1 recomendaciones

No es ningún secreto que los datos de la zona del euro continúan apuntando al fortalecimiento de la actividad económica, por lo tanto, el camino hacia una relajación más profunda del BCE parece estar cerrado. Por otro lado, sin embargo, para el BCE es todavía demasiado pronto para cambiar su postura, especialmente en mitad de la carrera electoral en Francia. El presidente Draghi debe recordar que los riesgos siempre están presentes (principalmente por la inflación) y el banco está esperando más pruebas de mejora. Para aquellos que buscan una confirmación a su optimismo en la conferencia de marzo, esta les resultará decepcionante y un riesgo importante para el EUR el jueves.

 

Desde la última reunión en marzo, los datos macroeconómicos de la zona del euro han mantenido una sólida tendencia que apunta a la aceleración de la recuperación. Después de las lecturas impresionantes de los índices PMI, los datos duros están siguiendo el juego. Sobre esta base, el mercado ya ha alcanzado un consenso de que el futuro de la política del BCE será alejarse de las políticas de super-relajación. Incluso a cuenta de la última reunión, se afirmó que "se haría necesario un debate sobre la normalización de las políticas".

Pero no todo en el lado macro parece alentador. La sostenibilidad del reciente repunte de la inflación, que se ha beneficiado en gran medida de la subida de los precios del petróleo, sigue siendo un problema. A medida que este efecto comienza a desvanecerse, el retorno de la inflación al objetivo del BCE se sigue cuestionando. Además, la inflación subyacente sigue siendo obstinadamente baja y las tasas de desempleo se mantienen altas en muchos países, lo que significa pocas posibilidades de una presión salarial. Las expectativas de inflación a largo plazo también han comenzado a desacelerarse recientemente.

Por lo tanto, es más seguro para el BCE no hacer nada en la reunión de esta semana y esperar con cautela más datos económicos. Este es también un enfoque razonable, ya que estamos en medio de la carrera por la presidencia francesa. Si bien puede parecer que la victoria de Emmanuel Macron es una conclusión inevitable, el banco central no puede basar su política en encuestas electorales. Además, Draghi y Compañía deben tratar de evitar los erroers de comunicación que se produjeron la última vez. En marzo, la conferencia de Draghi se consideró algo halagüeña, y esta impresión ha sido alimentada por los comentarios subsecuentes de algunos miembros del Consejo de Gobierno, sobre cuya base el mercado ha comenzado a construir expectativas de aumentos de tasas de interés a finales de este año. Sin embargo, muchos esfuerzos se han hecho más tarde (las entrevistas de Draghi y Praet y el artículo de Reuters basado en fuentes anónimas del Banco) para corregir la situación y demostrar que el mercado ha "sobre-interpretado" el mensaje del BCE.

Creemos que este jueves Draghi dirigirá la conferencia en esta dirección, repitiendo sus palabras del discurso de la semana pasada de que los riesgos "siguen inclinados a la baja", "un grado muy sustancial de acomodación monetaria sigue siendo necesaria" y "la inflación subyacente no ha mostrado una tendencia alcista convincente ". Aunque creemos que el anuncio de la disminución progresiva de las compras de activos se aproxima (probablemente en septiembre), el BCE no comenzará a preparar los mercados para este hecho antes de mediados de año.

Por el momento, sin embargo, no esperamos cambios significativos en la postura del BCE. El mercado se está acercando con esperanzas ligeramente alcistas, por lo que la falta de noticias frescas de Draghi será una decepción moderada. Desde la perspectiva de un fuerte rally de EUR en reacción al resultado de la primera vuelta de las elecciones presidenciales francesas ahora la divisa es más sensible a las observaciones bajistas. Vemos un riesgo de que el EUR / USD caiga en reacción a las señales de la conferencia del BCE, aunque el movimiento no debe exceder el 1%. Existe un riesgo significativo de que un debilitamiento del euro se utilice para cerrar posiciones cortas por parte de aquellos inversores que quieran salir de coberturas fallidas relacionadas con el riesgo de la elección francesa.

 

¡Sé el primero en comentar!
Comentar
1 recomendaciones
Escribe aquí tu comentario...