Los países mediterráneos acuerdan como prioridad frenar la radicalización en su territorio

0 respuestas
Los países mediterráneos acuerdan como prioridad frenar la radicalización en su territorio
Los países mediterráneos acuerdan como prioridad frenar la radicalización en su territorio
#1

Los países mediterráneos acuerdan como prioridad frenar la radicalización en su territorio

Los líderes de los siete países del sur de Europa han fijado este sábado como prioridad prevenir la radicalización y evitar que los grupos terroristas recluten nuevos miembros en sus territorios para garantizar la seguridad interna y externa del continente.

Así se recoge en la declaración conjunta de la cumbre celebrada en Lisboa, en la que la seguridad fue, junto al crecimiento económico y los flujos migratorios, uno de los principales temas abordados por los jefes de Gobierno y Estado que acudieron a la cita.

Atajar la exclusión social
Para afrontar el problema del terrorismo, los líderes apostaron por atajar la "exclusión social" presente en algunas ciudades, que definieron como una de las causas de la radicalización.

En ese sentido, apelaron a fomentar programas de inversión para regenerar las ciudades que promuevan reformas "en el plan urbanístico, la actividad económica, la aplicación de la ley, los servicios sociales, la sanidad y la educación".

Además, abogaron por mejorar los sistemas de intercambio de información y la cooperación operativa entre las autoridades de cada país, asegurando que el espacio Schengen se mantiene sin fronteras internas.

"Esto requiere una fuerte cooperación y los instrumentos adecuados para gestionar de forma efectiva y controlar las fronteras externas de la Unión Europea (UE) y asegurar así la seguridad de los ciudadanos europeos", recoge el documento.

Los siete países también coincidieron en mantener la atención en los países de la vecina África, "apoyando el desarrollo de la capacidad de la UE para realizar operaciones militares y misiones civiles en esa región, cooperando con los socios africanos".

El primer ministro luso, el socialista António Costa, fue el anfitrión de la cumbre, a la que también acudieron los presidentes de Francia, François Hollande, y Chipre, Nicos Anastasiades, y los jefes de Gobierno de España, Mariano Rajoy; Grecia, Alexis Tsipras; Italia, Paolo Gentiloni, y el de Malta, Joseph Muscat.