¿Qué ha pasado con el uso del dinero en efectivo durante la pandemia en los EEUU?

 

De acuerdo con datos del Diario de Elección de Pagos al Consumidor de la Reserva Federal, desde que inició la pandemia de coronavirus la proporción que se utilizaba en transacciones con dinero en efectivo en los pagos realizados en EEUU ha disminuido en 31%.

 

¿Qué ha pasado con el uso del dinero en efectivo durante la pandemia en los EEUU?

 

Durante el año 2019 las tarjetas de débito se utilizaron con mayor frecuencia que el efectivo con un alcance de casi el 30% de todos los pagos realizados. De acuerdo a la Coalición Nacional de Reinversión Comunitaria, entre 2008 y 2020, 13,432 sucursales bancarias cerraron en EEUU. La digitalización de pagos es la responsable de esto. La tasa de crecimiento de los pagos no monetarios por número se había acelerado en los últimos años, del 5.1% anual en el período 2012-2015 al 6.7% en el período 2015-2018, con base en los datos del Estudio de Pagos 2019 de la Reserva Federal.

 

El efectivo ha seguido dominando los pagos de bajo valor, donde predomina con un 47% de las transacciones menores a US$10 y el 33% de las transacciones entre US$10 y menos de US$25  Durante el año 2019, los norteamericanos traían consigo un promedio de 60 dólares en la bolsa pero esto puede cambiar en los próximos años por el proceso de digitalización que el mundo vive.

 

Pero mientras tanto la cantidad en efectivo en manos de los norteamericanos alcanzó un máximo histórico en enero de 2021, con USD2.09 billones. En 2020, el efectivo en circulación creció USD297 mil millones, lo que representa una tasa de crecimiento anual de 16.5% ¿Por qué pasa esto en una situación de crisis? Los consumidores traen consigo efectivo extra en sus billeteras y almacenan reservas de efectivo adicionales en los hogares u oficinas como resultado de la pandemia.

 

Esto en mi punto de vista no significa que se erradicará el uso del dinero en efectivo en el corto plazo, ni tampoco que para siempre se mantendrá un uso creciente del efectivo. En el largo plazo la dinámica de consumo moverá las balanza en la forma en la que las personas utilizarán sus vehículos de cambio. La reestructura de esta dinámica siempre ha estado en constante cambio y a raíz de la pandemia está tendrá cambios importantes.

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!