¿Cómo tomar mejores decisiones financieras en México?

Al momento de tomar decisiones financieras con muchas las dudas que pueden surgir, por lo que es difícil escoger la mejor de las opciones, básicamente porque no hacerlo puede representar una situación indeseada que se quiere evitar a toda costa. En una sociedad en la que existen tantas opciones, la pluralidad de alternativas llega a ser agobiante y confusa, por lo que es necesario generar una estrategia que promueve el bienestar financiero.

 

¿Cómo tomar mejores decisiones financieras en México?

El primer paso es la organización de la información y la determinación del punto de llegada, es decir; definir de forma clara lo que se quiere obtener. Una vez que se sabe lo que se quiere alcanzar, también debemos establecer el conjunto de obligaciones que debemos cubrir, tales como gastos fijos e incluso se debe considerar un margen para cubrir emergencias o situaciones inesperadas.

De esta manera, cuando tiene toda la información es necesario establecer un plan que conlleve al éxito.

 

Planificación en la Toma de Decisiones Financieras.

Es necesario generar una ruta para llegar al punto que se ha fijado, ello no es más que definir un patrón de gastos y de ahorro, el cual debe respetarse a cabalidad. Para ello se puede recurrir a productos financieros como inversiones o cuentas de ahorros que faciliten el cumplimiento del plan elaborado. Un punto protagónico es definir el tiempo en el que se pretende alcanzar la meta (corto, mediano o largo plazo) esto le permite al ahorrista visualizar su objetivo y mantener las expectativas mientras dure el proceso, de lo contrario puede ser desmotivante.

En algunos casos será necesario buscar alternativas de ingresos que promuevan el alcance de la meta. Si se trata de opciones que requieren una inversión inicial, es necesario tener en cuenta el tiempo de retorno de la inversión y el riesgo, para poder establecer si es conveniente a los intereses.

 

Dudas en la Toma de Decisiones Financieras

Las dudas surgen en éstos casos y más cuando no se tiene la experiencia o el conocimiento, por lo que se recomiendan las siguientes opciones:

  1. Estudio y Evaluación: es una opción que requiere la evaluación propia de las condiciones y opciones que disponemos, para ello se deben plantear ventajas y desventajas en cada uno de los casos y también es necesario que se invierta el tiempo necesario para la comprensión de todas las aristas en cada una de las opciones.

  2. Asesoría Profesional: existen personas capacitadas y con amplia experiencia que pueden encargarse de evaluar el caso de cada persona y plantearles las mejores opciones de acuerdo a sus intereses. Es una opción práctica y por lo general significa un ahorro de tiempo la maximización de la probabilidad de éxito y por supuesto que denota un gasto adicional.

  3. Uso de simuladores: indistintamente de si su meta es una vivienda, un inmueble o cualquier otro tipo de inversión, es posible optar por simuladores financieros que solicitan datos relativos a ingresos y gastos existentes y de forma gratuita le plantean un plan de ahorro y las mejores opciones de acuerdo a sus metas.

 

Los simuladores, la gran ayuda 3.0

La tecnología avanza a pasos agigantados. Las novedades en cuanto a productos financieros los encontramos en los simuladores, que nos ayudan, mediante simples preguntas personales, a escoger la mejor opción entre todas las que encontramos en el mercado.

De esta manera, existen simuladores para ayudarnos a escoger la tarjeta que mejor se adapta a nuestras necesidades, y a escoger la mejor hipoteca para nuestro caso en particular. Los invitamos a utilizarlos y descubrir lo fácil que será elegir lo mejor para nosotros:

 

¡Sé el primero en comentar!