4 recomendaciones

“(…) ‘que trabaje un medio tiempo y que vaya a estudiar’, pero no, ellos están con una mentalidad desde chiquitos de que nacieron para trabajar y tienen que hacerlo”, así es como uno de los profesores del municipio de Coahuayana, Michoacán ha descrito la situación de alrededor de 400 niños que trabajan en los surcos de chile o jitomate del municipio durante la temporada alta. Los niños de sólo seis años, en adelante, trabajan de cinco de la mañana a siete de la noche por la mínima cantidad de 20 pesos diarios y sus padres únicamente les permiten estudiar 3 horas.

 

La Organización Internacional del Trabajo define trabajo infantil como todo trabajo que priva a los niños de su niñez, potencial y dignidad, además de ser perjudicial para su desarrollo físico y psicológico.

De acuerdo al Informe de Avance Sobre el Progreso y los Desafíos Regionales de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible  de la Comisión Económica para la América Latina y el Caribe (CEPAL), México es el segundo país de América Latina y el Caribe con mayor prevalencia de trabajo infantil.

Datos del INEGI señalan que en nuestro país alrededor de 2.3 millones de niños y adolescentes entre 5 y 17 años de edad trabajan para pagar su escuela o porque el hogar necesita de su trabajo. La cifra de quienes no van a la escuela por trabajar asciende a los 915,048, el 39% no recibe ingresos, el 29% trabaja jornadas de más de 36 horas, 89% labora en una ocupación no permitida o que los pone en peligro. Los estados que destacan con el mayor número de municipios con probabilidad de riesgo alto en trabajo infantil según lo indica la Secretaría del Trabajo y Previsión Social son Chiapas, Oaxaca, Puebla, Jalisco, Durango, Campeche y Coahuila.

Una de las consecuencias más preocupante de esta situación es la deserción escolar a causa de las largas y pesadas jornadas laborales, este abandono se traduce en pocas probabilidades para que los niños y adolescentes mexicanos puedan romper el ciclo de pobreza que los obligó a trabajar en primera instancia.

Las cifras del Módulo de Trabajo Infantil del INEGI presentan una disminución de la tasa de trabajo infantil de 12.4% en 2015 a 11% en 2017, y para que esa cifra siga disminuyendo es necesario un esfuerzo de largo plazo, no sólo de políticas que prohíban el trabajo infantil sino que incentiven y promuevan educación de calidad, y entre los nuevos y ya existentes programas sociales que el actual gobierno ha impulsado podríamos mencionar la implementación de un targeted enrollment subsidy, lo que se traduce como un subsidio a la inscripción escolar condicionado a la permanencia en la escuela dirigido a las familias en situaciones de pobreza.

Hasta cierto puede sonar a que la solución puede encontrarse fácilmente, sin embargo, es fundamental y realmente importante que el gobierno ponga especial atención al problema y realice un detenido y profundo análisis a los trabajos académicos al respecto, que finalmente coinciden en que el desarrollo económico y  la educación de calidad son los únicos que realmente impactan a la disminución del trabajo infantil.

“Un niño que trabaja pierde más de lo que gana.”

 

Bibliografía

¿Qué se entiende por trabajo infantil?. (S.f). Organización Internacional del Trabajo. Recuperado de: https://www.ilo.org/ipec/facts/lang--es/index.htm

Arrieta, C. (2019). Niños jornaleros: 20 pesos diarios y apenas van a clases. El Universal. Recuperado de: https://www.eluniversal.com.mx/estados/ninos-jornaleros-20-pesos-diarios-y-apenas-van-clases?fbclid=IwAR1e_8QLL5uCUCanwSpRWR_T3Wpfu_zD1GQUdzFqCrRwyJ3ltL-eMechP5E

Redacción. (2019). Oaxaca, con riesgo alto en trabajo infantil. Imparcial. Recuperado de: http://imparcialoaxaca.mx/oaxaca/317824/oaxaca-con-riesgo-alto-en-trabajo-infantil/

Redacción. (2019). Trabajo infantil en México. El Economista. Recuperado de: https://www.eleconomista.com.mx/capitalhumano/Trabajo-infantil-en-Mexico-20190430-0108.html

 

  1. #1
    Edgar Arenas

    Muy buen post Verónica. Es un gusto leerte de nuevo.

4 recomendaciones
Escribe aquí tu comentario...