Asia es la región del mundo que más rápido crece gracias a sus economías sumamente diversificadas, sus ventajas demográficas y sus reformas estructurales y, a nuestro juicio, a día de hoy es mucho más resistente debido a su mejor gestión de la pandemia. La región también se encuentra entre las más avanzadas en temas como el comercio electrónico y la tecnología financiera, y sus empresas invierten más que muchas de sus homólogas desarrolladas en investigación y desarrollo, lo cual impulsará su crecimiento futuro.




A pesar de su potencial de crecimiento superior, los activos asiáticos están insuficientemente representados en las carteras de los inversores. Creemos que la renta variable asiática es interesante debido al gran potencial de beneficios de las empresas y a sus atractivas valoraciones, especialmente en comparación con los mercados desarrollados.

El repunte de la actividad global, la mejora de los beneficios empresariales y la disminución del riesgo divisa y del riesgo de la deuda en toda la región contribuyen a que la perspectiva sea positiva. En este contexto, seguimos encontrando empresas con buenos flujos de efectivo, crecimientos de los beneficios superiores a los del mercado y unas valoraciones atractivas.






Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!