blog Armados de valor
Asesor de Madriu All Cap Equity SICAV

El dividendo, si sube, mejor


 

El dividendo ha sido durante mucho tiempo la fórmula más popular para remunerar a los accionistas de las compañías cotizadas y, pese al auge de las recompras de acciones, parece que van a seguir teniendo un papel decisivo en el futuro.

Recientemente Vodafone anunció un recorte de dividendo, similar al que ya tuviera en su momento Telefónica. En Twitter vi como Antonio Rico, gestor de Baelo Patrimonio, explicaba como la sacaba de su cartera por ese motivo, respetando su proceso de inversión (que ya sabéis creo que es lo más importante, ¡aplaudo esa disciplina!). ¿Tomó la decisión correcta? Independientemente del resultado final para este caso específico, creo que la pregunta a formularnos sería realmente: ¿tiene sentido que lo que ocurra con el dividendo condicione nuestras actuaciones?

Existen ya distintos estudios hechos al respecto, pero nada mejor que analizar uno mismo las hipótesis:

  • ¿Lo hacen peor las empresas que recortan el dividendo?
  • ¿Qué ocurre a las empresas que aumentan su dividendo?

Para el estudio cogemos el STOXX Europe 600 para el período 2000-2018. El 1 de enero de cada año observamos el crecimiento del dividendo por acción de cada una de las compañías del índice durante el año anterior y las clasificamos en tres grupos (hacemos cartera equiponderada en cada caso):

- Creciente: Acciones donde el crecimiento del dividendo por acción es positivo.
- Neutral: Acciones donde no existe cambio en el dividendo, que no pagan dividendos o donde no tenemos datos.
- Decreciente: Acciones donde el crecimiento del dividendo por acción es negativo.

Fuente: Refinitiv.

 

Podemos ver como el grupo “Creciente”, que son las empresas que han aumentado el dividendo, obtiene los mejores resultados. Esto sin duda esta respaldado por un racional, ya que un mayor dividendo irá asociado a una mayor capacidad y/o voluntad de pagarlo, lo que suele ser un reflejo de la realidad fundamental subyacente.

El caso contrario también es cierto y las empresas que han recortado su dividendo, como Vodafone, suelen tener finalmente un peor desempeño relativo. El racional de nuevo existe, ya que un recorte del dividendo suele reflejar dificultades para pagarlo (existe deterioro del negocio).

Por último, y aprovechando que ya hemos trabajado los datos, podemos ver la proporción de empresas en cada uno de los grupos a lo largo del tiempo. 

Fuente: Refinitiv.

La crisis del 2008-2009 llevó a muchas empresas a no aumentar el dividendo, pero es curioso ver cómo, incluso ante un escenario tan complicado, más de un 25% de las empresas del STOXX Europe 600 lo incrementaron.

Monitorizar el dividendo puede ser una herramienta más que nos de pistas sobre la salud del negocio subyacente. Podemos ignorar esta información a nuestra cuenta y riesgo, pero desde luego lo más sensato parece ser incorporarlo de algún modo en nuestro proceso de inversión. Ya hemos recalcado en más de una ocasión que las decisiones de asignación del capital tomadas por el equipo gestor siempre serán relevantes y el dividendo no es una excepción.

¿Te ha gustado el artículo?

Si quieres mantenerte informado y conocer las mejores novedades sobre Fortior Capital EAF, suscríbete a esta gestora en Rankia.

Se habla de...
Autor del blog
  • Carlesfg

    Fundador y Director de Inversiones de Fortior Capital EAFI, sociedad asesora de Madriu All Cap Equity SICAV. Experiencia anterior: MoraBanc (2010-2016), distintos roles como responsable de selección de fondos de inversión, gestor de renta variable y Director de Inversiones de la gestora. Banco Sabadell (2005-2010), asesor de inversiones y gestor de carteras. Licenciado en Administración y Dirección de Empresas (URV), Máster en Finanzas y Gestión Bancaria (URV/IEF) y CFA Charterholder.

Envía tu consulta