia y mediante teleconferencias, lo que significa que no se necesitan tantos desplazamientos. Dado que las restricciones a los viajes en avión varían según el país, esto es un reto para las compañías aéreas que quieren volver a tener la agenda llena. 

Aunque hay, al menos, seis vacunas aprobadas contra el coronavirus hasta la fecha, los efectos de las nuevas cepas del virus siguen sin estar claros. Dichas cepas podrían ser neutralizadas con una vacuna, pero podrían surgir otras nuevas, lo que provocaría más dudas a la hora de viajar en avión.

Menos viajes de empresa, más viajes de placer

Después de haber pasado el año pasado confinados y con restricciones en los desplazamientos, existe la expectativa de que la gente desee irse de vacaciones cuando se levanten las restricciones. 

Algunos analistas creen que, en un futuro próximo, habrá más viajes de ocio y menos viajes de empresa. El deseo de disfrutar de unas vacaciones en una playa soleada, de un retiro en la montaña o de un lugar fuera de lo común, tiende a favorecer a las compañías aéreas de bajo coste. 

Ciertas aerolíneas europeas de bajo coste como Ryanair y EasyJet son conocidas por sus numerosos destinos vacacionales. Por ejemplo, Ryanair vuela a 30 destinos en Italia, en comparación con los 18 de Lufthansa. La diferencia en el número de destinos es especialmente notable en los destinos vacacionales de la costa italiana, donde Ryanair tiene vuelos y Lufthansa no. En cuanto a la costa española, Ryanair supera al gigante alemán por 16 a 10. 

Pero el número de destinos no es el único barómetro. Lufthansa y Ryanair cuentan con una cantidad similar de destinos a la Grecia costera/insular. La isla de Corfú, en la costa occidental de Grecia, es un lugar popular de vacaciones. Lufthansa solo cuenta con dos aeropuertos con servicio a la isla, mientras que Ryanair tiene unos 20.


Los viajeros corporativos vuelan con las principales compañías aéreas

Aunque los veraneantes prefieran las compañías de bajo coste, las principales aerolíneas atienden al viajero de negocios. Las compañías de bajo coste suelen ofrecer un servicio regional, pero carecen de los vuelos transatlánticos, transpacíficos o de larga distancia que conectan los principales centros de negocios. 

Ryanair y Easyjet pueden llevar a pasajeros por toda Europa, pero solo las grandes compañías tienen vuelos a Estados Unidos, al Lejano Oriente o a otros destinos corporativos como Dubái y otras zonas de los Emiratos. 

La gran variedad de clases, como la económica premium, business y primera, son las señas de identidad de las principales compañías aéreas, por no decir que son grandes generadoras de dinero. Sin embargo, los viajes de negocios podrían tardar en registrar los volúmenes anteriores. 

El menor interés por los viajes de negocios, junto con las soluciones que eluden la necesidad de las interacciones presenciales, indica a las principales compañías aéreas que, al menos en el corto plazo, podrían plantearse cómo readaptarse a la demanda actual de viajes en avión. 

Menos interacción presencial

Antes de la pandemia, los pasajeros interactuaban con varios miembros del personal del aeropuerto y de la compañía aérea, desde el momento en que entraban en el aeropuerto de salida hasta que salían del aeropuerto de destino. Sin embargo, en los viajes postpandemia, estas interacciones podrían reducirse. 

Esto ocurriría no solo para tomar precauciones contra la transmisión del virus, sino también para reducir los costes de funcionamiento. La aerolínea estadounidense Spirit Airlines presentó nuevas soluciones tecnológicas diseñadas para agilizar la facturación y trasladar al pasajero de su lugar de origen a la puerta de embarque más rápidamente y con la menor cantidad de interacciones físicas. Spirit comenzó a desarrollar varias tecnologías antes de la pandemia para reducir los costes, pero esta aceleró la necesidad de este tipo de soluciones. 

Mientras que las grandes compañías aéreas y las de bajo coste pueden utilizar nuevas soluciones tecnológicas en la era de los viajes postpandemia, este cambio podría favorecer a las aerolíneas de bajo coste que quieren realizar sus actividades con la menor cantidad de personal posible.
Si bien las grandes compañías quieren reducir los costes usando tecnología, siguen teniendo una gran herramienta que no les permite hacer los recortes de personal que podrían hacer las compañías de bajo coste.


El futuro de los viajes en avión es incierto

Nadie pudo prever la pandemia y la destrucción que provocaría en el mundo en 2020, y si la previeron, no supieron cuándo, ni dónde ni cómo se iba a producir. Por lo tanto, aún se desconoce cómo les irá a las compañías aéreas cuando acabe la pandemia y quién se llevará el gato al agua. 



Este es un comunicado de marketing y no debe interpretarse como asesoramiento de inversión, recomendación personal ni oferta ni solicitud para comprar o vender instrumentos financieros. Este material se ha preparado sin tener en cuenta los objetivos de inversión particulares ni la situación financiera del destinatario. Asimismo, no se ha redactado de acuerdo con los requisitos legales y normativos con el fin de fomentar la investigación independiente. Cualquier referencia al rendimiento pasado o futuro de un instrumento financiero, índice o producto de inversión empaquetado no es un indicador fiable de resultados futuros y no se debe interpretar como tal. eToro no hace ninguna representación y no asume ninguna responsabilidad en cuanto a la precisión o integridad del contenido de esta publicación, que se ha preparado utilizando información disponible públicamente.

  1. #1
    07/04/21 05:24
    Excelente post amigo. Pero viendo mi Bloomberg, veo que las deudas de las aerolineas han subido casi un 30% desde Agosto en general. (Hablo de las lineas Yanquees) American Air  alcanzo un maximo de un año de 25.94 centavos de dollar el 15 de marzo, subiendo desde un mínimo de 52 semanas de 8.25 centavos de dollar el 14 de mayo de 2020. Southwest también alcanzó un máximo de 52 semanas de 62.76 el 15 de marzo, frente a un mínimo de 52 semanas de 22.46 en mayo.

    Seria interesante ver de forma profunda los bonos convertibles non callable como actuan.. Gracias por llamar mi atencion sobre esta industria. 

    Un abrazo.