El Coeficiente de Correlación como una herramienta importante en la selección y la diversificación.

Al introducirnos en el manejo de inversiones, es bastante frecuente escuchar que mientras mas diversificada sea tu inversión, es menos probable que obtengas resultados negativos. Este supuesto es casi una ley universal en el manejo de inversiones, ya que representa la máxima de “no pongas todos los huevos en el mismo canasto”. Es importante entender que la diversificación no solo significa meter el dinero en diferentes instrumentos y ya; conlleva un análisis más complejo que engloba otros factores, ya sea desde la relación que existen entre los instrumentos financieros que utilizaremos, los factores políticos y económicos en las economías mundiales, el impacto de las noticias y los anuncios por parte de los diferentes gobiernos, etc.  

Son tantos los factores que podrían afectar de manera individual o general a los distintos instrumentos financieros, por lo que resulta necesario generar criterios de selección que nos permitan diversificar de una manera mas objetiva. Para esto, una de las herramientas mas sencillas e importantes para realizar una correcta diversificación es el cálculo del Coeficiente de Correlación. El coeficiente de Correlación es un estadístico que se genera al calcular la covarianza de dos variables (es decir, la varianza que tiene una variable respecto a la varianza de otra variable) estandarizada. Este valor representa el grado de asociación entre dos variables (lo que significa que representa el movimiento que tiene una variable cuando otra variable se mueve), el cual puede tener un resultado positivo (el movimiento es hacia la misma dirección), negativo (el movimiento es hacia direcciones contrarias), o nulo (no existe correlación entre las variables).

Por lo tanto, ¿por qué es importante para el análisis de inversiones el cálculo del Coeficiente de Correlación?

A grandes rasgos diríamos que cuando nosotros queremos realizar una inversión en diferentes instrumentos, necesitamos confirmar que ambos instrumentos no estén relacionados entre sí, ya que los factores que influyen en uno podrían ocasionar un movimiento en el comportamiento del otro, lo que ocasiona que sea inútil la diversificación. En el caso de las acciones, lo que se busca al momento de diversificar un portafolio de acciones es quedarnos con el conjunto de acciones que no estén relacionadas entre sí, ya que ante la caída de los precios de alguna podrían ocasionar la caída de las demás. El Coeficiente de Correlación, por lo tanto, nos ayuda a confirmar que instrumentos están mas o menos relacionados entre sí, y seleccionar aquellos que tengan nula relación, o una relación pequeña.

Para especificar mas en este proceso observemos el siguiente cuadro:

El presente cuadro es una matriz de correlaciones existente entre los retornos diarios de 5 de los principales índices bursátiles en la actualidad. Observemos como los colores y los valores son de 0 a 1 (lo que indica que todas las correlaciones son positivas, ya que no hay valores negativos); los valores cercanos a 1 son mas oscuros, mientras que los valores mas cercanos a 0 son mas claros, esto indica el grado de asociación de las variables. En este caso en concreto, si nosotros buscáramos diversificar una inversión usando estos 5 índices, necesitaríamos considerar invertir en el DJI, MXX y HSI, ya que los valores de las correlaciones de los tres índices son menores al 0.5, de tal manera que el grado de asociación es bastante bajo como para considerar peligroso diversificar en estos instrumentos. 

¡Sé el primero en comentar!