¿Cómo arranca la semana? Este lunes 20 de septiembre inicia con fuertes retrocesos en la mayoría de los mercados financieros, esto incluye el peso mexicano, el cual se deprecia hacia $20.20 spot, mientras los inversionistas vigilan los dos grandes factores que moverán los mercados en los próximos días.

 

Las preocupaciones que tendremos son más que las que tenemos.

 

Como decía la abuela, “un ojo al gato y otro al garabato”. La delicada situación del gigante de la construcción en China: Evergrande; y por otro la reunión sobre política monetaria de la Reserva Federal. En materia de Evergrande, la preocupación radica en que una posible quiebra de la empresa podría desencadenar un efecto dominó con implicaciones negativas para la mayoría de los precios de los activos considerados como riesgosos alrededor del orbe, aunque esto es poco probable, así como que las autoridades chinas no tengan la capacidad de contener un colapso. ¿Cuál es el problema de Evergrande? La compañía está sumergida en una crisis de liquidez. El jueves debe pagar la bicoca de 83.5 millones de dólares de intereses por su bono de marzo de 2022, además tiene otro pago de intereses de 47.5 millones de dólares que vence el 29 de septiembre por los bonos de marzo de 2024. Evergrande tiene un periodo de gracia de 30 días antes de que se produzca un impago oficial, por lo que es probable que esta historia tenga cuerda durante varias semanas más.

 

La otra gran referencia para los mercados esta semana es la reunión de la Reserva Federal. El banco central debe comunicar al mercado su visión sobre la economía en un momento en el que confluyen diferentes coyunturas. De un lado, la inflación en EEUU se mantiene alta, pese a la desaceleración mostrada por los datos de agosto. Y del otro lado, los riesgos a la baja para el crecimiento global podrían incrementarse. Todo ello mientras la FED ha dado el banderazo sobre un debate: inyectar menos liquidez en el mercado financiero o no. De esta forma, en el escenario sobre un posible anuncio de plan sobre el tapering en la reunión del 22 de septiembre el banco central norteamericano se mantiene deshojando la margarita. Los inversionistas también muestran dos formas diferentes de pensar: hay quienes creen que la FED se esperará hasta su reunión de noviembre para hacer el anuncio y quienes consideran que pronto se anunciará algo.

 

¿Ha otro tema importante? Vaya que sí. Reaparece el fantasma del techo de la deuda. Aumentan los llamados al congreso estadounidense para que aumente o suspenda el techo de la deuda, advirtiendo que el Gobierno se quedará sin dinero para pagar sus facturas en algún momento de octubre. Mientras que la Cámara de Representantes debe votar sobre el tema esta semana, el líder de la minoría en el Senado, Mitch McConnell, ha rechazado hasta ahora los llamados para apoyar la medida. La fecha exacta en la que EUA se quede sin dinero no se puede conocer de antemano debido a la volatilidad de los flujos de caja.

 

Si ya había tela de donde cortar... ya tenemos más tela para un buen rato.

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!