La fosa común más grande del mundo

0 respuestas
La fosa común más grande del mundo
La fosa común más grande del mundo
#1

La fosa común más grande del mundo

La fosa común más grande del mundo

Desde 1988 hasta 2013 más de 19.000 personas han muerto tratando de cruzar el mar Mediterráneo hacia las costas de los países de Europa en busca de una vida mejor, aunque la cifra podría ser mucho mayor

pienso en los cadáveres que tirábamos por la borda. En aquellos compañeros. Pienso si no nos equivocamos con alguno, si estarían realmente muertos. No puedo quitarme esa idea", recuerda Shami Taha, en una céntrica plaza de La Valetta, capital del pequeño estado de Malta. La primera vez que Shami trató de cruzar el Mediterráneo "la policía de Europa" los detectó y los devolvió inmediatamente a Libia. En la segunda intentona eran 33 pasajeros hacinados en un minúsculo bote. "Llevábamos agua y comida para tres días, pero perdimos el rumbo, fuimos a la deriva y a la novena jornada ya no teníamos nada que comer". Por higiene y espacio, fueron arrojando a los fallecidos.

Aquella noche, cuando escucharon el estruendo de un helicóptero, ya solo quedaban cuatro pasajeros con vida en la barcaza: un muchacho somalí, un argelino, un niño y el propio Shami. "Desesperados prendimos fuego a nuestras ropas para llamar la atención. Era peligroso, sobre la cubierta había petróleo", cuenta el joven sudanés. "En ese momento sólo esperaba que me llegase la muerte. Nada más". Su relato no difiere mucho del de los supervivientes del naufragio que tuvo lugar el pasado jueves 3 de octubre frente a las costas de la isla italiana de Lampedusa, en el que también a la desesperada decidieron hacer fuego para llamar la atención, tras darse cuenta de que los barcos no les prestaban auxilio. Una decisión que precipitó y agravó el trágico destino de los viajeros, ya que el fuel con el que cargaban para la travesía, desparramado por la embarcación, comenzó a arder.

Shami y sus tres compañeros, en cambio, fueron rescatados y devueltos una vez más a Libia. Entonces, el general Gadafi firmaba acuerdos preferentes con Italia y Malta para hacerse cargo de todos los díscolos barcos que zarpaban ilegalmente desde sus costas. Shami y su amigo somalí se escabulleron de las autoridades libias con una intención firme: reunir una vez más el dinero suficiente para embarcarse de nuevo. El niño que les acompañaba en el bote murió al poco de llegar a Libia, en un hospital. Fue finalmente en 2004 y en su cuarta tentativa cuando Shami consiguió llegar a Europa.
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Explica los motivos de su viaje señalando su cojera y un boquete en la pierna. Fruto de la metralla. "Soy refugiado ahora, pero no tonto. Yo tenía una vida allá, no vine por gusto. Ahora Europa nos rechaza, pero yo he visto las armas con las que se mata en Sudán. Y supongo que son las mismas de Libia o Siria. ¿Sabes dónde están fabricadas…? En Francia, en Alemania, en Inglaterra, y sí, también en España. De eso no se sacáis fotos los periodistas, ¿eh?", discursea Johansen.