¿Por qué sí comprar una segunda casa?

Si tienes a oportunidad, pero aún no estás convencido de comprar una segunda casa, ya sea porque aun estás pagando una hipoteca y tendrías que sumar otra, o porque ya terminaste de pagar tu casa y ya no quieres otra deuda de ese tamaño, te decimos las ventajas que trae consigo adquirir una segunda vivienda. Claro que lo primero es revisar bien tus cuentas para que la adquieras solamente si tus ingresos te lo permiten.
 

¿Por qué sí comprar una segunda vivienda?

  • Lo primero que te diría es que hacerlo significa incrementar la riqueza patrimonial de la familia.
  • Es una inversión a futuro.
  • Puedes rentarla y ganar dinero.
  • Ahora: puede funcionar como una casa de descanso.
  • En el futuro: puede ser una opción para el retiro.
 
 

¿Qué es lo que debes considerar antes de comprar una segunda casa?

Lo más común entre las personas que están próximas a jubilarse, o mejor aún, las que planean el futuro con más anticipación es que adquieren su segunda casa en lugares tranquilos para que en el presente les sirva como una casa de descanso a la cual “escapar” del ajetreo cotidiano, y en el futuro para que les sirva como un lugar calmado en el cual vivir su retiro.
 
Otra razón por la cual se adquiere una segunda casa es que se puede usar para cuando crece la familia: si la segunda casa tiene más espacio y si con el tiempo tu familia es más grande, puedes mudarte a la segunda casa y rentar la primera.
 
 

¿Qué se debe considerar antes de comprar la segunda casa?

Lo primero que debes tomar en cuenta son tus ingresos: si ellos te permiten comprar un segundo patrimonio, ¡no lo dudes! pues como dijimos antes es una forma de acrecentar tu patrimonio, además si recurres a las rentas y te administras bien, podrías hacerte de otro inmueble y así vivir del alquiler de propiedades para cuando te llegue el momento del retiro.
 
Otra cosa que debes considerar es la plusvalía del lugar en el que pretendes comprar, es decir, adquiere una casa en un área donde las propiedades incrementen valor y no lo pierdan.
 
Revisa el precio de las rentas de la zona. Tal vez de inicio tu idea no es rentarla, pero si en el futuro necesitas hacerlo por la razón que sea, es mejor que desde un inicio sepas si las rentas en la zona son atractivas o no.
 
Investiga los precios de las viviendas similares del área para que te des cuenta si lo que quieres comprar está a buen precio o te lo quieren vender más caro. Incluso haciendo este ejercicio podrías descubrir casas de mejores precios que te convengan más.
 
Checa las cualidades cercanas, por ejemplo, si hay zonas recreativas como restaurantes, lagos, ríos, parques, etcétera, eso le da un valor extra que resultaría atractivo en caso de querer rentarla, pues haría que los clientes se interesen más en ella.
 
Estrategias:
  • La clásica regla para adquirir un inmueble es que tengas ahorrado al menos el 10% del valor del mismo para pagar eso de enganche.
  • Lo más aconsejable es que compres una propiedad atractiva conforme a lo que te hemos explicado anteriormente, esto es para que la pongas en renta durante los primeros años del crédito hipotecario y con ese ingreso te ayudes a acelerar la liquidación del préstamo que usaste para comprarla.
 
 
 

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!