¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.
Capital Global
Credibilidad financiera y económica

Economía Colaborativa

La economía colaborativa es lo que esta abriendo paso a un nuevo mercado en la actualidad, pues se presenta como una nueva forma de consumir, vender y utilizar, es decir, compartir recursos, con el fin de darles un uso totalitario y sacarle provecho a éstos. Este nuevo modelo está cambiando el mercado y dando gran competitividad a los mercados tradicionales y grandes industrias como las hoteleras, pues se calcula que en 10 años el modelo de colaboración crecerá 2.233 por ciento.

La colaboración se basa en que uno cuenta con el recurso y el otro lo necesita, sea el recurso que sea, como un automóvil, un cuarto, una casa, un lugar de estacionamiento o un préstamo para financiar un proyecto. Anteriormente no se le daba un uso a estos recursos y no se consideraba el concedérselo a alguien que lo necesitará, hasta que surgió el nuevo modelo disruptivo que conocemos como “economía colaborativa”, con la ayuda de las nuevas tecnologías, las redes sociales, y el trending “millenial” ha sido posible y fácil hacer transacciones, donde cedes un bien a alguien por determinado tiempo y “tanto” dinero, así pues, lo que no usamos o necesitamos es un recurso con el que ahora podemos ganar dinero.

Economía del compartir, modo de producción ciudadano, consumo colaborativo, sharing economy, economía P2P ó on demand, capitalismo basado en la muchedumbre. Estos son algunos de los términos utilizados para referirse a este fenómeno innovador de alcance global que propone una nueva forma de organizar la actividad económica reemplazando al modelo tradicional que se centra en las grandes empresas como únicas proveedoras de bienes y servicios. Este nuevo escenario, que favorece el intercambio de recursos - muchas veces subutilizados- con un bajo costo de coordinación -dado que se logra a través de plataformas digitales-, impulsa el empoderamiento de los individuos a la hora de conseguir lo que necesitan los unos de los otros de manera directa, sin intermediarios.

Gracias a ello, ahora las grandes empresas no son las únicas proveedoras y el mercado se amplía, pues gracias al trueque que se da, se consiguen precios más bajos o accesibles a mas sectores del mercado, así como mayores comodidades, con contratos sencillos y sin demasiados condicionamientos o reglas, un ejemplo de ello es Airbnb, la empresa que es manejada digitalmente a través de una aplicación, donde conseguir el alquiler para hospedarte en algún lugar es mucho más fácil, económico y ergonómico, sin necesidad de contratar un “all inclusive”, y logrando que las opciones se adecúen a tus necesidades, deseos y bolsillos. Así pues, una casa desocupada puede ser utilizada como alquiler y ayudar a la economía y decisión de las personas que buscan algo más sencillo, personalizado o económico, dando un bien que tu tienes a otro que lo necesita y obteniendo un beneficio con ello.

Otro ejemplo de ellos que viene a sustituir los sistemas tradicionales son Uber y BlaBlaCar, la primera no es propietaria de ningún automóvil sin embargo constituye el servicio de taxi más extendido en el mundo gracias a su base de datos, comodidad y seguridad para los clientes y facilidad de empleo para quién busca ganar dinero en horarios accesibles, la segunda por su parte viene a sustituir las empresas de viajeros terrestres, pues alguien que viaja de un destino a otro puede compartir su viaje cobrando una comisión que es el 50% o menos de lo que cuesta un boleto de camión, trayendo beneficios para ambos usuarios, tanto al conductor al viajar acompañado y ganar monetariamente, como al pasajero que se ahorra un 50% del costo normal y llega a su destino, por lo regular, en menor tiempo.

Con estas innovaciones se plantea un modelo de distribución y rentabilidad distinto a la economía tradicional, y se generan importantes cambios estructurales en el funcionamiento de los mercados. Actualmente, mucha gente prefiere pagar por dormir en la casa de un desconocido en vez de recurrir a un hotel o solicita a un conductor particular antes que a un taxi, debido a sus necesidades, deseos y accesibilidades. En este contexto, las plataformas que entiendan mejor cómo acercar a las personas que demandan con aquellas que tienen bienes y servicios para ofrecerles cobrarán un revolucionario valor. Sin ir más lejos, Airbnb hoy tiene una valoración de 31.000 millones de dólares mientras que Uber tiene un valor estimado de más de 70.000 millones de dólares en base a su capacidad para captar fondos de inversores.

“Cada vez más empresas intentan adaptar sus modelos de negocio, ya que brindar apoyo para compartir no sólo puede mejorar la reputación de su compañía al atraer a clientes ambientalmente preocupados, sino también proveer nuevos mercados y comunidades para vender o presentar sus productos”, señala Cynthia Goytía, directora de la Maestría en Economía Urbana y del Centro de Investigaciones de Políticas Urbanas y de Vivienda (CIPUV) de la Universidad Torcuato Di Tella (UTDT).

Y es que el mundo está en constante cambio, y la tecnología avanza día con día , por lo que es necesario que las grandes empresas, industrias y corporaciones estén actualizadas en cuanto a tecnología y a las necesidades de los mercados, pues sino los negocios disruptivos terminaran por alcanzar a los modelos tradicionales y devorar sus mercados, ya que están en constante cambio ofreciendo lo que la gente pide y convirtiendo sus deseos en necesidades.

La revolución de los mercados está dándose y las necesidades y deseos de las personas están en constante cambio buscando siempre la comodidad y facilidad en sus compras, además de que las economías colaborativas representan un apoyo para quienes se encuentran desempleados, pues es una opción para contar con recursos adicionales y monetizar bienes infrautilizados. Aunque podemos notar evidentes beneficios de la economía colaborativa y su gran potencial, se está presentando una gran desregulación debido a su la forma de intercambio. Un ejemplo de esta desregulación son los temas fiscales, de empleabilidad y de protección al consumidor, los cuales son los elementos más cuestionados por los detractores del modelo.

 

 

Bordieu, A. (8 de Septiembre de 2018). Clarin Suplementos. Obtenido de Clarin Suplementos: https://www.clarin.com/suplementos/zona/economia-colaborativa-nueva-forma-consumir-comprar-vender-utilizar_0_ByCT4AJSZ.html

 

Autor del blog

  • Dominique Femat

    Estudiante mexicana de finanzas, investigadora por curiosidad y redactora por gusto.

Envía tu consulta