El Covid 19, un evento no considerado en la información financiera

LEONIDES MARTÍNEZ FLORES

Doctorante en Ciencias de laAdministración, Universidad Intercontinental, UIC. Maestro en Finanzas por la Universidad Nacional Autónoma de México, UNAM. Profesor de asignatura definitivo de la Facultad de Contaduría y Administración, Universidad Nacional Autónoma de México, UNAM.

Correo electrónico: [email protected]

 

Introducción

Cualquier empresas sin importar su giro comercial se consideran negocios en marcha por el hecho de que no existe un pronunciamiento en contrario, por tanto, tendrán la obligación de revelar su información financiera que emana de la técnica contable a través de los estados financieros o estados contables, donde revelaran información sobre su posición financiera, sus resultados de operación, su rendimiento financiero y su liquidez, indicadores esenciales para que los socios o accionistas evalúen si su capital invertido ha generado la suficiente rentabilidad para que sea considerado un buen negocio.

Por otra parte, los indicadores que presentan los estados financieros en su conjunto, deben registrar todas las operaciones que afectan económicamente a la empresa, así como las transacciones, transformaciones internas y otros eventos. Actualmente este último elemento ha generado mucha expectativa, derivado los sucesos que surgen de  hechos imprevistos, de eventualidades o contingencias que se presentan espontáneamente y que deben ser considerados en la información financiera como eventos externos a la empresa y que en cualquier momento pueden cambiar la estabilidad del negocio y en algunos casos puede originar una quiebra.

Dada la importancia de formular escenarios ante la evidencia de eventos que puedan afectar a la empresa, se debe realizar estimaciones que permitan a la administración del negocio tomar decisiones anticipadas para mitigar sus efectos.

La contabilidad financiera y la emisión de normatividad contable

En 1494, fray Luca Pacioli estableció “las bases de la contabilidad en un documento titulado Summa arithmetica, geometria proportioni et proportionalita,  el cual considera por primera vez el concepto “partida doble” (Guajardo 2004), contemplando por vez primera la teoría de la partida doble, que fundamenta su lógica en que a todo cargo le corresponde un abono.

Actualmente, la normatividad contable a nivel mundial es emitida por dos organismos no lucrativos del continente americano, uno de ellos es la Junta de Normas de Contabilidad Financiera (FASB), cuyo objetivo principal es establecer y mejorar la Declaración de Norma de Contabilidad Financiera (SFAS) en los Estados Unidos de Norteamérica que son de interés público y el Consejo Mexicano de Normas de Información Financiera (CINIF), cuya función y responsabilidad es el desarrollo y emisión de la normatividad contable en México que consiste en las Normas de Información Financiera (NIF). El tercer organismo es la Junta de Normas Internacionales de Contabilidad (IASB), organismo europeo independiente no lucrativo, cuya misión es la de desarrollar, en el interés público, un conjunto de Normas Internacionales de Información Financiera (IFRS), las cuales deben de ser de alta calidad, de fácil entendimiento, aplicables y globalmente aceptadas.

En la figura 1.1 se muestran los organismos que regulan y emiten la normatividad contable internacional.

Figura 1.1

Organismos Internacionales que emiten pronunciamientos normativos contables

Fuente: Elaboración propia, con base en FASB, IASB y CINIF

 

En el año 2020 las Normas de Información Financiera establecen que la contabilidad “es una técnica que se utiliza para el registro de las operaciones que afectan económicamente a una entidad y que producen sistemática y estructuradamente información financiera. Las operaciones que afectan económicamente a una entidad incluyen las transacciones, transformaciones internas y otros eventos” (CINIF, 2020).

Eventos externos

Los otros eventos que hace mención la definición de contabilidad, deben entenderse con base en la NIF A-2 “Postulados Básicos, como sucesos de consecuencia que afectan económicamente a la entidad misma, los cuales son ajenos a las decisiones de la administración de la entidad y están parcial o totalmente fuera de su control. Los eventos que se derivan de la interacción entre una entidad y su medio ambiente se denominan eventos externos, en tanto que los eventos que ocurren dentro de la entidad y que están fuera de su control se denominan eventos internos”. (CINIF, 2020). En convergencia las Normas Internacionales de Contabilidad (NIC) en la NIC-1 “Presentación de estados financieros” establece dentro de sus requerimientos generales para presentación de estados financieros, reconocer, medir y revelar otros sucesos que surgen de todo hecho imprevisto, una eventualidad o una contingencia que afecta el resultado integral total y permitan comprender el impacto sobre la situación financiera y el rendimiento financiero de la entidad.

Finalmente los otros eventos o sucesos son una operación que afecta económicamente a cualquier empresa, por tanto, la Norma de Información Financiera A-1 “Estructura de las Normas de Información Financiera” menciona que el Marco Conceptual establece conceptos fundamentales que sirven de sustento para la elaboración de las NIF particulares, estas a su vez establecen las bases para la valuación, presentación y revelación de los eventos para ser considerados devengados y sujetos de reconocimiento contable en la información financiera cuando se conocen, considerando la posibilidad de ser cuantificados en términos monetarios.

La contabilidad genera la información financiera que se presenta y muestra en los estados financieros de cualquier compañía, la utilidad de esta información es fundamental para conocer y entender su comportamiento financiero. Esta información está limitada debido a la falta del reconocimiento de todos los eventos externos que afectan económicamente a la entidad, como pueden ser los efectos financieros que causaría a la empresa un terremoto, una pandemia de COVID-19, los efectos climáticos como puede ser una sequía, una inundación, un tornado, etc.

La pandemia de COVID-19, debe ser considerada en la información financiera como un evento o suceso externo de cualquier empresa a nivel mundial a partir del momento en que se conoce de manera oficial el 31 de diciembre de 2019, cuando se notificó por primera vez un brote del actual coronavirus (COVI-19) en la ciudad de Wuhan (China).  Esta infección se extendió rápidamente, hasta convertirse en una emergencia sanitaria internacional. (OMS, 2020).

Para que esta emergencia sanitaria por coronavirus se considere como epidemia en México es necesario que pase por tres fases, la primera se trata de una etapa con números reducidos de infectados que contrajeron el virus fuera del país. La segunda etapa, ocurre cuando se empiezan a detectar contagios del virus entre personas dentro del país y que no hayan tenido contacto necesariamente con pacientes expuestos fuera de México. Por último la fase 3, llamada etapa epidemiológica es cuando el virus afecta a miles de personas en varias localidades, es en este momento cuando suelen ponerse en macha protocolos como una cuarentena generalizada.

En México a partir de la fase dos se decretó la cuarentena y a partir de ese momento se suspenden temporalmente actividades laborales que involucren la movilización de personas en todos los sectores de la población, por tanto, se limita por un evento externo la actividad económica de las empresas dando origen a la disminución o nula producción que se origina por la baja en la demanda de productos o servicios, por consecuencia los ingresos y flujos de efectivo son mínimos o inexistentes, situación que pondrán en riesgo la liquidez a futuro ante los gastos fijos que tienen las empresas. 

Por tanto, la información financiera contenida en los estados financieros que presentan las empresas durante el periodo de cuarentena deberá reunir determinadas características cualitativas con la finalidad de ser útil para la toma de decisiones de los usuarios. Dentro de estas características esta la relevancia que se ubica dentro de la jerarquía de características cualitativas al rango de requisito primario de la información financiera y para que se consideré que la información es relevante debe cumplir con dos posibilidades, de predicción y de confirmación, además de cumplir con el requisito de importancia relativa. Y la importancia relativa de una determinada información no sólo depende de su cuantía, sino también de las circunstancias alrededor de ella; en estos casos, se requiere del juicio profesional para evaluar cada situación particular.

Juicio profesional y estimaciones

Las Normas de Información Financiera emitidas en la Norma de Información Financiera A-1, “Estructura de las Normas de Información Financiera”, menciona que el juicio profesional “debe ejercerse con un criterio o enfoque prudencial, el cual consiste en seleccionar la opción más conservadora, procurando en todo momento que la decisión se tome sobre bases equitativas para los usuarios de la información financiera. Con objeto de preservar la utilidad de la información financiera, ésta debe contener explicaciones sobre la forma en que se ha aplicado el criterio prudencial, con el propósito de permitir al usuario general formarse un juicio adecuado sobre los hechos y circunstancias que envuelven a la operación sujeta a reconocimiento.” (CINIF, 2020).

El juicio profesional se emplea comúnmente según la NIF A-1 para:

  • La elaboración de estimaciones y provisiones contables que sean confiables;
  • La determinación de grados de incertidumbre respecto a la eventual ocurrencia de sucesos futuros;
  • La selección de tratamientos contables;
  • La elección de normas contables supletorias a las NIF, cuando sea procedente;
  • El establecimiento de tratamientos contables particulares; y
  • Lograr el equilibrio entre las características cualitativas de la información financiera.

Con base en el empleo del juicio profesional para el caso específico del evento externo de pandemia COVID-19, el contador público pueden elaborar estimaciones contables confiables con la información disponible que tengan las empresas en ese momento y establecer tratamientos contables particulares sin afectar el equilibrio entre las características cualitativas de la información financiera.

Como parte del proceso de convergencia entre la normatividad que emite el IASB y el FASB y el CINIF, estos tres organismos coinciden en sus normas de reconocimiento y valuación que para determinar la estimación del flujo neto de efectivo, se deben considerar las entradas de efectivo por ingresos, provenientes de la unidad generadora, así como las salidas potenciales de efectivo asociadas a las entradas de efectivo, sin considerar salidas de efectivo por actividades de financiamiento y la diferencia que resulte serán el flujo neto de efectivo. Para estimaciones de flujos futuros de efectivo se deberán incluir las salidas de efectivo futuras necesarias para mantener el nivel de beneficios económicos que se espere surjan de la unidad generadora en su estado actual.

En la figura 1.2 se resumen los efectos que genera un evento externo en la información financiera.

 Figura 1.2

Evolución por fases del evento COVID-19 y sus efectos en la información financiera

  

Fuente: Elaboración propia

Caso práctico

  1. La empresa “El Puerto de Liverpool, S.A.B. de C.V.”
  1. El Puerto de Liverpool, S.A.B. de C.V., fundada en el siglo 19, contando ya con 170 años de éxitos, empresa de almacenes departamentales con presencia en todo México con ubicaciones estratégicas, constituida el 28 de junio de 2006 como una Sociedad Anónima Bursátil de Capital Variable (S.A.B. de C.V.), para dar cumplimiento a lo señalado por la Ley de Mercado de Valores.
  1. Cierre a nivel nacional de sus tiendas de evento externo “COVID-19”.

Grupo Liverpool “anuncio a sus clientes y socios que a causa de le emergencia por el Covid-19 y en línea con las medidas anunciadas por el gobierno federal cerrarán sus tiendas a nivel nacional, “ante el contexto actual de salud, en línea con las medidas anunciadas por las autoridades, cerraremos nuestras tiendas físicas a nivel nacional hasta que las condiciones sean ideales para seguir con las actividades de manera habitual”. La medida aplicará a partir del 31 de marzo y hasta nuevo aviso para todas nuestras tiendas”. (comunicado en noticias & análisis). https://mx.investing.com

  1. Estado Financieros

El Puerto de Liverpool, S.A.B. de C.V., al ser una empresa pública, la información que se presenta corresponde al cuarto trimestre de 2019, con cifras que no contemplan en la información financiera estimaciones hechas por el evento externo de COVID-19.

  • Estado de Resultados Integral

  • Balance General

  • https://mx.investing.com
  1. Bases para la determinación de la estimación

Con base en el juicio profesional se consideran tres escenarios a la baja que causaría el evento COVID-19 en ingresos para el primer trimestre de 2020, considerando que la base es la información del cuarto trimestre de 2019.

Escenario

% Disminución en resultado neto

Optimista

30%

Moderado

50%

Pesimista

75%

 

 

Estimación en el resultado neto del El Puerto de Liverpool C1

(Escenario optimista)

Cuenta

4° Trimestre 2019

Porcentaje de disminución

1er Trimestre 2020

Ventas Netas

50,902.77

30%

35,631.94

 

 

Estimación en el resultado neto del El Puerto de Liverpool C1

(Escenario moderado)

Cuenta

4° Trimestre 2019

Porcentaje de disminución

1er Trimestre 2020

Ventas Netas

50,902.77

50%

25,451.39

 

 

Estimación en el resultado neto del El Puerto de Liverpool C1

(Escenario pesimista)

Cuenta

4° Trimestre 2019

Porcentaje de disminución

1er Trimestre 2020

Ventas Netas

50,902.77

75%

12,725.69

 

Al existir una disminución en las ventas netas derivados del porcentaje de estimación a la baja en cada uno de los escenarios, el efecto del evento no queda solo en los ingresos, también afectará a la liquidez y a la rentabilidad de la empresa, cabe mencionar que su efecto en la baja de liquidez será menor a la disminución en ventas netas, debido a que el efectivo que se pierde por la baja en ventas, se recupera porque existen cuentas por cobrar de meses anteriores que se cobraran durante el primer trimestre de 2020 y además existen remanentes de intereses a favor por las inversiones y manejo de mesa de dinero. El resultado neto disminuirá en una proporción mayor al porcentaje de baja en las ventas netas, esto se debe a que existen gastos fijos, pago de intereses y gastos derivados de la operación que son necesarios erogar aun cuando este la empresa temporalmente inactiva.

Al comparar las ventas netas, el resultado neto y el efectivo y equivalentes de efectivo con base en las cifras reales que presenta El Puesto de Liverpool, S.A.B. de C.V. del primer trimestre de 2020 vs cuarto trimestre de 2019, serían las siguientes:

.

Comparativo primer trimestre de 2020 vs cuarto trimestre de 2019

(Cifras en millones de pesos)

  • https://mx.investing.com

Conclusiones:

Los eventos externos que están ligados con factores climáticos, ambientales y de salud pública cada día afectan más a las empresas en sus ingresos, rentabilidad y liquidez, por tanto, se deben realizar estimaciones empleando el juicio profesional, que tienen sustento en el criterio prudencial y experiencia profesional para determinar el valor monetario y realizar su registro contable o revelación en notas a los estados financieros cuando sean eventos que cumplan con la característica de importancia relativa.

Por lo anterior, se concluye que un evento externo debe reconocerse cuando hay un indicio de un suceso que afectará a la empresa, para realizar oportunamente las estimaciones y provisiones que afectaran la información financiera y conocer con anticipación el efecto de minusvalía que afectará a los ingresos, la rentabilidad y la liquidez, como se muestra en el caso práctico, en un escenario moderado considerando una baja del 50% en las ventas netas, nos percatamos que prácticamente la diferencia entre lo estimado y lo real es del 3%.

Referencias

Briones, G. (1996). Metodología de la investigación cuantitativa en las ciencias sociales. Bogotá: ARFO Editores e impresores Ltda.

CINIF (2020), Normas de Información Financiera, CINIF, México.

FAS. (2020). Statement fanancial accounting standard 142, crédito mercantil y otros activos intangibles. Estado Unidos de Norteamérica: USGAAP.

Guajardo, G. (2004), Contabilidad financiera. Cuarta edición. Mc Graw Hill. México.

Hernández, Sampieri Roberto. “Metodología de la investigación”. 4 Edición. Ed. Mc Graw Hill. México. 2006. Págs. 99-118.

IFRS. (2020) NIC 38: Activos intangibles. IFRS Accounting Advisory.

IMEF (2005). Valuación de empresas y creación de valor. Instituto Mexicano de Ejecutivos en Finanzas, A.C. y la Universidad Nacional Autónoma de México. México

NIF. (2020). C-8: Activos intangibles. México: CINIF

Poole, V. (2019), Los IFRS en su bolsillo 2019. Deloitte Touche Thomatsu Limited, (“DTTL”).

Van Horne, J. (1994). Fundamentos de Administración Financiera, décimo tercera edición. Pearson. México.

Sitios de internet

https://mx.investing.com

https://www.ifrs.org

https://www.mef.gob.pe

 

 

 

 

 

 

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!