Rankia México Rankia Alemania Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Colombia Rankia España Rankia Italia Rankia Perú Rankia Polonia Rankia Portugal Rankia USA
Acceder

Wall Street: de los arboles a los criterios ASG. La sostenibilidad se apodera de los inversionistas

Las empresas han optado por adoptar criterios y preocupaciones por en medio Ambiente (A), por los impactos Sociales (S) y por un Gobierno Corporativo (C) que influyan directamente en el progreso humano, y que coadyuben al mundo empresarial y financiero. 

Con estos nuevos criterios se evalúan a las inversiones y acciones más allá de la rentabilidad y rendimiento económico. De esta forma, se busca fomentar un ejercicio financiero saludable que conlleve a un bien común al adoptar reglas de cuidado del medio ambiente, impacto social y buenas practicas de gobierno corporativo. 

El éxito de las inversiones de ASG, no solo influye en Wall Street, por un tema de “valores” y porque así lo exigen los portafolios de inversión, sino también por una cuestión de valor de rentabilidad. Invertir en energías renovables y limpias tiene más futuro que hacerlo en energías contaminantes. De igual forma, los inversores buscar aquellas empresas que tienen aprobación del consumidos por respetar las reglas de trabajo y del bienestar social. 

Índice: 


1.       ¿Sustentabilidad o Sostenibilidad?
2.       Acuerdo de Paris y la Unión del Sistema Financiero

3.       Inversión Socialmente Responsable
4.       Mercado Verde Vibrante

5.       El CO2 también cotiza en Bolsa

6.       Conclusiones 


 

1.       ¿Sustentabilidad o Sostenibilidad?


Sin duda, aquellas empresas que están apostando por energías limpias serán recompensadas en el mediano y largo plazo. Sin embargo, los criterios ASG se extienden a nivel sostenible abarcando lo sustentable, pero ¿Qué diferencia estos conceptos?

Lo sustentable es hacer uso correcto de los recursos actuales naturales sin comprometer los de las generaciones futuras, Los procesos sustentables: preservan, protegen y conservan los recursos naturales actuales y futuros. Sin embargo, lo sostenible abarca lo sustentable y refiere a la búsqueda del avance social y económico incluyendo los 17 Objetivos del desarrollo. 

2.       Acuerdo de Paris y la Unión del Sistema Financiero


En la Conferencia de las Partes de la Convenio Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP 21) en Paris, Francia el 12 de diciembre de 2015 firmaron 195 naciones el acuerdo de Paris que para 2021 lo han ratificado 189 naciones y en el cual su principal objetivo es limitar el aumento del medio ambiente de la temperatura global a 2° y buscar no superar los 1.5° C al final del siglo, así como alcanzar la neutralidad climático en 2050. 

A partir del Acuerdo de Paris se unieron no solo los países sino también empresas, instituciones, organizaciones sociales y sin duda las instituciones financieras que serán la piedra angular para llegar a una neutralidad climática. 

En 2019 se emitieron los Principios de Banca Responsable y el Compromiso Colectivo de Acción Climática que fueron los antecedentes para que en abril de este año (2021) se fundará la Net Zero Banking Alliance con un grupo de 43 bancos fundadores con la intención de cumplir la ambición del sector bancario de alinear sus compromisos climáticos con el Acuerdo de Paris. 

Al día de hoy se han unido 95 Banco de 39 países que tiene $66 billones de dólares el equivalente a 43% de los activos mundiales. Es de destacar que bancos mexicanos solo se ha unido Banorte. 

                “El papel de la industria bancaria es apoyar la transición a una económica neta cero de emisiones a través de sus a decisiones de préstamos y financiación y facilitando la transición de clientes”. UNEP, 2021, ONU

De igual se crearon los Principios para la inversión Responsable que hoy en día son aplicados por la mitad de los inversores institucionales ($83 billones de dólares). 

3.       Inversión Socialmente Responsable 


Hace 5 años, agencias de rating especializados en sostenibilidad eran las que se fijaban principalmente en estos criterios ASG y eran los equipos de sostenibilidad los encargados de proporcionar la información a las agencias, que, a su vez compartían con sus clientes estas valoraciones. 

Hoy en día la mitad de los inversores institucionales se han unido a este compromiso de una inversión responsable creando equipos especializados, desarrollando metodologías internas para asignar sus propias calificaciones sostenibles.

En 2020, no solo estuvo marcado por el Covid y la crisis económica y social sino por una mayor indagación por los criterios ASG, de acuerdo al último “Observatorio de la Inversión ESG”, publicado en marzo de 2021, señala que el pasado año, los mayores gestores de activos a nivel mundial se dirigieron “hacia una casi completa integración de los factores ASG en sus políticas de inversión”. 

Se tuvieron dos puntos de inflexión para esta atención: en marzo de 2020 BlackRock informó una carta pidiendo a las empresas que facilitasen información de acuerdo con las directrices de la Junta de Normas de Contabilidad de Sostenibilidad y del TFCD. Igualmente, el 26 de enero de 2021, “en su carta anual dirigida a los CEOs, BlackRock ha reforzado su mensaje recordando a las compañías que la transición climática representa una oportunidad histórica de inversión”.

En el Foro de Davos de 2020 se estrenó el manifiesto por la sostenibilidad y la economía inclusiva, que reconoce que “el propósito de las empresas es colaborar con todos sus partes interesadas en la creación de valor compartido y sostenido”. El Foro de Davos también es el responsable del compromiso de publicación de métricas ESG, ‘Measuring Stakeholder Capitalism Initiative’.

4.       Mercado Verde Vibrante


Los bonos verdes son aquellos destinados a la financiación o refinanciación de proyectos verdes, es decir, la inversión en activos sostenibles y socialmente responsable. En 2020 superaron el billón de dólares y alcanzó los $392,000 millones de dólares en 2020, un incremento del 40% respecto a 2019.

Para que una entidad pueda incorporar un bono verde, el emisor, además de presentar la certificación que garantice la sustentabilidad del proyecto, debe de compartir información sobre el uso de los recursos y periódicamente reportar su actividad e impacto durante la vida del bono. 

Entre los proyectos que puedes encontrar se encuentran aquellos que manejan bajas emisiones de carbono, eficiencia energética, conservación de la biodiversidad, economía circular, arquitectura sustentable, gestión sostenible de recursos naturales y tratamiento de agua, por mencionar los más comunes.

5.       El CO2 también cotiza en Bolsa


Los derechos de emisión de CO2 surgen a través de un permiso concedido a determinadas instalaciones afectadas por el régimen de comercio de derechos de emisión con la autorización a emitir gases a la atmosfera. 

Con los derechos de emisión, una instalación afectada por este régimen, toma la capacidad de emisión de cierta cantidad de gases a la atmósfera. Y gran parte de derechos de emisión tiene un carácter transferible, lo que implica que puede comprarse y también venderse.

El sistema de comercio de derechos de emisión de la Unión Europea limita las emisiones de unas 12,000 centrales eléctricas, fábricas y compañías aéreas, exigiéndoles que entreguen un derecho de emisión de carbono por cada tonelada de CO2 emitida anualmente antes de finales de abril del año siguiente.

Y estos derechos no han parado de subir en el último año. Los elementos de apoyo son la recuperación de la economía tras el COVID, el renovado interés de los inversores financieros, el optimismo sobre el objetivo climático a largo plazo de la UE y la falta de voluntad de los industriales para vender derechos de emisión.

El principio es simple: fijar cupones de emisiones y permitir a lo que disminuyen sus emisiones vender sus excedentes a quien no consigue disminuirlas. Actualmente la Unión Europea ha reducido los derechos de emisión, la reducción de la oferta de derechos de CO2 concedidos conllevará a las empresas en elegir entre invertir en una producción más limpia o comprar más derechos, que seguirá presionando al alza los precios.

6.       Conclusiones 


 

  • Las empresas están adoptando los criterios ASG, Ambiente (A), por los impactos Sociales (S) y por un Gobierno Corporativo (C) con la finalidad de ser clasificados como empresas socialmente sostenibles.

  • Dentro de la sostenibilidad se encuentra la sustentabilidad que se compromete con generar empresas amigables con el medio ambiente. 

  • El Acuerdo de Paris busca limitar el aumento del medio ambiente de la temperatura global a 2° y buscar no superar los 1.5° C al final del siglo, así como alcanzar la neutralidad climático en 2050.

  • Con el Acuerdo de Paris no solo se comprometió a los países en comprometerse a cumplir con este objetivo, sino que intenta incluir a todo la esfera social, económica y financiera para auxiliar a esta transición de economía sostenible. 

  • Los mercados financieros marcaran un parteaguas importante en esta transición económica dado que al unirse los bancos y los inversores institucionales se comprometen con una financiación e inversión sostenible que en un mediano plazo las empresas tendrán que transitar a ser amigables con el medio ambiente si desean seguir contando con el apoyo de los banqueros e inversores para su desarrollo productivo. 

  • El crecimiento de los bonos verdes a nivel mundial también ayuda a esta transición y las empresas al emitir estos bonos dan señales al mercado de tener compromisos con sus emisiones de CO2.

  • Con la reducción de la oferta de derechos de CO2 concedidos conllevará a las empresas en elegir entre invertir en una producción más limpia o comprar más derechos.

#TradingAdvisor  #A&G

 
¿Te ha gustado mi artículo?
Si quieres saber más y estar al día de mis reflexiones, suscríbete a mi blog y sé el primero en recibir las nuevas publicaciones en tu correo electrónico
Lecturas relacionadas
Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!