Hacia un desarrollo económico íntegro apoyado del capital humano, Entrada III

1 recomendaciones

 

Vinculación de universidades con empresas

Ahora, ya que hemos analizado gran parte del contexto en el que se encuentra la educación en México, y la importancia de la universidad, veremos cómo se vinculan las universidades con las empresas. Las universidades deben de fomentar el desarrollo económico a través de la transferencia de tecnología y su misma relación con las empresas.

Asimismo, las universidades pueden tener un gran impacto económico en su entorno cercano, ya que generan empleos y una economía local, y este tipo de impacto se puede ver más beneficiado cuando se hace sinergia con las empresas que están alrededor.

Es por ello, que las patentes, los convenios, la movilidad de recursos humanos, las publicaciones en revistas y la creación de empresas a partir de los resultados de investigación que se llevan a cabo en las universidades juegan un papel de vital importancia, para que una economía regional se comience a desarrollar.

Esto nos da a entender que es sumamente importante que las universidades exploten el potencial empresarial que pueden llegar a obtener, ya que fomentan el emprendimiento y la innovación, que pueden ayudar en su entorno más cercano y desarrollarse.

Y esto, empleado por varias universidades en México, nos daría la posibilidad de tener un desarrollo económico más íntegro y nos volvería más competitivos a nivel nacional.[1] De la misma manera, se debe fomentar el espíritu nacionalista para evitar la fuga de talentos, y de esto se hablará a continuación.

 

 

Espíritu nacionalista

Un problema clave en México es la fuga de talentos, aquellas mentes o capital humano que puede ser de suma importancia y que toman un papel clave en las posibilidades de desarrollo de nuestro país.

La fuga de talentos se da por varias razones, pero dos de las más frecuentes son porque muchas veces aquellas personas altamente capacitadas son desaprovechadas o les ofrecen mejores ingresos en otros países.

La universidad es de suma importancia en este asunto, ya que es la institución en donde se deben promover conocimientos ideológicos, así como teóricos y técnicos. Además de esto, debe proporcionar la motivación necesaria a los jóvenes para que puedan mejorar su país. Ya que, si tomamos el punto de vista de Todaro, aquel capital humano que se desperdicia, cuando puede ser aprovechado, afecta gravemente a la economía.

“La filosofía se da porque se necesita, y México necesita ser consciente de su propia situación. Así conocerá sus problemas y buscará las soluciones adecuadas. En vez de copiar servilmente los cánones europeos, podrá desarrollarse al fin con originalidad”[2].

Esto nos dice, que es importante conocernos a nosotros mismos como mexicanos, para identificar los problemas a los que nos enfrentamos día a día, y así poderlos resolver. Si la universidad logra implantar este pensamiento en los jóvenes, su impacto en el desarrollo económico se verá mucho más beneficiado.

Finalmente, podemos decir que la importancia del capital humano es muy alta tanto para una economía en desarrollo, como para una economía desarrollada. Y es de vital importancia porque el capital humano genera productividad, y si un país es productivo, tiene mejores posibilidades de mejorar su calidad de vida.

Asimismo, los grados de escolaridad deben de aumentar, ya que un mayor grado de escolaridad representa mayor potencia de capital humano, y la universidad ha jugado un papel clave en la formación del capital humano, por lo que se puede decir que, la universidad tiene un impacto indirecto en el desarrollo económico a escala macroeconómica en el largo plazo. Y cabe resaltar que el gobierno también forma parte fundamental en la educación, ya que es el encargado de que las instituciones educativas funcionen eficientemente y se aproveche la inversión realizada en educación, principalmente pública. Dado que, si el gobierno no actúa de esta manera, se puede generar una pérdida económica que pausa el desarrollo económico, principalmente porque no se aprovecha la inversión al no implementar educación de calidad y funcional, generando un impacto negativo en la economía.

Igualmente, las universidades tienen la capacidad de mejorar su entorno cercano, vinculándose con empresas a su alrededor e incentivando el emprendimiento, creando un impacto microeconómico en el corto plazo.

Por último, la universidad puede evitar fugas de capital, o fugas de talentos, mediante una formación íntegra que fomente el sentimiento nacionalista, para que motive a los estudiantes a preocuparse por su país, y hacerles saber que tienen la capacidad de transformarlo. Y si México quiere seguir adelante, debe de enfocar muchos de sus esfuerzos en una educación íntegra y eficientizar su implementación en todas las entidades del país.

 

Bibliografía

Ignasi Brunet Icart, C. A. (2012). La vinculación en el Sistema de Educación Superior de México (1 ed.).

INEGI. (2015). INEGI. Obtenido de http://www.beta.inegi.org.mx/app/areasgeograficas/#tabMCcollapse-Indicadores

La Biografía.com sitio web. (2 de abril de 2014). Obtenido de https://www.biography.com/people/gary-becker-9204157

PROSPERA, P. d. (18 de julio de 2016). gob.mx. Obtenido de https://www.gob.mx/prospera/documentos/que-es-prospera

Sarre, P. L. (1998). Un siglo de educación en México (1 ed.).

Schettino, M. (2014). El fin de la confusión. Paidós.

SIPSE.com. (2 de julio de 2016). Obtenido de SIPSE.com: https://sipse.com/mexico/ocde-inversion-mexico-en-educacion-supera-espana-y-alemania-211908.html

Todaro, M. P. (2006). Economic Development (9 ed.). Pearson.

Unicef.org. (2017). Obtenido de https://www.unicef.org/mexico/spanish/proteccion_6928.htm

Villegas, A. (1961). La filosofía de lo mexicano (Vol. VII).

 

 

 

[1] (Ignasi Brunet Icart, 2012)

[2] (Villegas, 1961)

¡Sé el primero en comentar!
Comentar
1 recomendaciones
Escribe aquí tu comentario...